Michael Jordan: el mejor basquetbolista de la historia

31 Julio, 2019
Este artículo ha sido escrito y verificado por la periodista deportiva Yamila Papa Pintor
Sin dudas, Michael Jordan es el mejor jugador de baloncesto que se ha visto hasta el momento. Reconocido por su dorsal número 23 de los Chicago Bulls, tiene récords fascinantes.
 

Es uno de los deportistas más importantes del siglo XX y todo el mundo lo conoce. En este artículo te contaremos sobre Michael Jordan, el mejor basquetbolista de la historia.

Los inicios de Michael Jordan

Nacido en Nueva York en 1963 pero criado en Carolina del Norte, ya desde pequeño se notaban sus dotes atléticas. No solo jugó al baloncesto, sino que también en su época de estudiante ‘probó suerte’ con el béisbol y el fútbol americano.

Una curiosidad con respecto a su paso por el baloncesto escolar fue que lo dejaron fuera del equipo por no ser lo suficientemente alto. Sin embargo, un año después, Michael había crecido 10 centímetros y fue aceptado para entrenar y competir. Aún sin haber terminado el colegio fue seleccionado en el All-American Team, un partido con los mejores baloncestistas de colegios secundarios del año.

Ya en la universidad, fue nombrado el mejor jugador de la temporada y nuevamente electo para el All American —para universitarios. Poco después, los Chicago Bulls ‘le echaron el ojo’ y lo seleccionaron como suplente.

La era profesional de Michael Jordan

En su primer año como profesional, Michael Jordan ya fue toda una sensación: siendo un novato promedió 28,2 puntos por partido y el 51,5 % de efectividad en tiros de campo. En poco tiempo se convirtió en el favorito del público, y eso lo llevó a integrar el All-Star Game como quinteto ideal en esa temporada.

 

Al año siguiente debió ausentarse de las canchas por una lesión en el pie, pero regresó totalmente recuperado y dispuesto a cosechar muchos récords. Por ejemplo, anotar en promedio 37,1 puntos por partido y sumar más de 3000 en una temporada.

Michael Jordan levanta los brazos por un triunfo.
Imagen: MSN.com

Seguían las buenas actuaciones de Jordan en los Bulls, pero el equipo no lograba el tan ansiado título. ¡Aún teniendo al mejor jugador de baloncesto en el 5 titular! Para ello debieron esperar hasta la temporada del 90-91, cuando ganaron la final a Los Angeles Lakers de Magic Johnson.

Una de las jugadas que quedaron en la memoria de los aficionados a la NBA fue la de Jordan cambiando de mano el balón en el aire y anotando una mítica canasta bajo la atenta mirada de sus contrincantes.

El siguiente año repetirían como campeones (contra los Portland Trail Blazers) y con excelentes jugadas de Michael Jordan, quien fue nombrado por segunda vez como MVP (jugador más valioso). En la temporada del 92-93, los Chicago Bulls consiguen su three peat (tres anillos consecutivos) con números fabulosos de este jugador con el 23 en su camiseta.

 

No solo Jordan sumó títulos y récords en la NBA, sino también con la selección de Estados Unidos en los Juegos Olímpicos de Los Angeles 1984 y Barcelona 1992. En ambas competencias su equipo se llevó la medalla de oro.

Retirada, béisbol y regreso al baloncesto

En 1993, y tras casi 10 años de estar en los Bulls, Michael Jordan anunció su retiro. El motivo era que, según sus palabras, ‘no disfrutaba el juego como antes’, lo que se sumaba a la muerte de su padre a manos de dos delincuentes.

En ese momento decidió jugar al béisbol, más precisamente en los Chicago White Sox, durante dos años. No tuvo demasiado éxito, y eso quizás fue lo que lo llevó a colgar el bate y volver a la NBA.

Durante su ausencia, los Bulls no fueron ni la sombra de lo que habían sido mientras Jordan estaba en la cancha. Así que cuando un boletín de prensa anunció la simple frase: “I’m back’ («He regresado») los aficionados no podían haber estado más felices.

En su primer partido luego de no jugar por dos años, Jordan —ahora con el dorsal 45 porque el 23 había sido retirado en su honor— anotó 19 puntos. En el segundo partido… ¡marcó 55!

Uno de los mayores atributos de Jordan como jugador fue su espectacular salto.
 

El segundo three peat no tardaría en llegar, con un Jordan cada vez más motivado. Las temporadas 95-96, 96-97 y 97-98 fueron de grandes juegos, récords y, por supuesto, distinciones para el hijo pródigo de los Bulls.

Michael Jordan se retiró en 1999 —con un breve paso por los Washington Wizards en 2003— tras haber jugado 13 temporadas en los Chicago Bulls. En todos esos años, ganó seis anillos y promedió 30 puntos por partido en toda su carrera.

 
  • Blei, D. M., Ng, A. Y., & Edu, J. B. (2003). Latent Dirichlet Allocation Michael I. Jordan. Journal of Machine Learning Research.