¿Cuánta energía quema el cuerpo después del entrenamiento?

19 Julio, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por el nutricionista Sául Sánchez Arias
¿Sabías que el cuerpo puede quemar energía una vez finalizado el entrenamiento? Te contamos por qué se produce este proceso y después de qué ejercicios se da con más intensidad.
 

Aunque muchos no lo sepan, el cuerpo quema energía después del entrenamiento. Sobre todo cuando se realizan ejercicios de fuerza o interválicos, es posible que los músculos vean incrementado su gasto calórico durante unas horas después de haber finalizado la actividad.

No todos los tipos de deportes presentan un gasto energético similar. Es importante conocer cuáles son aquellos que más calorías queman durante la práctica, pero también cuáles son los que consiguen incrementar el gasto energético basal cuando el deportista está en reposo. A continuación, te explicamos cuánta energía quema el cuerpo después del entrenamiento.

El cuerpo quema poca energía después de un entrenamiento aeróbico

Los deportes de resistencia se caracterizan por presentar un gasto energético bajo, pero sostenido durante largos períodos de tiempo. En este tipo de ejercicios prima la oxidación de las grasas frente a la utilización de los carbohidratos como fuente calórica principal.

Se trata de ejercicios mediante los cuales se puede alcanzar un gasto calórico total elevado, a partir de sesiones largas de entrenamiento. Sin embargo, una nutrición incorrecta puede propiciar el catabolismo muscular derivado de la práctica de deportes de resistencia durante un período de tiempo sostenido.

Para evitar esta situación y con ello comprometer el gasto energético en reposo, es fundamental optimizar el aporte proteico. Así lo afirma un estudio publicado en la revista PLoS Oneen el que se establece que los requerimientos de proteínas son mayores en un atleta de resistencia para garantizar un balance de nitrógeno positivo.

 

No obstante, el cuerpo es capaz de seguir quemando energía una vez finalizada la sesión. Esto se debe a que el restablecimiento del sistema hormonal y la reparación celular es un proceso que necesita energía para llevarse a cabo.

Dicho consumo energético es más grande cuanto mayor sea la intensidad del ejercicio. Por este motivo, en los deportes anaeróbicos es más representativo, como veremos a continuación.

¿Cuánta energía quema el cuerpo después de un entrenamiento aeróbico?

Los entrenamientos anaeróbicos aumentan la quema de energía posterior

Los deportes anaeróbicos son capaces de incidir en los procesos hormonales mediante un aumento del estrés muscular y de la tensión mecánica. Los ejercicios de fuerza incrementan la producción de testosterona, de acuerdo con una investigación publicada en la revista Journal of Strength and Conditioning Research

De este modo, realizar sentadillas y peso muerto de manera intensa con pesos elevados aumenta la secreción de hormonas anabólicas, lo que repercute en la quema de energía después del entrenamiento.

Por norma general, los ejercicios anaeróbicos presentan un componente de fuerza máxima. El hecho de desarrollar grandes cantidades de tensión mecánica eleva el estrés al que se ven sometidos los atletas.

 

Las compensaciones hormonales y nutricionales son mayores y, por lo tanto, la quema de energía después de la sesión de trabajo se incrementa con respecto a los deportes de carácter aeróbico.

Entrenar fuerza suele suponer una estrategia eficaz para promover la pérdida de peso. Se desequilibra la balanza energética a favor del gasto por dos motivos: las demandas calóricas de la propia actividad y aquellas derivadas del fin de la práctica.

De todos modos, es necesario complementar el ejercicio con una dieta adecuada para que sea posible observar los resultados a medio plazo en lo que a mejora de la composición corporal se refiere.

El crossfit es el ejercicio ideal para quemar calorías.

No todos los ejercicios queman la misma energía después del entrenamiento

Como hemos visto, los ejercicios anaeróbicos y de fuerza son capaces de incrementar el gasto calórico después de la actividad con respecto a los deportes de resistencia. Esto se debe a que las adaptaciones hormonales y metabólicas son mayores.

A medida que se incrementa la tensión mecánica ejercida, se aumenta también la producción de hormonas de carácter anabólico. Estas inciden de forma directa en la construcción de masa muscular y en los requerimientos de energía.

 

Los deportes de resistencia son capaces de demandar un gasto calórico alto debido a la práctica deportiva durante varias horas. En este tipo de ejercicios, el gasto energético por hora es notablemente menor; también lo es la cantidad de energía que quema el organismo una vez finalizado el entrenamiento.

Para producir una pérdida de peso, es posible plantear un programa de entrenamiento de tipo aeróbico o anaeróbico, pero ha de estar complementado de una alimentación correcta. En el caso de que la ingesta energética supere al gasto, será imposible reducir el porcentaje graso del organismo.

 
  • Kato H., Suzuki K., Bannai M., Moore DN., Protein requirements are elevated in endurance athletes after exercise as determined by the indicator amino acid oxidation method. PLoSS One, 2016.
  • Barnes MJ., Miller A., Reeve D., Stewart RJC., Acute neuromuscular and endocrine responses to two different compound exercises: squat vs deadlift. J Stregth Cond Res, 2019. 33 (9): 2381-2387.