3 tipos de alimentos saludables

04 Agosto, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por el nutricionista Sául Sánchez Arias
No todos los alimentos son iguales. Su calidad varía y, con ello, los nutrientes que aportan. A continuación, te hablaremos de tres tipos de alimentos saludables que puedes incluir en la dieta para aprovechar sus beneficios.
 

Construir una dieta equilibrada y variada parece sencillo, pero en ocasiones puede complicarse. Para que el organismo funcione de manera correcta, es necesario mantener en el tiempo una serie de hábitos adecuados. Por este motivo, te vamos a presentar los tipos de alimentos saludables que puedes incluir en tus rutinas para que siempre aciertes a la hora de preparar las comidas.

Más allá de estas recomendaciones, recuerda que si tienes más dudas al respecto, la mejor opción siempre será visitar al nutricionista. Este podrá confeccionar un menú adecuado a tus necesidades, tanto si estás sano como si sufres alguna patología.

Además, en el caso de que seas deportista, los requerimientos nutricionales pueden ser diferentes, por lo que será necesario realizar adaptaciones.

3 tipos de alimentos saludables

Incluyendo en tu dieta estos tres tipos de alimentos saludables, conseguirás mejorar el funcionamiento de las reacciones fisiológicas que ocurren en el organismo. De este modo, además, incrementarás la sensación de vitalidad.

1. Los lácteos fermentados

Incluir lácteos en la dieta es sumamente importante. Con respecto a los lácteos que han sufrido un proceso de fermentación previo, los que se consumen con más frecuencia son los yogures y el kéfir.

Estos alimentos son capaces de aportar probióticos beneficiosos para la salud. Los probióticos son microorganismos vivos que llegan al intestino con la capacidad de ejercer una función sobre este y colonizarlo.

 
Yogures de diferentes sabores en sus envases.

Existe evidencia científica suficiente como para afirmar que la ingesta de este tipo de productos de manera frecuente puede mejorar y prevenir los problemas intestinales, como las enfermedades inflamatorias.

De todos modos, no todos los productos fermentados son saludables. A la hora de elegir el tuyo, procura fijarte en su etiquetado. Evita aquellas variedades que contengan azúcares añadidos en su composición, ya que este ingrediente reduce la calidad del producto.

2. Pescados azules

En los últimos años, la tendencia dietética apunta hacia incrementar el consumo de pescado respecto al de carne. Con este cambio, se reducen las calorías totales de la alimentación y se garantiza un aporte proteico de elevada calidad.

Entre los pescados, es posible realizar una diferenciación entre dos grupos mayoritarios: los blancos y los azules. Estos últimos presentan una ventana nutricional importante, que es su contenido de ácidos grasos de carácter insaturado.

Las funciones de estos nutrientes en el organismo son varias. Por una parte, modulan la inflamación sistémica. Por otra, y de acuerdo con una revisión publicada en la revista The Cochrane Database of Systematic Reviews, son capaces de reducir el riesgo de desarrollar patologías de tipo cardiovascular, como pueden ser los infartos.

 

Además, existen algunas investigaciones que afirman que este tipo de lípidos contribuyen a asegurar el mantenimiento de la masa muscular en el marco de una dieta hipocalórica. Debido a ello, podrían tener un efecto anticatabólico.

3. Los vegetales de color rojo

A estas alturas, probablemente todo el mundo sepa la importancia de consumir vegetales con regularidad en la dieta. Sin embargo, no todas sus variedades son iguales. Existen diferencias significativas respecto a su contenido en nutrientes y, por lo tanto, sobre los beneficios que son capaces de ejercer.

Frambuesas y arándanos en un bol con yogur.

Concretamente, los vegetales de color rojo se caracterizan por presentar un contenido en fitonutrientes elevado. Estas sustancias suelen ser pigmentos —responsables de aportar colores vivos— y cuentan con una elevada capacidad antioxidante.

Como ejemplos, podemos mencionar los arándanos, las cerezas o los tomates. Estos últimos contienen un nutriente denominado licopeno, que ha demostrado ser eficaz para prevenir problemas cardiovasculares. Por este motivo, se deben introducir en la alimentación con asiduidad.

Una dieta equilibrada se compone por alimentos saludables

 

Con estos tres tipos de alimentos saludables, podrás mejorar la calidad de tu dieta de manera notable. De todos modos, no pienses que solo con esto basta. A la hora de garantizar un correcto estado de salud, es necesario cuidar otra serie de hábitos, como puede ser la práctica de ejercicio de forma regular.

Asimismo, mejorar la calidad del descanso también contribuirá a incrementar la eficiencia de las reacciones fisiológicas que ocurren a diario en el organismo. Si tienes más dudas en lo que a alimentación respecta, consulta con un nutricionista para que este elabore un plan personalizado y adaptado a tus requerimientos.

  • Sánchez B., Delgado S., Blanco Míguez A., Lourenço A., et al., Probiotics, gut microbiota and their influence on host health and disease. Mol Nutr Food Res, 2017.
  • Abdelhamid AS., Brown TJ., Brainard JS., Biswas P., et al., Omega 3 fatty acids for the primary and secondary prevention of cardiovascular disease. Cochrane Database Syst Rev, 2018.
  • Cheng HM., Koutsidis G., Lodge JK., Ashor A., et al., Tomato and lycopene supplementation and cardiovascular risk factors: a systematic review and meta analysis. Ahterosclerosis, 2017. 257: 100-108.