Dificultad para adelgazar: ¿cuáles son las razones?

31 Julio, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por el nutricionista Sául Sánchez Arias
A la hora de planificar una pérdida de peso, es necesario tener en cuenta todos los factores, no solo la dieta. Te contamos qué te puede estar impidiendo adelgazar.
 

Algunas personas, a pesar de ponerse a dieta, sufren cierta dificultad para adelgazar. El peso corporal se ve influido por algunos factores genéticos, pero también por los hábitos de alimentación y de ejercicio que se llevan durante toda la vida.

Debido a ello, es posible que, si te propones perder peso a partir de una determinada edad, te cueste más conseguir el objetivo que si te realizas la misma proposición durante la adolescencia. A continuación, te vamos a contar los motivos por los que puedes sufrir dificultad para adelgazar y algunos consejos para remediar esta situación.

De todos modos, si pones en práctica lo dicho y aun así no consigues experimentar resultados positivos, no dudes en acudir a un especialista para valorar un cambio de hábitos más profundo o una dieta adaptada a tus necesidades individuales.

El metabolismo y la dificultad para adelgazar

A pesar de plantear una dieta deficitaria en calorías, el hecho de gozar de una mala salud metabólica influye de manera determinante a la hora de perder peso. Las personas que cuentan con cierta flexibilidad en el metabolismo de los nutrientes son capaces de ahorrar glucógeno muscular y de utilizar las grasas como combustible principal durante varios tipos de esfuerzos distintos. Esto se traduce directamente en la reducción del tejido adiposo subcutáneo.

 

Sin embargo, muchas de las personas que padecen sobrepeso experimentan también diabetes o prediabetes, dos enfermedades que afectan a la salud metabólica. Ambas patologías están estrechamente relacionadas, de acuerdo con una investigación publicada en la revista Biochimica et Biophysica Acta.

De este modo, para conseguir revertir una situación de exceso de peso, suele ser efectivo mejorar primero la resistencia a la insulina. Esto se puede llevar a cabo, por ejemplo, mediante la restricción parcial de los carbohidratos, los ayunos intermitentes y el ejercicio en ayunas.

La dificultad para adelgazar de una persona puede deberse a muchos factores.

La salud de la microbiota condiciona la pérdida de peso

Además de la salud metabólica, el perfil de la flora intestinal puede influir en la pérdida de peso. Las bacterias que habitan en el intestino también tienen un papel principal en la absorción y en el metabolismo de los nutrientes.

Incluso se han hecho estudios que aseguran que la disbiosis intestinal es uno de los factores de riesgo a la hora de generar sobrepeso. Si bien todavía no hay evidencia concluyente al respecto, existe una correlación respaldada por la ciencia en estudios realizados en humanos.

 

Para mejorar este tipo de procesos, se recomienda el consumo de alimentos fermentados y la suplementación con probióticos. La ingesta de fibra de forma regular también podría influir en el crecimiento de las bacterias intestinales, lo que podría mejorar la salud intestinal.

Las personas sedentarias tienen dificultad para adelgazar

Está claro que la dieta constituye un factor esencial a la hora de determinar la pérdida de peso. No obstante, si no se acompaña de ejercicio físico de forma regular, los resultados que se obtendrán serán limitados. Se recomienda la práctica de actividades físicas que involucren la fuerza, para de este modo incrementar la masa magra y la tasa metabólica basal.

El hecho de practicar deporte supondrá un punto de inflexión en lo que a prevención de la obesidad se refiere. Si experimentas dificultad para perder peso, valora incluir un plan de ejercicio en tus rutinas habituales. Recuerda que el ejercicio de carácter aeróbico supone un gasto calórico menor, además de que la tasa metabólica en reposo no se verá incrementada.

El sedentarismo atenta en gran medida contra la pérdida de peso.
 

Para perder peso, cambia de hábitos

La pérdida de peso, igual que la ganancia, presenta un componente multifactorial. La genética supone un punto de apoyo importante, aunque también puede actuar como una barrera.

Condicionantes genéticos aparte, hay personas que experimentan dificultad para perder peso debido a que su salud metabólica no es buena. Como mencionamos con anterioridad, también el perfil de la microbiota puede incidir de manera determinante en esta situación.

Para revertir este proceso, se recomienda plantear una dieta saludable, variada y equilibrada. Al mismo tiempo, puede ser aconsejable la suplementación con probióticos, la implementación de ayunos intermitentes e incluso la restricción parcial de carbohidratos.

De todos modos, a la hora de poner en práctica los consejos expuestos, lo mejor es consultar con un especialista. El profesional de la nutrición podrá confeccionar un plan adaptado a tus necesidades que te permita perder peso de forma progresiva y segura.

  • Boles A., Kandimalla R., Reddy PH., Dynamics of diabetes and obesity: epidemiological perspective. Biochim Biophys Acta Mol Basis Dis, 2017. 1863 (5): 1026-1036.
  • Aron Wisnewsky J., Clement K., Nieuwdorp M., Fecal microbiota transplantation: a future therapeuitc option for obesity/diabetes? Curr Diab Rep, 2019.