En el ciclismo: ¿agua o bebida isotónica?

01 Septiembre, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por el nutricionista Sául Sánchez Arias
Utilizar una bebida deportiva con cafeína resulta una estrategia útil para prevenir la aparición de la fatiga.
 

A estas alturas ya nadie duda de la importancia de la hidratación en el rendimiento deportivo. Sobre todo cuando hablamos de deporte de larga duración, la ingesta de líquidos y electrolitos se vuelve fundamental para evitar complicaciones. En este caso hablaremos de uno de los deportes de larga duración por excelencia: el ciclismo.

¿Es suficiente con ingerir agua durante este tipo de pruebas deportivas? ¿o es necesario además añadirle sales minerales y nutrientes?

La importancia de la hidratación

Hombre bebiendo agua en una botella.

A partir de los 20 minutos del comienzo de la práctica deportiva, deberíamos de empezar a realizar ingestas regulares de líquido. Esto sirve para prevenir caídas en el rendimiento derivadas de la deshidratación, ya que la sed puede ser un signo demasiado tardío cuando hablamos de hidratación y deporte.

La bibliografía científica asegura la importancia de realizar ingestas regulares de agua fresca durante las pruebas deportivas. Cuando hablamos de eventos de corta duración, el agua mineral suele ser suficiente, no obstante esto puede no ser siempre así.

Estudios publicados recientemente afirman que la ingesta de agua con carbohidratos de alto índice glucémico permiten retrasar la aparición de la fatiga en deportes de fuerza. Por este motivo puede ser interesante elegir una bebida isotónica rica en sales minerales y glucosa.

 
Alberto Contador es un deportista español involucrado en un caso de dopaje.

La hidratación en el ciclismo

El ciclismo es un deporte de larga duración,en el que existe una gran pérdida de líquidos y unas altas demandas de nutrientes.

Ingerir agua de manera regular durante este tipo de pruebas puede evitar problemas relacionados con el balance hídrico. Sin embargo, añadir carbohidratos de rápida y lenta absorción a las bebidas retrasa la aparición de la fatiga y permite ahorrar glucógeno muscular para ser utilizado más adelante.

La bibliografía científica avala la adición de sales minerales y carbohidratos a las bebidas deportivas con el objetivo de mejorar el rendimiento. En el caso de deportes de larga duración, se deben de combinar carbohidratos de alto índice glucémico con otro de bajo índice, para de este modo maximizar el ahorro del glucógeno y mantener la curva de glucosa estable durante la prueba.

Por este motivo la bebida isotónica suele ser siempre mejor opción que el agua. Además este tipo de productos contienen una gran cantidad de sales minerales en las proporciones justas como para prevenir calambres e hiponatremias que podrían resultar fatales.

 

Cabe destacar que según las condiciones climatológicas, la necesidad de ingesta de líquido varía. En climas calurosos y húmedos es necesario beber con más frecuencia debido a que la pérdida de agua y sales minerales es mayor.

Los peligros de la deshidratación

Perder agua corporal puede traer un montón de complicaciones asociadas. Normalmente se manifiestan una serie de síntomas antes de que la deshidratación sea preocupante o fatal. Estos suelen ser los siguientes:

  • Fatiga
  • Mareos
  • Náuseas
  • Dolor de cabeza
  • Aumento de la temperatura corporal

Cualquiera de estos procesos puede indicar que el volumen del agua del organismo no es el adecuado. Para evitar estas situaciones es fundamental beber con frecuencia durante la práctica deportiva. Más o menos cada 30 minutos se debería de realizar una ingesta de unos 200 mililitros de líquido. 

Además cuando hablamos de ciclismo existen otras sustancias que podemos utilizar en nuestras bebidas para mejorar el rendimiento. Una de ellas es la cafeína, que mejora la eficiencia del metabolismo aeróbico y retrasa la aparición de la fatiga en deportes de larga duración según la literatura científica.

Suplementos que deben tomar las personas que practiquen ciclismo,
 

¡Para tener en cuenta!

La ingesta de líquido debe de ser una costumbre habitual dentro de la práctica deportiva. De este modo evitamos deshidrataciones que pueden resultar fatales.

Cuando hablamos de deportes de larga duración, como el ciclismo, el consumo de agua puede no ser suficiente. Durante este tipo de pruebas existen unas demandas de nutrientes y sales minerales que es necesario cubrir para evitar déficits y caídas en el rendimiento.

Por este motivo una bebida isotónica con carbohidratos de alto y bajo índice glucémico suele ser la mejor opción. Es interesante consumir estos preparados ligeramente frescos para apurar el vaciado gástrico y evitar problemas relacionados con las molestias estomacales.

Además se puede valorar la adición de cafeína a las bebidas con el objetivo de mejorar el rendimiento y de reducir la aparición de la fatiga.

Por último cabe destacar la importancia de rehidratarse adecuadamente una vez terminada la prueba. Lo óptimo debería de ser ingerir el 150 % del peso perdido en forma de líquido durante las 6 horas posteriores al ejercicio.

 
  • Nuccio RP., Barnes KA., Carter JM., Baker LB., Fluid balance in team sport athletes and the effect of hypohydration on cognitive, technical and physical performance. Sports Med, 2017. 47 (10): 1951-1982.
  • Dragusin IB., Horswill CA., Does sport drink use during exercise promote an acute positive energy balance? Int J Sport Nutr Exer Metab, 2016. 26 (5): 428-434.
  • Rowlands DS., Houltham SD., Multiple transportable carbohydrate effect on long distance triathlon performance. Med Sci Sports Exerc, 2017. 49 (8): 1734-1744.
  • Suzuki K., Hashimoto H., Oh T., Mitsuda H., Peake JM., et al., The effects of sports drink osmolality on fluid intake and immunoendocrine responses to cycling in hot conditions. J Nutr Sci Vitaminol (tokyo), 2013. 59 (3): 206-12.