Aspectos legales de las pruebas ciclistas no oficiales

Francisco María García·
30 Enero, 2020
¿Cómo se regulan en España las pruebas ciclistas no oficiales? Hay una serie de requisitos que se deben cumplir y algunas precauciones importantes para tener en cuenta.
 

En España, existe un debate de cierta trascendencia en torno a las pruebas ciclistas no oficiales. De ellas se cuestionan aspectos como la seguridad, la organización y el cumplimiento de la normativa deportiva. La ausencia de participación de la Real Federación Española de Ciclismo (RFEC) y los numerosos incumplimientos legales son factores cuestionados.

No obstante, estas competiciones permiten a las personas experimentar un poco lo que es el ciclismo. La alta concurrencia de estos eventos —en algunos casos ilícitos— puede constituir un problema político y jurídico. Por ello, siempre hay que tener en cuenta la normativa y reglamento aplicables.

El problema de las pruebas ciclistas no oficiales

La RFEC es el ente federativo que regula la práctica del ciclismo a nivel profesional. El problema de muchas pruebas para aficionados es que no cuentan con la regulación de esta institución. Básicamente, estas se constituyen en actividades de índole privado auspiciadas por empresas.

Se considera que una carrera segura debe contar con la licencia expedida por la federación. No se trata de un simple trámite: este sería un aval de cumplimiento de los reglamentos técnicos y deportivos del ciclismo. Lamentablemente, estas licencias solo aplican para las competiciones oficiales, dirigidas a profesionales.

En la práctica, no es igual organizar un torneo de fútbol sala que una carrera de ciclismo. La organización y los protocolos de seguridad en estos casos son más elaborados y difíciles de controlar. Los riesgos que corre un ciclista amateur mal preparado son de consideración.

 

A nivel legal, ¿son lícitas?

Es lícito que cualquier organizador organice pruebas ciclistas no oficiales al margen del control de la federación o de la UCI. Básicamente, estas instituciones deben contar con permisos dados por las comunidades autonómicas. No obstante, estas carreras suelen tener múltiples fallas a nivel organizativo y técnico.

Los deportes individuales como el ciclismo demandan una alta dosis de concentración.

Otro problema está en el tipo de entidad que organiza el evento deportivo. En muchos casos estas actividades son realizadas por empresas privadas enmascaradas con las figuras de fundaciones u organizaciones sin fines de lucro. El problema es que, con el cobro de inscripción de los participantes y otras fuentes de ingreso, logran beneficiarse.

Como estamos viendo, un aspecto de mucha importancia es el de los riesgos que suelen correr los participantes en su calidad de deportistas amateur. Es evidente que la seguridad debe ser lo primero.

Por un lado y desde el punto de vista legal, no hay mayor indicio de ilegalidad para quienes organizan estas carreras. Lo que está claro a nivel jurídico es que los deportistas profesionales no deben participar en este tipo de pruebas.

 

Los deportistas federados y las pruebas no oficiales

El Reglamento Disciplinario de la RFEC establece que los ciclistas federados no pueden participar en carreras externas a la federación. Esto se puede observar en el artículo 15.6 de dicho documento jurídico. La participación en estos eventos conlleva el establecimiento de sanciones disciplinarias.

Tampoco podrán los ciclistas federados participar en estas competencias con clubes diferentes a los que pertenecen. Este tipo de acción se considera, según el reglamento, como una falta grave. En principio, esta parece una medida de solidaridad con la autoridad que representa la federación en cuestión.

Otro aspecto importante es que los seguros de las licencias federativas no cubren accidentes en este tipo de eventos. De esta forma, la participación de deportistas profesionales en estas competiciones no oficiales puede implicar un peligro para ellos mismos.

Las pruebas ciclistas no oficiales a menudo no cumplen con la normativa vigente.

Pruebas ciclistas no oficiales: incumplimiento legal

Los participantes suelen incurrir en infracciones durante algunas pruebas no oficiales. El problema son los fallos de organización en algunos tramos y el desconocimiento de la normativa de los deportistas. Además del riesgo de accidente, estos incumplimientos pueden dar lugar a sanciones.

 

En diferentes casos, se ha conseguido descubrir en vía judicial que algunas competiciones eran ilegales y no contaban con permisos. Las personas suelen pagar poco por su participación, y eso es atractivo para muchos corredores.

Muchas veces, las personas entran a estas actividades mediante publicidad falsa o engañosa. En todo caso, es fundamental averiguar muy bien la procedencia del evento deportivo y sus organizadores.

De igual forma, y para finalizar, se debe conocer la normativa actual de circulación para ciclistas en España. Sus disposiciones estarán vigentes incluso durante las competiciones no oficiales.

 
  • Real Federación Española de Ciclismo. Web oficial. Extraído de: https://rfec.com/index.php/es/smartweb/seccion/seccion/rfec/home
  • Reglamento UCI del ciclista. 2019. Extraído de: http://pedaleandoporcanarias.com/wp-content/uploads/2018/07/Reglamento-UCI-del-Deporte-Ciclista-2019.pdf