Efectos de la comida rápida después del entreno

15 Julio, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por el nutricionista Sául Sánchez Arias
¿Qué tan nocivo es comerse una hamburguesa cuando llegamos de entrenar? Te explicamos cuáles son los efectos de consumir comida rápida después del entreno.
 

Que la comida rápida es nociva para la salud no es ninguna novedad. Esta contiene sustancias que interfieren en el funcionamiento de los sistemas fisiológicos del organismo, lo que puede propiciar la aparición de enfermedades complejas y metabólicas a medio y a largo plazo.

Por otro lado, el consumo de este tipo de alimentos después de la práctica deportiva puede condicionar la capacidad de recuperación del atleta. Una nutrición ineficiente es capaz de incrementar el riesgo de lesión en los entrenos o en competiciones posteriores, además de dificultar las adaptaciones musculares responsables del aumento del rendimiento deportivo.

La comida rápida es pobre en nutrientes

La comida rápida se caracteriza por ser alta en energía, pero pobre en nutrientes. Apenas contiene proteínas de calidad, y estos nutrientes son de vital importancia para asegurar la recuperación del atleta.

De acuerdo con una investigación publicada en la revista European Journal of Applied Physiology, tras un esfuerzo aeróbico o anaeróbico es esencial garantizar la ingesta proteica para mejorar la capacidad de recuperación y las adaptaciones del tejido muscular.

Sin embargo, los alimentos que conforman la comida rápida no suele contar con las dosis de proteína necesarias para completar el aporte diario y mejorar la reparación del músculo dañado. Los expertos recomiendan la ingesta de hasta dos gramos de este nutriente por kilogramo de peso muscular en el deportista. Es difícil que una pizza industrial llegue a un contenido proteico de 10 gramos por ración.

 
Consumir comida rápida perjudica la capacidad de recuperación del deportista.

Las grasas trans en la comida rápida, otro problema

Otro de los factores que condicionan negativamente la calidad de la comida rápida es su contenido en grasas de tipo trans. Estos lípidos poseen actividad inflamatoria, por lo que están totalmente contraindicados tras un esfuerzo físico intenso, en el que lo prioritario es modular la inflamación.

Un estudio publicado en la revista Progress in Lipid Research corrobora la capacidad de estos ácidos grasos de estimular las cascadas inflamatorias en el organismo. Dicha situación condiciona negativamente la capacidad de recuperación del tejido muscular e incrementa el riesgo de lesión posterior.

Por este motivo, resulta esencial restringir la ingesta de comida rápida tras la práctica de ejercicio intenso. Precisamente, se trata de un momento en el que el cuerpo demanda nutrientes de calidad.

Después del ejercicio, son mejores los antioxidantes

Una vez que termina el ejercicio intenso, el organismo necesita un aporte de fitonutrientes y de antioxidantes que module la oxidación y reduzca la producción de radicales libres. Consumir comida rápida después del entreno no satisface las necesidades de estos nutrientes, y este es otro de los motivos por los que se debe evitar su consumo en estas situaciones.

 

En su lugar, resulta recomendable ingerir verduras y frutas, las cuales poseen fitoquímicos capaces de disminuir el daño celular y de mejorar la capacidad de recuperación. Al mismo tiempo, pueden aparecer también alimentos ricos en carbohidratos, pero estos han de ser de bajo índice glucémico y de alta calidad; los tubérculos serían una opción ideal.

Por último, es necesario aportar proteínas de alto valor biológico procedentes de la carne, del pescado o del huevo. La comida rápida, sin embargo, se caracteriza por estar elaborada con harinas excesivamente refinadas, derivados cárnicos procesados de escasa calidad y salsas que incrementan el valor energético sin contener nutrientes de alto valor para el organismo.

Los refrescos suelen contener mucha azúcar, por lo que es preciso evitarlos después del entreno.

Evita la comida rápida después del entreno

En definitiva, lo más recomendable es evitar la comida rápida en cualquier situación. Este consejo se vuelve todavía más relevante cuando hablamos de consumir este tipo de alimentos después del entreno.

Como se explicó con anterioridad, ingerir productos elaborados a partir de harinas refinadas y con alto contenido en grasas de tipo trans puede condicionar negativamente la capacidad de recuperación del atleta, con lo que incrementa el riesgo de que este se lesione en sesiones posteriores.

 

A la hora de garantizar una buena recuperación, es necesario administrar nutrientes de calidad. La comida posentreno se debe caracterizar por contener proteínas de alto valor biológico en las cantidades necesarias, carbohidratos complejos que permitan rellenar los depósitos de glucógeno y fitonutrientes. De lo contrario, se condiciona negativamente la salud.

Finalmente, recuerda que es importante también evitar los refrescos ricos en azúcares, carbohidratos de baja calidad y aditivos después del entreno. Es preciso establecer una pauta de rehidratación, pero esta ha de basarse fundamentalmente en la ingesta de agua mineral.

 
  • Rindom E., Nielsen MH., Keeci K., Jensen ME., et al., Effect of protein quality on recovery after intense resistance training. Eur J Appl Physiol, 2016. 116: 2225-2236.
  • Valenzuela CA., Baker EJ., Miles EA., Calder PC., Eighteen carbon trans fatty acids and inflammation in the context of atherosclerosis. Prog Lipid Res, 2019.