Beneficios que te aporta la dieta paleo

Pilar Gimeno Landa·
17 Diciembre, 2018
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el fisioterapeuta Abel Verdejo al
01 Enero, 1970
¿Conoces de qué se trata la dieta paleo? Te explicamos los beneficios de esta forma tan peculiar de alimentación que, en muchas formas, nos hace volver a los orígenes de nuestra civilización.
 

Seguro que en los últimos años has oído hablar de la dieta paleo. Si todavía no sabes cuáles son las características de este tipo de alimentación, en este artículo te contamos todo lo que debes saber. Descubre los detalles y beneficios de esta dieta, que nos propone volver a los orígenes y alimentarnos del mismo modo que lo hacían los paleolíticos.

Como no podía ser de otra manera, la dieta paleo también tiene sus detractores. Por supuesto, no dejamos pasar de largo estas opiniones y las tenemos también en cuenta para que tú mismo saques tus propias conclusiones.

¿Qué es la dieta paleo?

La dieta paleo es aquella en la que se sigue la misma forma de alimentación que llevaban a cabo los paleolíticos. Hay que tener en cuenta que, en esta época, la agricultura todavía no se había inventado; la única forma de alimentarse era tomando los alimentos que la naturaleza ofrecía y mediante la caza y la pesca.

Es por ello que en este tipo de alimentación están totalmente prohibidos el azúcar y todos los alimentos que contengan hidratos de carbono. Por lo tanto, quedan fuera alimentos tales como el pan, la bollería, los zumos y otros similares.

Este estilo de alimentación cuenta con un buen número de adeptos, pero también con numerosos críticas que alertan acerca de su peligrosidad. A continuación, analizamos la dieta paleo para conocer si verdaderamente tiene tantos beneficios como sus defensores creen.

 

Mucho más que una forma de alimentación

La dieta paleo es mucho más que una forma de comer. Detrás de este tipo de alimentación, se encuentra una filosofía de vida que también es importante conocer. Profundizar sobre la forma de pensar de estas personas es la única forma de llegar a conocer a fondo esta propuesta alimenticia.

Las personas que llevan a cabo una dieta paleo defienden que el cuerpo humano no se encuentra preparado a nivel genético para tomar ciertos alimentos. Es por ello que, tal y como hemos comentado anteriormente, la alimentación paleo se limita a aquellos ingredientes que se ingerían antes de la invención de la agricultura, hace alrededor de 10 mil años.

La dieta paleo tiene a las carnes como uno de sus principales protagonistas.
A los suplementos de proteínas hay que añadir aquellas que consumimos en los alimentos, por lo que debemos controlar una ingesta en exceso.

Ellos defienden que la mayoría de los alimentos que surgieron después de este momento son causantes de los principales problemas de salud que afectan al ser humano actual. Algunos de estos males son las altas tasas de sobrepeso u obesidad, las enfermedades coronarias o la diabetes.

Entonces, la única solución para mantenerse sano y no padecer ninguno de estos problemas —por desgracia tan comunes— es volver a nuestros orígenes. Nada más y nada menos que a la época del paleolítico, el único espacio en el que el ser humano se alimentaba de forma acorde con su genética.

 

Beneficios de la dieta paleo

Al llevar a cabo esta dieta, el cuerpo experimentará ciertos cambios que pueden beneficiar el funcionamiento del organismo. El principal de todos ellos es la regulación natural de la insulina.

Tal y como hemos comentado, esta dieta no permite tomar azúcar, por lo que solo se ingiere el que los alimentos contienen de forma natural. Esta restricción previene problemas tales como la diabetes.

La menor probabilidad de sufrir sobrepeso u obesidad es otro de los grandes beneficios de la dieta paleo. Al limitar las grasas, los hidratos de carbono y los azúcares, se consigue eliminar los principales riesgos de tener un peso mayor al adecuado.

Además, hay que tener en cuenta que tampoco se pueden tomar alimentos precocinados, comida rápida o bollería industrial. Esto también contribuye de forma positiva al cuidado del peso saludable.

Asimismo, otra de sus virtudes es que se trata de un estilo de alimentación saciante. Tal y como has podido comprobar, la base de esta dieta son las carnes, los pescados y las semillas. Ingerir estos alimentos te hará no tener hambre a lo largo del día y evitar picar entre horas.

Napolitana de jamón y queso.
 

Cuidado con los inconvenientes

Al mismo tiempo que esta dieta se ha popularizado, han surgido voces que alertan de lo nocivo que es llevar a cabo este estilo de alimentación. Entre los peligros de la dieta paleo, se encuentran los siguientes:

  • Dieta demasiado calórica: Hoy en día no realizamos los esfuerzos físicos que debían hacer los paleolíticos. Por lo tanto, no siempre tenemos la necesidad de ingerir alimentos tan pesados.
  • Dieta hiperprotéica: Se consumen demasiadas proteínas y se dejan de lado otros nutrientes igual de necesarios, como los hidratos de carbono.

En definitiva, como casi todos los métodos de alimentación, la dieta paleo tiene sus limitaciones. En todo caso, si decides optar por seguirla, consulta con un nutricionista antes de comenzar. Así, podrá armarte un plan que respete lo más posible estos principios, sin dejar de cumplir los requerimientos que tu cuerpo demanda.

 
  • Alcocer Ansorena, María; Ponce Troncoso, Ana. La Dieta Paleolítica en el Deporte. Estudio de
    detalle de intervención de la dieta paleolítica en deportistas con diabetes 2. Biblioteca
    Lascasas, 2017; V13. Disponible en <http://www.indexf.com/lascasas/documentos/e11308.php