El IRPF en el deporte, ¿cómo afecta?

Francisco María García·
14 Marzo, 2020
Los deportistas profesionales, sobre todo los futbolistas que mueven mucho dinero, tienen que ser cuidadosos en la presentación de sus impuestos. Conoce todo sobre el impuesto sobre la renta de las personas físicas para deportistas.

El IRPF —Impuesto sobre la Renta en Personas Físicas— en el deporte constituye uno de los impuestos claves a los que los deportistas deben prestar atención. Con ello, evitarán pagar más de lo normal o, peor aún, tener algún tipo de problema con la ley.

Cuando se habla de fiscalidad, casi siempre se nos vienen a la mente las grandes estrellas del deporte. Sin embargo, son muchos los deportistas que desconocen cuáles son sus responsabilidades fiscales. Un buen asesoramiento es sinónimo de una mayor tranquilidad para el deportista profesional.

¿Cómo afecta el IRPF en el deporte?

Como estamos viendo, el IRPF en el deporte es una obligación fiscal con la que todo deportista profesional debe cumplir. Lamentablemente, se dan muchos casos que, por un mal asesoramiento o incluso ignorancia en el tema, los deportistas terminan pagando más de lo necesario.

Por todo ello es tan importante buscar información profesional al respecto. La realidad va mucho más allá de las superestrellas de las cuales se habla en los medios.

Todo deportista que genere rendimientos debe presentar el IRPF y su declaración de renta. Este aspecto no discrimina entre si el profesional trabaja para un club o una institución deportiva o si, por el contrario, lo hace como autónomo. Pese a ello, sí es importante destacar que hay diferencias en cuanto a los ingresos brutos que genere.

Con respecto al punto anterior, un deportista que genere más de 22 000 euros brutos al año deberá hacer su respectiva declaración del IRPF. Es una de sus obligaciones legales con el sistema.

Por otro lado, los deportistas autónomos no están obligados a hacer la declaración, siempre y cuando sus rendimientos no superen los 1.000 euros. Además, en este último caso, también podrán deducir gastos provenientes de su actividad deportiva.

Un aspecto muy importante para tomar en consideración y que merece ser debidamente estudiado es que la fiscalización por la actividad deportiva no se limita de forma exclusiva a los rendimientos brutos del jugador. En este sentido, todo lo relacionado a la actividad puede ser fiscalizable, tales como: contraprestaciones, fichajes, recompensas e incluso derechos de imagen.

El dinero en el deporte.

Consejos para evitar problemas con la Agencia Tributaria

Asesoría profesional

Independientemente del nivel de ingresos del deportista profesional, es muy recomendable que se contrate a un asesor cuya especialidad esté centrada en la fiscalización deportiva.

Esta área de la fiscalidad deportiva tiene muchas particularidades, por lo que un asesor especializado podrá optimizar las liquidaciones tributarias sin que ello repercuta de forma negativa en su cliente y le genere algún tipo de problema.

Cambio de residencia

Muchos deportistas cambian su residencia fiscal con el objetivo de pagar menos impuestos. Esta opción es perfectamente legal siempre y cuando sea real, es decir, en caso de que el deportista no resida por más de 183 días naturales en España.

Si el cambio no es real, Hacienda podrá demostrar que la residencia habitual es España y el deportista deberá pagar todo lo que debe. La consecuencia pueden ser problemas legales de mayor envergadura.

Medallas y premios

A menudo los deportistas ignoran que, cuando ganan un premio o una medalla, estos trofeos deben ser integrados a la base imponible del IRPF. En este sentido, deberá tributar al tipo marginal que debidamente corresponda al receptor.

Sociedades instrumentales

Muchos deportistas que tienen grandes ingresos por derechos de imagen han recurrido a una figura conocida como sociedades instrumentales. Dichas sociedades les permiten canalizar de forma más efectiva sus ingresos y reducir la factura fiscal.

Esta modalidad de las sociedades instrumentales, aunque son legales, han sido utilizadas en muchas ocasiones para evadir impuestos. Se debe evitar incurrir en este tipo de prácticas, ya que el deportista, además de pagar lo adeudado, podría inclusive ir preso.

El IRPF en el deporte es una obligación que los deportistas deben afrontar.

Es recomendable que el deportista profesional busque asesoría especializada en el tema de la tributación. Lo ideal es que este asesoramiento comience desde el principio de su trayectoria, ya que es la forma más efectiva de planificar de forma organizada y exitosa su futuro profesional.

El IRPF en el deporte: conclusión

El IRPF en el deporte es un asunto que debe tomarse con la seriedad que cualquier tipo de fiscalidad necesita. No se deben tomar atajos para evitar declarar lo que se debe, y es una excelente alternativa buscar asesoría profesional y especializada.

No solo los deportistas famosos y con grandes ingresos deben ser muy estrictos y responsables al respecto; también lo deben hacer aquellos que apenas están comenzando en su trayectoria profesional. La normativa del deporte debería ir recogiendo estos preceptos legales para educar a la población afectada por estas leyes para su cumplimiento.

  • Carmen Garre Ene. 2016. La fiscalidad en el deporte. Extraído de: http://dspace.umh.es/bitstream/11000/4243/1/TFG%20GARRE%20ENE%20CARMEN.pdf
  • Xosé Simón Sarasquete Bueno. 2016. Economía del deporte: Ingresos y tributación de los deportistas profesionales. Extraído de: https://dspace.uib.es/xmlui/bitstream/handle/11201/148591/GECO_2018_050.pdf?sequence=1&isAllowed=y