Alimentos que están arruinando tu entrenamiento

Pilar Gimeno Landa·
31 Enero, 2019
Este artículo ha sido verificado y aprobado por la pedagoga en Educación Física Elisa Morales al
01 Enero, 1970
¿Pasas horas en el gimnasio o haciendo cardio sin notar progreso alguno en tu cuerpo? Conoce los alimentos que hacen que tu entrenamiento no resulte como deseas.
 

¿Estás realizando el entrenamiento de forma adecuada y no consigues lograr los resultados deseados? Probablemente tenemos la respuesta. Puede que estés tomando alimentos que aunque a priori no parezcan perjudiciales o no lo parezcan tanto en realidad están arruinando tu entrenamiento.

Para que logres tus objetivos a continuación te mostramos algunos de los alimentos que seguramente sean los culpables. Te sorprenderá saber como un simple alimento puede afectar de forma tan significativa a tu rendimiento.

Alimentos y bebidas que perjudican el entrenamiento

1. Cerveza

Después de llevar todo el día trabajando, hacemos el esfuerzo de ir al gimnasio. Una vez allí, realizamos varias tablas y cumplimos con los objetivos marcados. A la hora de salir, nos encontramos con un par de amigos y, ¿por qué no vamos a tomar una cerveza? Al fin y al cabo, nos la merecemos después del día que hemos tenido.

Seguro que esta situación te parece familiar y la has protagonizado en más de una ocasión. Debes saber que, tomando una cerveza después de entrenar, estás tirando por tierra el entrenamiento que has realizado.

Hay personas que seguro que están pensando que la cerveza tiene carbohidratos y poco más de 100 calorías, por lo que no puede ser tan perjudicial. Lo cierto es que, después de entrenar, lo que necesita nuestro organismo es reponer los líquidos que ha perdido porque se encuentra deshidratado.

 
Jarra de cerveza en la barra de un bar.

Pues bien, bebiendo una cerveza estamos haciendo totalmente lo contrario. El alcohol deshidrata, por lo que hará que nuestro cuerpo tarde más tiempo en recuperarse.

2. Barritas energéticas

Las barritas energéticas son, para muchas personas, el snack perfecto. Contienen cereales y fruta y, además, se transportan fácilmente. Puedes llevarlas en tu bolso o mochila y tomarlas cuando aparezca el gusanillo. Lo que quizá no sepas es que puede que sean las culpables de que no estés obteniendo los resultados deseados.

Esto es debido a que las barritas energéticas suelen tener una cantidad excesiva de azúcar. Si además tomamos varias al día, estamos ingiriendo un exceso de azúcar nada beneficioso para el organismo.

Nuestra recomendación es que elabores tus propias barritas energéticas. Esta es la única forma de asegurarte de que no contienen un exceso de azúcar. Aquí te dejamos una receta fácil y rápida de barritas de cereales con naranja.

Barritas de chocolate con avellanas y cereales.
 

3. Zumos envasados

Después de entrenar, el cuerpo se encuentra deshidratado; como consecuencia del esfuerzo realizado, ha perdido una cantidad considerable de líquidos. Es por ello que lo primero que tenemos que hacer es recuperar líquidos. 

Si ante tal situación tomas zumos envasados, debes saber que estás cometiendo un error garrafal. Este tipo de zumos contiene una gran cantidad de azúcar; puedes comprobarlo tú mismo leyendo su información nutricional. Este azúcar actúa ralentizando el metabolismo y, por lo tanto, los resultados no llegan tan rápido como deberían.

Al igual que hemos comentado en el caso de las barritas energéticas, lo mejor será que los elabores tu mismo. Exprimir un zumo no cuesta nada; además, verás cómo el sabor no tiene comparación. Aquí te dejamos una serie de recetas para que no te aburras de ellos y aprendas a elaborarlos.

Los zumos envasados contienen una gran cantidad de azúcar.

4. Embutidos grasos

Es importante escoger correctamente el tipo de embutido que vas a consumir. Dependiendo del tipo, puedes pasar de potenciar al máximo el esfuerzo realizado en el gimnasio a tirarlo por tierra.

 

De todos los embutidos, debes dejar de lado aquellos que tengan una cantidad considerable de grasa. Es muy fácil distinguirlos, ya que se puede ver a simple vista.

Sustituye estos embutidos por otros, como por ejemplo el lomo, el jamón o la cecina. Este tipo de embutidos sí que son una fuente beneficiosa de proteínas, que te aportará los nutrientes necesarios después de entrenar.

Los embutidos son un grupo de alimentos capaces de arruinar tu entrenamiento.

Conclusión

De nada sirve realizar el esfuerzo de asistir al gimnasio y entrenar duro si después no te alimentas de la forma adecuada. Tal y como has podido comprobar, existen muchos alimentos, más allá de la comida rápida o los refrescos, que pueden arruinar tu entrenamiento. Toma nota y recuerda que alimentación y deporte siempre van de la mano. Si dejamos de lado uno de ellos, será imposible alcanzar los resultados deseados.