¿En qué consiste la dieta volumétrica?

15 Octubre, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por el nutricionista Sául Sánchez Arias
Con la dieta volumétrica, podrás reducir el peso corporal sin pasar hambre e incluso incrementando la cantidad de comida que ingieres. Te contamos cómo hacerlo a continuación.

La dieta volumétrica es un modelo alimenticio que propone incrementar el volumen de las comidas para poder adelgazar. Aunque esto suene contradictorio, es posible eligiendo aquellos alimentos que cuentan con una escasa densidad calórica, pero con un contenido elevado de micronutrientes.

Cabe destacar que uno de los principios de la dieta saludable es que sea equilibrada, es decir, que aporte las calorías necesarias. Sin embargo, para muchos esto resulta difícil de llevar a cabo, ya que sienten mucho apetito. Con la dieta volumétrica se resuelve dicho problema.

Características de la dieta volumétrica

Como comentamos, la dieta volumétrica enfatiza el consumo de aquellos alimentos con escaso valor calórico, como las frutas y las verduras. Estos destacan principalmente por su contenido de micronutrientes y antioxidantes, los cuales se ha demostrado que son esenciales para prevenir el desarrollo de patologías complejas.

Además, estos alimentos no presentan en su composición aditivos que puedan dañar a la salud a medio plazo, como son los edulcorantes, conservantes o nitritos. Asimismo, son bajos en grasas de tipo trans, lo que resulta otro aspecto positivo.

Por otra parte, destaca el aporte de fibra que proporcionan los vegetales, que es indispensable para evitar enfermedades relacionadas con el sistema digestivo. De acuerdo con un estudio publicado en Alimentary Pharmacology & Therapeutics, el consumo regular de fibra se relaciona con un menor riesgo de desarrollar estreñimiento.

Por último, es preciso tener en cuenta que la dieta volumétrica se caracteriza también por recomendar ingestas importantes de agua. Esto tiene un propóstio depurador, que está en torno a los tres litros diarios.

En el ciclismo: ¿Agua embotellada o bebida isotónica?

La carne en la dieta volumétrica

Este planteamiento dietético limita dramáticamente la ingesta de carnes o pescados grasos, a la vez que promociona el consumo limitado de aquellas variedades más magras. Esto limita mucho el aporte de ácidos grasos, principalmente de los de la serie omega 3, que se encuentran sobre todo en los pescados azules.

Mucha gente asocia el hecho de consumir lípidos con engordar, ya que estos nutrientes son los que más energía aportan. Sin embargo, tal relación no es correcta; la clave está en saber introducirlos en la justa medida.

Desventajas

A pesar de que la dieta volumétrica puede ofrecer beneficios para reducir el peso corporal y evitar patologías intestinales o algunas complejas, no es oro todo lo que reluce. Este método de alimentación es carente en ciertos nutrientes esenciales para la salud humana, como pueden ser las proteínas y las grasas.

Las proteínas, sobre todo las de origen animal, son necesarias para asegurar la función muscular y la restructuración de los tejidos. Los lípidos, a su vez, se encargan de garantizar el funcionamiento de muchos procesos complejos asociados con la homeostasis, así como de asegurar el funcionamiento del sistema hormonal.

A la hora de plantear una dieta equilibrada o una destinada a provocar una reducción de peso, es indispensable asegurar que se satisfacen los requerimientos de los nutrientes mencionados. De lo contrario puede ser nocivo para el organismo a medio plazo.

El ejercicio en la dieta volumétrica

Además de ofrecer pautas dietéticas, esta dieta también recomienda la práctica de ejercicio físico de manera regular, aunque sobre todo de carácter aeróbico. De todos modos, está demostrado que lo más beneficioso para reducir el porcentaje graso del cuerpo es intercalar actividades de carácter aeróbico con otras anaeróbicas o de fuerza.

Mujer haciendo fondo de tríceps para su rutina de ejercicio anaeróbico.

Los ejercicios de fuerza consiguen estimular el crecimiento muscular mediante los procesos de hipertrofia. Así, se incrementa el gasto energético en reposo, más allá del tiempo en el que se está llevando a cabo la actividad propiamente dicha.

Un remedio con desventajas

A pesar de que puede resultar efectiva para algunas personas cuando el objetivo es perder peso, los expertos no recomiendan seguir este tipo de dietas tan restrictivas. La carencia de nutrientes importantes como las proteínas y las grasas puede condicionar el funcionamiento del organismo a medio o a largo plazo y empeorar así la salud.

Al mismo tiempo, no resulta sostenible a largo plazo restringir el consumo de aceites o de pescados grasos, ya que estos son saludables y muy palatables, por lo que se agradece que formen parte de la alimentación habitual. De todos modos, sí que es beneficioso para la salud que se aumente la ingesta de vegetales, aunque sin descuidar el consumo de alimentos de otros tipos.

  • Khan I., Samson SE., Grover AK., Antioxidant supplements and gastrointestinal diseases: a critical appraisal. Med Princ Pract, 2017. 26 (3): 201-217.
  • Christodoulides S., Dimidi E., Fragkos KC., Farmer AD., et al. Systematic review with meta analysis: effect of fibre supplementation on chronic idiopathic constipation in adults. Aliment Pharmacol Ther, 2016. 44 (2): 103-16.