Proceso sancionador en la Federación Española de Fútbol

Francisco María García·
26 Noviembre, 2019
Tras las jornadas de competición de fútbol, llega el análisis de las jugadas y comienza el llamado proceso sancionador. ¿Cómo se lleva a cabo este procedimiento?
 

Por sentido común o por afición, todos sabemos el significado de una tarjeta roja en el campo de fútbol. Pero más allá de la expulsión inmediata del jugador, ¿qué ocurre cuando el partido termina? Es decir, ¿cómo sigue el proceso sancionador en la Federación Española de Fútbol?

Incluso para los más aficionados hinchas de un club, este procedimiento sancionador propio de la Justicia deportiva puede generar muchas dudas por cierta falta de transparencia hacia la sociedad civil. Pensando en ello, resumiremos a continuación cómo ocurre el proceso sancionador en la RFEF.

¿Cómo funciona la Justicia deportiva en España?

Esta es una pregunta muy amplia que no podríamos responder en un artículo tan breve. Sin embargo, el primer paso para comprender cómo funciona y se aplica la Justicia deportiva es comprender cuáles son sus principales actores.

Cuando se habla de la aplicación de la Justicia deportiva, es esencial destacar que no se resume a las decisiones tomadas por los equipos de arbitraje durante las competiciones deportivas.

Por supuesto que los jueces, árbitros y asistentes desempeñan un rol clave para la aplicación de las reglas de juego en las diferentes disciplinas deportivas, pero hay mucho más que ello. Están, por ejemplo, los comités de Justicia Deportiva.

En la práctica, la Justicia deportiva es impartida a nivel global por los Comités Disciplinarios Federativos. En España concretamente, el proceso sancionador en la Real Federación Española de Fútbol es llevado a cabo por el Comité de Competición y el Comité de Apelación.

 

Estos dos órganos poseen la potestad disciplinaria necesaria para analizar, juzgar y determinar sanciones para los incumplimientos e infracciones a las reglas del juego que ocurren durante las competiciones deportivas.

Las resoluciones dictadas por los mencionados Comités son impugnables ante el TAD (Tribunal Administrativo del Deporte), que es un órgano de naturaleza administrativa adscrito orgánicamente al CSD (Consejo Superior de Deportes).

El capitán es el responsable de dialogar con el árbitro en los partidos de fútbol.

A su vez, el CSD es básicamente un organismo autónomo de la Administración General del Estado, que se encuadra dentro del Ministerio de Cultura y Deporte.

¿Cómo es el proceso sancionador en la RFEF?

Según esto, ¿qué ocurre después de que un árbitro aplica una sanción a un jugador durante un partido? Como hemos mencionado, el proceso sancionador en la Federación de Fútbol queda a cargo de los Comités de Competición y de Apelación.

En España, el Comité de Competición suele reunirse todos los miércoles para analizar las infracciones cometidas por los jugadores de fútbol durante la jornada deportiva del fin de semana anterior. Sus miembros toman conocimiento de dichas sanciones a través de las actas o denuncias elaboradas por los equipos de arbitraje.

 

Para definir qué sanción es más adecuada para cada infracción, el Comité de Competición evalúa la gravedad de los hechos según las determinaciones del Código Disciplinario de la RFEF. Los clubes también pueden aportar materiales que sirvan como pruebas, respetando siempre los plazos establecidos.

Además de definir la intensidad o duración de las sanciones, el Comité de Competición también puede dejar sin efecto las decisiones tomadas por los árbitros al identificar alguna improcedencia o error en su aplicación.

¿Los clubes y jugadores pueden apelar de las sanciones?

Después que el comité llegue a un acuerdo, la sanción será informada al club y al jugador correspondiente. En caso de que no estén de acuerdo, los equipos están habilitados a recurrir al Comité de Apelación dentro de los diez días que siguen a la publicación de la sanción, pero no pueden aportar nuevas pruebas en esta segunda instancia.

A su vez, los miembros del Comité de Apelación se reúnen cada jueves para revisar los recursos presentados por clubes y jugadores sancionados. Si se niega la apelación, los clubes aún podrán presentar a la tercera y última instancia del proceso sancionador en la Federación Española de Futbol, que queda a cargo del TAD.

Si un equipo no se presenta a jugar, puede ser sancionado.
 

Ejemplo práctico para entender el proceso sancionador

Cuando se produce la expulsión durante un partido, el artículo 130 del Código Disciplinario de RFEF determina que el jugador expulsado debería verse prohibido de ingresar a campo de juego durante una o dos fechas, dependiendo de la gravedad de la infracción.

Tras analizar el acta arbitral, el comité revisará la infracción para confirmar que la infracción ha existido y determinar su gravedad. Entonces, basándose en la determinación del mencionado Código, definirá si y cómo el jugador y su club serán sancionados.

En una fase posterior, los clubes podrán presentar un recurso al Comité de Apelación, que analizará su apelación y revisará la procedencia de la sanción determinada por el Comité de Competición.

Finalmente, si este recurso es rechazado por este Comité de Apelación, los clubes pueden presentar un nuevo recurso al TAD, para intentar que la sanción no se materialice administrativamente. ¡Todo este proceso se repite cada vez que tu equipo favorito pierde un hombre en el campo! ¿Lo sabías?

 
  • Código disciplinario Federación Española de Fútbol. 2015. Extraído de: https://www.rfef.es/sites/default/files/pdf/CODIGO-DISCIPLINARIO-TEMPORADA-2014-2015-(enero-15).pdf
  • Javier Ferrero. Tribunal Administrativo del deporte. Extraído de: http://www.sennferrero.com/attachments/article/89/Articulo-de-opinion-de-Javier-Ferrero.pdf