¿Cuáles suplementos sirven para mejorar el bienestar?

05 Octubre, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la psicóloga deportiva Gloria Redondo Rincon
El uso de suplementos alimenticios es una conducta muy extendida en los deportistas y la población general. Más allá de la salud física, estos pueden ser beneficiosos para aumentar el bienestar psicológico.

Las personas que estén motivadas a llevar un estilo de vida sana se preocupan por saber qué suplementos sirven para mejorar el bienestar. Su acceso está al alcance de todos, ya que estos productos se pueden encontrar en cualquier supermercado, herbolario o farmacia.

Los suplementos se pueden presentar en varias formas para tomar: polvos, tabletas, comprimidos… la elección dependerá de las necesidades específicas de la persona.

Lo más importante que se debe tener en cuenta es que es los suplementos son un complemento de la dieta, pero nunca un sustituto de la comida. Además, en el caso del bienestar mental, los suplementos pueden ser una ayuda complementaria, pero en ningún caso son una terapia psicológica.

Por otro lado, su ingesta tiene que estar supervisada por un profesional, ya que algunas sustancias como el ginseng o la hierba de San Juan pueden interactuar con otros medicamentos. Aun así, si se saben utilizar correctamente, los suplementos pueden aportar beneficios a la salud y mejorar el rendimiento deportivo.

En concreto, existen unos suplementos que sirven para mejorar el bienestar. A continuación, te contamos cuáles son y cuál es su efecto sobre la salud.

Triptófano, una ayuda para descansar mejor

Un correcto descanso es fundamental para mantener la salud y bienestar de la persona. El sueño no solo permite la recuperación de los músculos tras el entrenamiento, sino que también potencia los procesos cognitivos como la memoria.

El triptófano es una molécula precursora de la serotonina. Este neurotransmisor interviene en diversos procesos cerebrales: regula los estado de ánimo y la atención y también modula el sueño. Esto último se debe a que la serotonina es fundamental para formar la melatonina, la hormona que controla los ritmos circadianos.

Las causas de la intolerancia a la lactosa pueden ser muy diversas.

Por todo ello, si se aumenta la ingesta de triptófano, será más fácil conseguir un sueño duradero y calidad. También es posible encontrar esta molécula en alimentos como la leche, los frutos secos o el salmón.

Ginkgo biloba para mantener sano el cerebro

Cuidar del cerebro es una tarea tan importante como cuidar del corazón. Todos los esfuerzos destinados a conservar el cerebro sano se traducirán en una mejor calidad de vida y un menor riesgo de deterioro cognitivo con la edad.

Llevar un estilo de vida activo, una alimentación saludable y la estimulación cognitiva son pasos fundamentales para lograrlo. Además, es posible aportar un cuidado adicional mediante suplementos de Ginkgo biloba, una planta ampliamente utilizada en la medicina oriental.

Así lo pone de manifiesto un artículo publicado en la revista Cellular and Molecular Life Sciences. De acuerdo con este estudio, el ginkgo es un vasodilatador capaz de aumentar el flujo de sangre en el cerebro. Esto podría ser un factor de protección frente a enfermedades neurodegenerativas. Sin embargo, la evidencia no es concluyente, por lo que todavía queda mucho por investigar.

Vitamina B1 para proteger las neuronas

Todas las vitaminas son una parte esencial de la dieta, y por esa razón se encuentran presentes en muchos alimentos y suplementos. No obstante, es muy importante consumirlas en su justa medida, ya que tanto su déficit como su exceso están relacionados con problemas de salud.

La vitamina B1 o tiamina interviene principalmente en procesos del metabolismo, pero también es la molécula encargada de proteger la membrana que recubre a las neuronas. Esto significa que una ingesta adecuada de vitamina B1 favorece y acelera la conducción de impulsos nerviosos por parte de las neuronas.

Esta vitamina se puede encontrar en suplementos específicos y en multitud de alimentos como la carne de cerdo, el germen de trigo y los cereales integrales.

Vitamina D, un aliado para levantar el estado de ánimo

Como se mencionó en el apartado anterior, las vitaminas son nutrientes esenciales para garantizar el correcto funcionamiento del organismo. En especial, la vitamina D puede ser de gran ayuda para el bienestar mental.

La función más conocida de la vitamina D es la de ayudar a fijar el calcio en los huesos. Su déficit produce raquitismo en niños y osteoporosis en personas mayores. Además, se ha comprobado que una carencia de este nutriente se relaciona con la aparición de trastornos emocionales como la depresión.

La vitamina D es fundamental para los deportistas veganos.

Un aspecto muy interesante de la vitamina D es que se puede obtener mediante alimentos, suplementos y la exposición a la luz solar. Así es, tomar el sol a diario durante al menos 15 minutos ayuda a aumentar los niveles de esta vitamina.

Suplementos sí, pero con supervisión

El uso de suplementos alimenticios ha crecido a lo largo de los años. El ritmo de vida acelerado en las grandes ciudades hace que la idea de estar bien nutrido tan solo tomando una pastilla resulte muy atractiva.

Es cierto que los suplementos sirven para mejorar el bienestar, pero su ingesta no debe realizarse de forma descontrolada. Por el contrario, esta debe darse siempre bajo las recomendaciones de un medico o nutricionista y teniendo en cuenta que son un complemento, pero no un sustituto de la comida.

En el caso de la salud mental, los suplementos no son eficaces para tratar los trastornos psicológicos. La única manera de tratar el malestar emocional es acudir a terapia y trabajar directamente sobre las emociones. Por ello, el uso de suplementos debería dirigirse hacia la prevención, no hacia el tratamiento.

  • Ahlemeyer, B., y Krieglstein, J. (2003). Neuroprotective effects of Ginkgo biloba extract. Cellular and Molecular Life Sciences CMLS, 60(9), 1779-1792.
  • Falcón, L. D. L. C. F., González, G. G., Banderas, I. M. C., Betancourt, Y. F., y Savón, A. F. (2013). Algunas consideraciones acerca de la tiamina o vitamina B1. Revista Información Científica, 81(5).
  • Parker, G. B., Brotchie, H., y Graham, R. K. (2017). Vitamin D and depression. Journal of affective disorders, 208, 56-61.