¿Está obligado un futbolista a acudir a la selección española?

Francisco María García·
31 Enero, 2020
En los medios de comunicación asistimos con frecuencia al caso de jugadores que no quieren ir en un momento determinado a una convocatoria con la selección nacional. ¿Qué puede suceder ante esta negativa?
 

Las normas FIFA obligan a todo futbolista a acudir a la selección española o a la de su respectivo país. Los jugadores que se nieguen al llamado nacional corren el riesgo de ser sancionados. Las consecuencias se extienden para los clubes que se nieguen a prestar a sus jugadores para las fechas oficiales, incluyendo partidos amistosos.

Esta disposición queda establecida en el artículo 3 del Reglamento del Estatuto y Transferencia de Jugadores de la FIFA. Mediante dicha regla, el ente mundial del fútbol protege la trascendencia de los equipos nacionales frente al negocio de los clubes. El inconveniente: la normativa ha atentado en ocasiones en contra de los deseos de algunos jugadores.

El artículo 3 del Reglamento de Jugadores de la FIFA

Pocas normas son tan explícitas en su intención como lo es el conocido artículo 3, que indica lo siguiente: «Todo jugador inscrito en un club se obliga a responder afirmativamente a la convocatoria de su selección». De esta forma, queda claro que la liberación de los jugadores por parte de su club es obligatoria.

También es una realidad que la omisión de esta norma produce sanciones para los jugadores que no la cumplan. No obstante, lo que no queda tan sobrentendido en la normativa es cuáles son esas sanciones. Así lo estableció incluso Ariel Reck, representante legal de la FIFA.

 

En la práctica, se sabe que en estos casos las sanciones suelen ser de índole deportiva o disciplinaria. Las asociaciones nacionales deben solicitar la liberación a los clubes 15 días naturales previos a la convocatoria. De ocurrir una negativa, la asociación del país puede solicitar asistencia a la FIFA para solucionar el conflicto.

Negativas de futbolista a acudir a la selección española

Un caso clave de negativa de un futbolista a acudir a la selección española fue el de Oleguer Presas, del Barcelona FC. En su momento, el jugador no deseaba participar por estar a favor de la separación de Cataluña del resto de España. Muchos jugadores del país pasan por esta situación, y en la asociación se suele manejar este incidente mediante la negociación.

Piqué en un encuentro con la selección española.

Mucho más llamativo fue lo que ocurrió con Manuel Neuer, el Bayern de Múnich y el seleccionado alemán. En septiembre de 2019, salió a la luz una disputa entre este portero y Ter Stergen por la titularidad de la selección. En aquel entonces, el club de la capital amenazó con no liberar a sus jugadores si se le quitaba la titularidad a Neuer.

 

¿Cómo se solucionó este caso alemán? Se habló de la posibilidad de inhabilitar al jugador de su club por algunas fechas. También se planteó los establecimientos de multas para el jugador y su equipo. Incluso se escuchó sobre la posibilidad de impedir al Bayern comprar jugadores en el mercado de fichajes.

La ley y la negativa a participar en la selección española

En el artículo 47 de la Ley del deporte 10/1990 también se establece la obligación de los deportistas a participar en las convocatorias de la selección nacional. La falta no justificada al llamado constituye una infracción “muy grave”, que puede ser sancionable.

El castigo a esta infracción puede ser una multa, la inhabilitación temporal o incluso la pérdida de la licencia federativa.

Existen ciertas excepciones

Si un jugador está lesionado, se entiende que no debería ser liberado por su club, para facilitar su recuperación. En estos casos, la federación podrá solicitar un examen médico. En este sentido, hay que recordar que los jugadores deberán regresar 24 horas después de sus perspectivas convocatorias con la selección nacional.

James Rodríguez jugando para la selección nacional de Colombia.
 

En los últimos años, se ha utilizado la declaración de retiro como una forma que tiene el jugador de liberarse de las obligaciones nacionales. No obstante, esta se entiende como una declaración irrevocable motivada a la edad avanzada del atleta. Por lo general, esto se hace antes de que se oficialice cualquier convocatoria.

La vía que tienen los clubes y jugadores para evitar algunas convocatorias es la negociación directa con el seleccionador. Lo que está entre las tendencias es analizar asuntos como la importancia de las fechas, el estado del jugador, entre otras cosas.

En todo caso, se debe conocer la normativa que regula la negativa del futbolista a acudir a la selección española y otras selecciones. De esa forma, el deportista podrá evitarse sanciones, y también una mala imagen social.

 
  • Ley 10/1990, de 15 de octubre, del Deporte. Extraído de: https://www.boe.es/buscar/act.php?id=BOE-A-1990-25037
  • Reglamento Federación Española de Fútbol. Extraído de: https://www.rfef.es/sites/default/files/pdf/circulares/RG%201314.pdf