¿Son perjudiciales los aditivos alimentarios?

29 Octubre, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por el nutricionista Sául Sánchez Arias
Algunos de los aditivos alimentarios utilizados por la industria no han conseguido demostrar con solidez su salubridad a medio y a largo plazo, por lo que se recomienda no consumirlos. ¿Cuáles son?

Cada vez existe más preocupación acerca de si son perjudiciales los aditivos alimentarios. Estos químicos están presentes en muchos productos industriales y desarrollan ciertos efectos dentro del organismo humano. A continuación, vamos a comprobar si estos son beneficiosos o, si por el contrario, pueden incrementar el riesgo de desarrollar patologías.

Más allá de lo que se sepa de los aditivos, es importante remarcar que una nutrición saludable ha de basarse en la ingesta de alimentos frescos, sin aditivos ni químicos. Los procesados pueden aparecer en la dieta, pero no de manera frecuente.

Al mismo tiempo, recuerda que no todos los alimentos industriales son iguales. De hecho, algunos de ellos se pueden incluir perfectamente dentro de una alimentación saludable.

Tipos de aditivos alimentarios

Existen varios tipos de aditivos alimentarios. La mayor parte de ellos están certificados por las autoridades como seguros. Sin embargo, existe alguno que causa controversia entre la comunidad científica. Dentro de este inmenso grupo podríamos establecer una clasificación más precisa nombrando a los colorantes, conservantes, edulcorantes, potenciadores del sabor…

Sin dudas, los que más dudas generan son los conservantes y los edulcorantes, ya que las investigaciones al respecto son escasas o no han durado el tiempo suficiente como para demostrar su seguridad a largo plazo. Incluso en ciertos aspectos pueden resultar perjudiciales, aunque no se conozca con certeza el impacto de tal perjuicio.

Los conservantes son aditivos alimentarios de los más utilizados.

Los conservantes, unos aditivos alimentarios que pueden ser perjudiciales

En el punto de mira están los conservantes y, entre ellos, los nitritos. Este tipo de compuestos se han vinculado con un incremento del riesgo de desarrollar algunos tipos de cáncer. Así lo evidencia un estudio publicado en la revista Nutrients.

Estas sustancias suelen utilizarse en las carnes rojas procesadas. Es por ello por lo que se desaconseja su consumo, ya que se ha asociado con un incremento del desarrollo de patologías complejas. Muchos de los ultraprocesados industriales cuentan con nitritos entre sus ingredientes.

A pesar de no resultar seguros para la salud, su uso está permitido. Por este motivo, los expertos recomiendan restringir su ingesta lo máximo posible.

Los edulcorantes también generan controversia

Los edulcorantes artificiales son otro grupo de aditivos que causan controversia entre los expertos. A pesar de que están permitidos, y que algunos parecen no metabolizarse, pueden resultar perjudiciales para la microbiota intestinal.

De hecho, se pueden encontrar varias investigaciones que demuestran que la ingesta regular de edulcorantes altera el perfil de la flora intestinal. Esto altera ciertas funciones relacionadas con el metabolismo o con el sistema de defensa del organismo, lo que resulta claramente contraproducente.

Por este motivo, lo aconsejable es también reducir su consumo lo máximo posible, ya que sus efectos a largo plazo no están claros. Lo que se sabe sobre esta clase de aditivos alimentarios es que resultan perjudiciales para varias funciones, aun sin saber si pueden incrementar el riesgo de desarrollar cáncer.

Los endulzantes son discutidos en la comunidad científica.

No resulta mejor opción el consumo de azúcar, que es el ingrediente al que sustituyen. El azúcar es capaz de afectar a la función hepática y pancreática, sobre todo cuando se consume por medio de bebidas y en forma libre.

Así, teniendo en cuenta los dos casos citados, parece quedar claro que los alimentos dulces no representan el mejor medio de nutrición para el ser humano, dejando al margen el caso de las frutas.

Cuidado con los aditivos alimentarios

A pesar de que en su mayoría resultan seguros, más allá de alguna alergia puntual que pueda aparecer, existen varios tipos de aditivos alimentarios capaces de generar un perjuicio sobre la salud. Por este motivo, en la medida de lo posible, se recomienda limitar su consumo.

Lo óptimo para plantear una dieta adecuada es maximizar la ingesta de productos frescos, en detrimento de los procesados industriales. Estos últimos, aparte de aditivos, suelen contener azúcares simples y grasas trans en su composición, lo que empeora todavía más su calidad.

No olvides que algunos de los aditivos alimentarios, aun siendo legal su uso, no han podido demostrar con solidez su salubridad a largo plazo. Esto genera un peligro potencial que conviene evitar, aunque muchas veces resulte algo utópico.

Por lo menos, trata de restringir el uso de edulcorantes artificiales y de nitritos, ya que son los que más controversia generan y los que han demostrado peores efectos en los estudios realizados hasta la fecha.

  • Song P., Wu L., Guan W., Dietary nitrates, nitrites and nitrosamines intake and the risk of gastric cancer: a meta analysis. Nutrients, 2015. 7 (12): 9872-95.
  • Lobach AR., Roberts A., Rowland IR., Assessing the vivo data on low/no calorie sweeteners and the gut microbiota. Food Chem Toxicol, 2019. 124: 385-399.