Frutas y verduras congeladas: ¿cuáles elegir?

15 Mayo, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por el nutricionista Sául Sánchez Arias
Los frutos rojos contienen una gran cantidad de antioxidantes en su composición. Además de estos, hay otras frutas y verduras congeladas que podemos aprovechar. ¡Te contamos cuáles son!

Las frutas y verduras congeladas resultan una solución eficaz a la hora de incrementar el aporte de vitaminas, minerales y antioxidantes. No obstante, no todas presentan la misma calidad, ni desde el punto de vista organoléptico ni desde el nutricional. Por este motivo, es necesario conocer cuáles son los productos que deberían estar en el carro de la compra y cuáles debemos evitar.

Evitar las verduras rebozadas

Suelen tener mejor sabor. Sin embargo, las verduras en tempura cuentan con una mayor densidad energética. Además, el aporte de carbohidratos de estos productos es mayor y esto puede suponer un hándicap en el marco de una dieta hipocalórica.

Hemos de tener en cuenta que un consumo alto de hidratos de carbono puede dificultar la pérdida de peso, sobre todo en aquellos individuos que presentan resistencia a la insulina.

Por este motivo, y en especial en diabéticos, es esencial evitar este tipo de productos. De este modo, será posible controlar mejor las glucemias y la enfermedad, según un artículo publicado en la revista Expert Review of Endocrinology & Metabolism.

A la hora de elegir verduras congeladas, resulta mucha mejor opción optar por aquellas envasadas al natural. Si bien es cierto que sus propiedades organolépticas pueden verse ligeramente alteradas, su valor nutricional se mantiene intacto.

Si eliges verduras, que sean crucíferas

Las verduras crucíferas —brócoli y coliflor— presentan una cantidad alta de nutrientes en su composición. Además, resisten adecuadamente los procesos de ultracongelado. De este modo, su calidad organoléptica apenas se resiente.

Se trata de alimentos que se deben introducir en la dieta habitual. Su consumo en la variedad congelada reduce los tiempos de cocción y mantiene sus propiedades nutricionales intactas.

Verduras congeladas volcadas sobre una tabla.

La ingesta de esta clase de verduras de manera habitual reduce la incidencia de enfermedades complejas. Esto se debe a que poseen propiedades sobre la modulación de la inflamación.

Además, y pese a que su contenido proteico es bajo, cuentan con una amplia diversidad de aminoácidos. Por este motivo, ofrecen una proteína escasa, pero de bastante calidad.

Las frutas rojas son la mejor opción

A la hora de elegir frutas congeladas, hemos de tener en cuenta su contenido en antioxidantes. Los frutos rojos y del bosque son especialmente ricos en antocianinas, un pigmento capaz de prevenir el daño celular, tal y como afirma un artículo publicado en la revista Critical Reviews in Food Science and Nutrition.

Por este motivo, la ingesta regular de este tipo de nutrientes resulta positiva a la hora de prevenir el desarrollo de ciertas enfermedades. Además, este tipo de productos congelados cuentan con otra ventaja: los frutos rojos son estacionales, y el tiempo de consumo desde que se recolectan hasta que se estropean es reducido.

Su variedad congelada permite prolongar la vida útil del producto, lo que amplía su disponibilidad a todo el año. Además, son frutas versátiles en lo que a su preparación se refiere. Se pueden comer tanto al natural, como en smoothies y batidos, lo cual aporta un toque de color y sabor, además de una carga vitamínica.

Introduce frutas y verduras congeladas en la dieta

Muchas veces resulta tedioso cocinar las verduras frescas; esto requiere disponer de cierto tiempo en lo que a la preparación se refiere. Ante ello, una solución eficaz suele ser recurrir al consumo de sus variedades congeladas. Esta clase de productos mantienen las propiedades nutricionales del alimento, alterando ligeramente las cualidades organolépticas.

Frutos rojos congelados listos para ser usados.

No obstante, no todos los productos que nos encontramos en el mercado gozan de la misma calidad. Como mencionamos, se recomienda evitar las verduras rebozadas o en tempura.

Esto se debe a que su densidad energética es mayor, así como su contenido en carbohidratos. Por este motivo, no cuadran con una dieta hipocalórica. Su consumo debe ser muy puntual.

En el otro extremo, las frutas y verduras congeladas al natural cuentan con una amplia gama de vitaminas, minerales y antioxidantes necesarios para la salud. Concretamente, son las frutas rojas aquellas que se posicionan como un producto con mayores cantidades de micronutrientes.

Finalmente, este tipo de alimentos presentan un período de vida útil relativamente corto, por lo que el congelado aumenta este espectro de consumo. De esta manera, podemos disponer de esta clase de frutas durante todo el año para disfrutar de sus propiedades.

  • Westman EC., Tondt J., Maguire E., Yancy WS., Implementing a low carbohydrate, ketogenic diet to manage type 2 diabetes mellitus. Expert Rev Endocrinol Metab, 2018. 13 (5): 263-272.
  • Yousuf B., Gul K., Wani AA., Singh P., Health benefits of anthocyaninss and their encapsulation for potential use in food systems: a review. Crit Rev Food Sci Nutr, 2016. 56 (13): 2223-30.