Dieta antiinflamatoria: ¿de qué se trata?

13 Octubre, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por el nutricionista Sául Sánchez Arias
La inflamación es positiva para la salud, en cierta medida. Para evitar que se descontrole, te presentamos la dieta antiinflamatoria, que enfatiza el consumo de nutrientes beneficiosos.

Los procesos inflamatorios del organismo son los responsables de la aparición de múltiples patologías complejas, sobre todo cuando se descontrolan y pierden su capacidad de regulación. Con el objetivo de evitar tal situación, se ha creado la dieta antiinflamatoria, capaz de aportar nutrientes que modulan el funcionamiento del organismo.

Antes que nada, es preciso destacar que la inflamación no es un proceso nocivo en sí mismo. De hecho, se trata de una reacción natural y necesaria, y sin ella no sería posible la vida. El problema surge cuando el cuerpo humano pierde la capacidad de controlar o de inhibir los procesos inflamatorios, momento en el que comienza a considerarse algo patológico.

La dieta antiinflamatoria

La dieta antiinflamatoria se caracteriza por contener varios nutrientes que han demostrado su capacidad de reducir los procesos de inflamación sistémica. Los más representativo de todos ellos son los ácidos grasos de la serie omega 3, presentes sobre todo en los aceites vegetales, pescados azules y frutos secos.

Existe evidencia científica suficiente sobre los efectos positivos para la salud de esta clase de elementos. Son capaces, por ejemplo, de ayudar a prevenir los problemas cardiovasculares.

Sin embargo, no solo los lípidos cuentan con estas propiedades. Muchos de los fitonutrientes que se encuentran en los alimentos de origen vegetal son capaces de bloquear la producción de radicales libres y de reducir la incidencia de los procesos inflamatorios.

En este sentido, destaca uno por encima del resto, la curcumina. Este antioxidante, presente en la cúrcuma, ayuda a prevenir el desarrollo de múltiples patologías complejas, como el cáncer, tal y como afirma un estudio publicado en Nutrients.

La curcumina es buena para una dieta antiinflamatoria.

Los alimentos que se deben evitar

Hay que tener en cuenta que en la dieta antiinflamatoria no solo hay que garantizar la presencia de determinados nutrientes, sino también reducir la ingesta de elementos tóxicos o nocivos.

Los principales compuestos que son capaces de incrementar los procesos inflamatorios son los ácidos grasos trans. Estos se forman cuando se somete a los lípidos a altas temperaturas. Por este motivo, es preferible no freír y consumir los aceites en crudo.

Al mismo tiempo, se debe limitar también la ingesta de azúcares simples, ya que estos pueden provocar alteraciones en el sistema hormonal y en la salud metabólica del sujeto. Si se introducen en la dieta de forma frecuente, se puede estimular la inflamación pancreática por una sobredemanda del órgano.

Por último, cabe destacar la necesidad de evitar otros compuestos de carácter tóxico derivados de las cocciones a altas temperaturas, como la acrilamida o los hidrocarburos aromáticos policíclicos.

La acrilamida se genera a partir de someter carbohidratos a altas temperaturas; en tanto, los hidrocarburos se forman al cocinar a las brasas y se adhieren a la carne. Todos estos tóxicos incrementan el riesgo de desarrollar un cáncer, lo que empeora gravemente la salud.

La dieta antiinflamatoria propone disminuir el consumo de ciertos alimentos.

Las bebidas también importan en la dieta antiinflamatoria

No solo es preciso centrarse en los alimentos sólidos, los líquidos también juegan un papel esencial. El alcohol debe ser retirado de la dieta debido a su capacidad a la hora de promocionar los procesos inflamatorios y de generar inflamación a nivel hepático.

Del mismo modo, resulta esencial evitar los refrescos azucarados o aquellos edulcorados con productos químicos, ya que ejercen un efecto negativo sobre la microbiota intestinal.

El líquido que debe abundar en la dieta antiinflamatoria es el agua. Esto se debe a que es el componente mayoritario del cuerpo humano; además, supone el vehículo a través del cual se transportan la mayoría de los nutrientes.

Practica la dieta antiinflamatoria para mantenerte sano

Está claro que llevar a cabo una alimentación adecuada reduce en gran medida el riesgo de enfermar. Por ello, es beneficioso respetar los principios básicos de la dieta antiinflamatoria, con el objetivo de modular este proceso a nivel interno e impedir que sufran un estrés excesivo los órganos que componen el cuerpo humano.

Para asegurar el éxito, es necesario enfatizar la ingesta de los nutrientes que hemos mencionado, en especial de los ácidos grasos omega 3 y de los fitoquímicos. Entre estos últimos destaca la curcumina. Sin embargo, cualquier alimento del reino vegetal los contiene en su composición y no es obligatorio ceñirse a consumir especias.

Del mismo modo, resulta fundamental evitar el consumo de aquellos productos tóxicos que son nocivos para la salud, como puede ser el alcohol. Limitar los refrescos y elegir los métodos de cocción de los alimentos adecuados supondrá una ventaja a la hora de procurar un mejor estado de salud a medio plazo.

  • Calder PC., Omega 3 fatty acids and inflammatory processes: from molecules to man. Biochem Soc Trans, 2017. 45 (5): 1105-1115.
  • Giordano A., Tommorano G., Curcumin and cancer. Nutrients, 2019.