¿Son las patatas consideradas parte de una dieta saludable?

Pilar Gimeno Landa·
15 Febrero, 2019
Este artículo ha sido verificado y aprobado por la pedagoga en Educación Física Elisa Morales al
01 Enero, 1970
Te explicamos cómo debes cocinar las patatas para que puedas disfrutar de ellas y, al mismo tiempo, llevar a cabo una dieta totalmente saludable.
 

Las patatas son un alimento saludable para unos y muy perjudicial para otros. La realidad es que no hay que ser tan radical, ya que a priori son un alimento muy beneficioso que puede incluirse en cualquier dieta saludable.

Para demostrarte esta afirmación, a continuación te explicamos cuáles son las propiedades de este alimento. Además, repasamos las diferentes formas de cocinar patatas e indicamos cuáles son los métodos más saludables.

Patatas y vida saludable: ¿son compatibles?

Las patatas siempre han sido uno de los alimentos más controvertidos en los diferentes planes de pérdida de peso y en toda dieta saludable. Es por ello que muchas personas tienen dudas acerca de si las pueden consumir o no si quieren comer de forma equilibrada.

Lo cierto es que las patatas son un alimento que debe estar presente en cualquier plan de alimentación, porque contienen un gran número de propiedades. Algunas de ellas son un alto contenido en fibra, potasio, hierro o vitaminas de los grupos B y D.

Lo único que hay que tener en cuenta es que sus propiedades cambian drásticamente dependiendo del método de cocción. Es por ello que hay que prestar especial atención a la forma en la que cocinamos las patatas. Para que sepas cómo debes hacerlo y cómo no, repasamos los métodos de cocinado más saludables.

Como incorporar las patatas a una dieta saludable

 

1. Cocidas

Las patatas cocidas son una de las formas más habituales de consumirlas. Son perfectas para acompañar los platos de verdura.

Tomate relleno de carne picada y patatas cocidas.

En este sentido, debes saber que siempre tienes que cocerlas enteras y sin pelar. De este modo, conservan mejor sus propiedades, porque la piel cumple una función protectora.

2. Asadas

Las patatas asadas son un acompañamiento perfecto para los platos de carne o pescado. También son un sustituto de las patatas fritas.

Una receta muy sencilla es cortarlas del mismo modo que si las fuésemos a freír y extenderlas en la placa del horno. Espolvorea un poco de sal, especias al gusto y, con ayuda de un aerosolo, echa un poco de aceite. El resultado serán unas patatas crujientes y sabrosas, que no tienen nada que envidiar a las fritas.

Como no debes consumir las patatas

Tal y como hemos comentado anteriormente, no se puede generalizar acerca del consumo de patatas en una dieta saludable. Esto es debido a que estas cambian radicalmente al ser cocinadas de uno u otro modo.

 

Si antes hemos propuesto varias formas de cocinarlas para poder seguir disfrutando de este alimento durante la dieta, ahora vamos a hacer todo lo contrario. Toma nota y descubre como no tienes que tomar las patatas si quieres llevar a cabo una dieta saludable.

1. Acompañadas de salsas

De nada sirve cocinar las patatas de las formas que hemos enumerado anteriormente si después añades salsas, tales como la mayonesa, el ketchup o alguna similar. No es recomendable incluir en tu día a día salsas elaboradas, ya que cuentan con una gran cantidad de grasas de mala calidad, azúcar y sal.

Si eres un fanático de las salsas, te proponemos que las elabores tú mismo. Aquí te dejamos algunas recetas que debes consumir con moderación para poder seguir respetando una dieta saludable.

2. Patatas fritas

Las patatas fritas son una de las formas más populares de cocinarlas y, al mismo tiempo, uno de los modos menos sanos de hacerlo. Las patatas son un alimento muy poroso, por lo que absorben una gran cantidad de aceite en su proceso de cocinado. Es por ello que no deben estar presentes en ningún tipo de alimentación saludable.

Las patatas fritas son una de las formas más populares de cocinarlas y, al mismo tiempo, uno de los modos menos sanos de hacerlo.
 

Además, hay que tener en cuenta que habitualmente se suelen acompañar de las salsas que anteriormente hemos mencionado. Esto las convierte en un producto todavía menos saludable.

Conclusión

Respecto a la pregunta que hemos planteado al inicio de este texto, la respuesta sería un rotundo sí. Por supuesto que las patatas pueden estar presentes en una dieta saludable. Tan solo tienes que tener en cuenta el método de cocinado, ya que dependiendo de uno u otro, las propiedades de la patata cambian drásticamente.

Con propuestas como la receta de patatas al hornolograrás sustituir las opciones menos saludables por otras mucho más recomendables. Así, podrás llevar a cabo una dieta equilibrada, variada y saludable sin problema alguno.

 
  • Masson, L, Muñoz, JR, Romero, N, Conrado, C, Encina, C, Hernández, L, Castro, J, Robert, P. (2007). Acrilamida en patatas fritas: revisión actualizada. Grasas y Aceites. https://doi.org/10.3989/gya.2007.v58.i2.84
  • Bejarano, N., & Carrillo, L. (2005). Frutas y Hortalizas. Manual de Microbiología de Los Alimentos, (5), 71–83. https://doi.org/2027-9671