Beneficios de los ejercicios acuáticos en niños

13 Noviembre, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por especialista en ciencias de la actividad física y del deporte Andrés Felipe Cardona Lenis
Aprovecha al máximo los beneficios del trabajo acuático en niños. Esta es una excelente alternativa para aportar a su desarrollo y hacer que se diviertan durante el proceso.

En lo último que los infantes piensan al momento de meterse a una piscina o al mar es en aprender, está claro. Sin embargo, el organismo continúa su desarrollo físico, fisiológico y mental, así lo tengan en cuenta o no; lo mismo ocurre cuando se llevan a cabo ejercicios acuáticos en niños.

No importa la edad que tenga un niño, puedes preguntarle sobre teoría o conocimientos acerca del agua y, aunque las respuestas tendrán mucha creatividad e imaginación, la información no se centrará en los beneficios y en datos científicos.

No obstante, el agua brinda ese toque de diversión que necesita un niño, e incluso cualquier persona adulta. De ese aspecto tan importante debes partir con el fin de conseguir la mayor cantidad posible de beneficios.

Ejercicios acuáticos en niños, una motivación extra

El juego es una de las principales herramientas para orientar y educar a un niño, y a través de este pueden lograrse cosas maravillosas. A pesar de ello, la atención de los infantes suele estar dispersa y no todos los juegos consiguen motivarlos.

Sin embargo, los ejercicios acuáticos pueden ofrecer un extra de motivación, debido a que la superficie y el medio cambian, y los niños pueden verlo como algo innovador. Esta es una de las principales ventajas de trabajar en sitios como una piscina, por ejemplo.

En ese orden de ideas, puedes enfocarte en diseñar diferentes ejercicios acuáticos para niños, siempre y cuando cuenten con un componente lúdico que ayude a entretenerlos para que se diviertan mientras aprenden.

Niños juegan y se divierten en una piscina.

Beneficios de los ejercicios acuáticos en niños

Aparte de considerarse una motivación extra, el medio acuático funciona como una excelente herramienta terapéutica y de desarrollo físico, tal y como lo demuestra esta investigación publicada por la revista Nutrición Hospitalaria en 2016. A continuación, vamos a explicar los principales beneficios de los ejercicios acuáticos en niños.

Desarrollo de las capacidades físicas

Las capacidades físicas básicas se encuentran en desarrollo durante las edades tempranas del ser humano. Por lo tanto, en la niñez ocurren la mayoría de estos procesos. Esto no quiere decir que en otras etapas de la vida no deban trabajarse, sino que aquí se siembran las bases psicomotrices; de allí surge tal importancia de trabajarlas constantemente.

Dentro de la superficie acuática, el organismo de los niños necesita «recalcular» y acondicionar capacidades como la coordinación, equilibrio y fuerza. Esto hace que se estimulen y mejoren de manera constante.

Para conseguir un buen estímulo, los ejercicios acuáticos deben ser programados según las necesidades de cada niño. Tenlo en cuenta antes de realizar cualquier tipo de actividad con estos fines; un profesional de la actividad física sabrá hacerlo de la mejor manera.

Aprendizaje significativo

A la mayoría de las personas les impactan las experiencias nuevas, como por ejemplo trabajar en una piscina. Esto es así también —y sobre todo— para los niños, que siempre quieren vivir aventuras y desafíos diferentes.

Tal y como lo mencionamos anteriormente, sin darse cuenta el niño aprenderá movimientos y experiencias nuevas que se convertirán en un aprendizaje básico y elemental con el paso del tiempo. Además, querrán continuar con este proceso y se verán motivados a realizar otros ejercicios acuáticos sin siquiera darse cuenta.

Relaciones sociales

Otro de los grandes beneficios de los ejercicios acuáticos en niños es el fortalecimiento de las relaciones sociales. En este entorno suelen converger infantes de diferentes edades y lugares, quienes se encuentran en contacto durante las sesiones de trabajo.

Grupo de infantes realizando ejercicios acuáticos para niños en una piscina.

Por otra parte, muchos de estos ejercicios pueden ser realizados en grupo, un aspecto que favorece de mayor forma el desempeño interpersonal, abarcando desde la comunicación y el habla hasta la manera de tratar a otras personas. En este sentido, construir relaciones sociales sólidas desde la niñez es muy sano para la psicología de una persona adulta.

Ayuda a la creatividad

Muchos de los ejercicios acuáticos en niños deben ser programados con anterioridad, pero no todos deben ejecutarse al pie de la letra. La idea es darles vía libre a los infantes para que realicen las actividades como ellos creen que deben hacerse.

De esta manera, la imaginación y creatividad también podrán verse estimuladas. Recuerda que cohibir a un niño puede llevarlo a la frustración y, como responsable del infante, necesitas que ocurra todo lo contrario. Aprovecha la superficie acuática para que esto ocurra.

Sin seguridad, no hay beneficios

Antes de trabajar ejercicios acuáticos en niños, debes tener en cuenta su seguridad. En primer lugar, has de saber si ellos tienen alguna contraindicación al agua y de qué manera suplirla.

Sumado a ello, cuenta con los elementos de seguridad necesarios y, si requieres de apoyo o acompañamiento, no dudes en solicitarlo; como dijimos, la guía y supervisión de profesionales puede potenciar la experiencia.

  • Latorre García, J., Sánchez-López, A. M., Baena García, L., Noack Segovia, J. P., & Aguilar-Cordero, M. J. (2016). Influencia de la actividad física acuática sobre el neurodesarrollo de los bebés: revisión sistemática. Nutrición Hospitalaria. https://doi.org/10.20960/nh.515
  • Badawy, W. M., & Ibrahem, M. B. (2016). La comparación de los efectos de la acuática y ejercicios de equilibrio y caminar Terrestre en espástica dipléjicos parálisis cerebral infantil. In Medicina. J. Cairo Univ.