La diarrea del corredor

15 Mayo, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por él médico Leonardo Biolatto
La diarrea del corredor es un trastorno que afecta en mayor medida a los atletas de maratones. Se pueden tomar algunas acciones para prevenirla, y te las vamos a explicar en este artículo.
 

Los corredores de fondo y maratonistas están familiarizados con la diarrea del corredor. Aunque parezca un trastorno difícil de creer, en realidad existe como tal y es una entidad que la medicina del deporte reconoce.

En lo básico, responde al criterio de definición de diarrea, con un aumento en el número de deposiciones diarias o una disminución en la consistencia de estas. La frecuencia al ir al baño en un día se establece como normal cuando no supera las tres veces.

Esto no quiere decir que no se deba realizar deporte por miedo a padecer la diarrea del corredor. Al contrario, se recomienda la práctica deportiva en personas con problemas digestivos para ayudarlos a regularizar la peristalsis. Además, el ejercicio aeróbico genera relajación, por lo que disminuye las hemorragias digestivas y los síntomas de úlcera gástrica.

Veamos, entonces, por qué se genera la diarrea del corredor y cómo podemos hacer para prevenirla con medidas simples. La dieta será una gran aliada para combatir este síntoma molesto.

Causas de la diarrea del corredor

Los corredores que padecen esta diarrea vinculada al ejercicio no suelen encontrar la causa rápidamente. Eso los desorienta y los lleva a probar tratamientos diversos que en general tienen poca eficacia.

Una de las causas de la diarrea del corredor es la ansiedad. Esto se hace obvio, sobre todo, entre los atletas de élite que compiten a niveles exigentes. Puede aparecer el síntoma unos días antes, o inclusive el mismo día de la competencia crucial.

 

No hay mayor camino para estos casos de diarrea ansiosa que contar con consultas psicológicas. Mientras no se logre regular el estado de estrés, el intestino seguirá respondiendo de manera inadecuada.

Mujer experimenta malestar por la diarrea del corredor.

Otra causa más física es el rebote intestinal al correr. Esto cambia la permeabilidad del intestino, con lo que absorbe menos lo que se ingiere y esto ocasiona un aumento de las deposiciones.

El tipo de dieta del atleta también determina la existencia o no de diarrea del corredor. Algunos deportistas ingieren demasiada fibra para controlar el peso, pero terminan sobrestimulando el peristaltismo.

Por otro lado, los geles calóricos no son un problema menor. Estos se suelen usar para inyectar algo de energía rápida a mitad de una competencia, pero ciertas fórmulas poseen un alto contenido de glucosa que el intestino no puede manejar.

Prevención de la diarrea del corredor

Se pueden tomar algunas medidas para prevenir la diarrea del corredor. En realidad, se trata de pautas básicas que cualquier atleta puede cumplir; es cuestión de entrenar también los hábitos para llevarlos adelante.

 

Una recomendación primordial es regular la fibra de la dieta y optar por alimentos que no sean generadores de flatulencias. Si vas a ingerir fibra dietaria en grandes cantidades, el horario debería estipularse para luego del entrenamiento diario.

Asimismo, la cafeína puede estimular el peristaltismo, por lo que no deberías tomar café hasta seis horas antes de una carrera. Lo mismo aplicaría para los alimentos con sorbitol —como los dulces o algunas galletas azucaradas— o los suplementos que contengan esta sustancia.

Por otra parte, como la deshidratación se vincula a la permeabilidad intestinal, es importante estar bien hidratado. La diarrea del corredor puede resultar en un trastorno de los electrolitos que lleve a la hiponatremia y al colapso.

Es importante destacar también que los antinflamatorios no deberían ingerirse sin prescripción médica, en especial los que son no esteroideos, de los cuales ya se conoce su efecto adverso gastrointestinal. Ante el dolor articular o muscular, es preferible una dosis mínima de paracetamol, por ejemplo, aunque siempre es necesario el diagnóstico del médico.

La nutrición en el plan preventivo

Además de elaborar un plan dietario acorde a las necesidades calóricas y al aparato digestivo individual, hay un suplemento que es de utilidad: el prebiótico. Este se consigue fácilmente y tiene un efecto protector sobre la mucosa del intestino.

 
Alimentos prebióticos como el ajo, la cebolla, el puerro y el espárrago.

Los prebióticos, que se pueden encontrar por ejemplo en el ajo, la cebolla, el puerro y otros vegetales y frutas, aportan bacterias naturales que habitan, de manera regular, el aparato digestivo. Esta flora bacteriana es un potente protector de los episodios de diarrea.

A la par del uso de prebióticos, volvemos a recalcar la necesidad de regular la cantidad de fibra dietaria. Para un atleta, posiblemente 30 gramos de fibra al día sean más que suficientes, pero se puede tender a exagerar esa cantidad en dietas pensadas para reducir peso antes de una carrera.

Si se toma la decisión de bajar kilogramos antes de una competencia, el plan de alimentación no puede elaborarse a la ligera. Es recomendable consultar con profesionales de la salud especializados en nutrición deportiva.

La diarrea del corredor puede prevenirse

En síntesis, no estamos ante un trastorno grave, pero sí incómodo. Si nos gusta correr, padecer esta diarrea puede ser un factor que nos desaliente a realizar algo que nos gusta. Por eso, tenemos que concentrarnos en superar el trastorno; las medidas que te mencionamos en este artículo pueden ser muy útiles.

 
  • de Oliveira, Erick P. Runner's diarrhea: what is it, what causes it, and how can it be prevented? Current opinion in gastroenterology 33.1 (2017): 41-46.
  • Koon, Garrett, Orhan Atay, and Sameer Lapsia. Gastrointestinal considerations related to youth sports and the young athlete. Translational pediatrics 6.3 (2017): 129.
  • Butcher, J. D. Runner's diarrhea and other intestinal problems of athletes. American family physician 48.4 (1993): 623-627.
  • Adams, Brian B. Exercise‐induced anaphylaxis in a marathon runner. International journal of dermatology 41.7 (2002): 394-396.