4 ejercicios para tratar la flacidez abdominal

27 Julio, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por especialista en ciencias de la actividad física y del deporte Andrés Felipe Cardona Lenis
Cualquier persona puede padecer de flacidez abdominal. Ante esto, es importante hacer ejercicio y procurar tratarla de manera adecuada.
 

Sin duda alguna, la flacidez abdominal puede considerarse como una tortura ardua y duradera. El solo hecho de percibir la región del abdomen con la piel colgando y blanda puede llegar a generar pensamientos que conduzcan a una baja autoestima.

Por lo anterior, surgen muchas dudas e interrogantes: ¿Es posible acabar con la flacidez abdominal? ¿Cómo se podría lograrlo de forma efectiva? Con el fin de aclarar el tema, te presentamos algunas claves relacionadas. ¡No te las pierdas!

¿Qué es la flacidez abdominal?

Antes de entrar en materia, debemos centrarnos en explicar qué es la flacidez abdominal. Para comenzar, hay que tener en cuenta que esta no ocurre únicamente en la región del abdomen, sino también en la zona inferior del rostro —papada—, los glúteos, las piernas, los brazos, e incluso en los párpados.

No obstante, en esta oportunidad solo nos centraremos en la flacidez alojada en el abdomen. Esta se presenta debido a la pérdida del tono muscular en la zona, así como la disminución de nutrientes en la piel —como la elastina y el colágeno—. Esto ocasiona que los tejidos de sostén pierdan fuerza y aparezca este problema.

Algunos de los principales desencadenantes de la flacidez son los siguientes:

  • Sobrepeso.
  • Mala postura.
  • Haber dado a luz recientemente.
  • Malos hábitos alimenticios.
  • Vida poco activa.
 
El sedentarismo es una de las principales causas de flacidez abdominal.

Todos estos factores debilitan los músculos relativos a la zona abdominal, así como la mayoría de la zona core, que se encarga de darle estabilidad al organismo en general. Por ello, la actividad física programada puede contribuir en el tratamiento de la flacidez abdominal.

Ejercicios para la flacidez abdominal

Hacer ejercicio de manera regular ayuda a mejorar la postura y los hábitos alimenticios. Además, hace que la vida sea más activa, lo que sirve para prevenir enfermedades no transmisibles (ENT) como el sobrepeso.

En pocas palabras, la actividad física «ataca» los causantes principales de la flacidez abdominal. Basándonos en ello, presentamos a continuación algunos ejercicios recomendados para tratar este problema.

Elevación de piernas

Este ejercicio se puede realizar de manera simétrica o asimétrica; ambas variantes son recomendadas para incluir en la rutina contra la flacidez abdominal. Su ejecución constante permite el fortalecimiento de la zona core, lo que contribuye a mejorar la postura.

 
Mujer realizando ejercicio de elevación de piernas.

Por otra parte, también ayuda a tonificar la región del abdomen bajo. Así, se brinda una mejor definición a estos músculos y se disminuye este problema.

Plancha

Reconocido también como plank, es uno de los ejercicios más recomendados a la hora de fortalecer el abdomen. A grandes rasgos se ve fácil, pero su complejidad lo convierte en una buena alternativa isométrica para atacar la flacidez abdominal.

Existen diversas maneras de realizar este ejercicio —ejemplificado en la portada—. No obstante, la más común es la de apoyo de antebrazos y puntas de pie.

Codo a rodilla

Su ejecución es bastante difícil, pero vale la pena tanto esfuerzo. En este caso, el objetivo es que el codo derecho toque la rodilla contraria y viceversa; este movimiento fortalece toda la zona muscular del abdomen. Su trabajo constante disminuye la flacidez abdominal, tonificando los músculos abdominales y oblicuos.

El escalador se puede incluir en los circuitos de entrenamiento para hacer en casa.
 

Elevación de rodillas

Mezclar ejercicios aeróbicos con fuerza y resistencia suele ser una gran alternativa para tratar la flacidez abdominal. Un ejercicio con estas características es la elevación de rodillas.

Para ejecutarlo, debemos trotar en el lugar, procurando elevar las rodillas lo más alto posible. Estos saltos se encargan de incrementar el gasto energético, es decir que se trata de un ejercicio aeróbico. A su vez, fortalece y tonifica la región de los oblicuos, el abdomen, los lumbares y las piernas.

Ejecución de los ejercicios

Para incluir los ejercicios mencionados anteriormente en la rutina, se recomienda ejecutar de 4 a 5 series, con 15 repeticiones cada una. Desde luego, esto depende de la condición física que posea cada persona.

La única excepción es la plancha, que no se debe realizar por series, sino por tiempo. Una opción es hacer aproximadamente 20 segundos, una sola vez; este tiempo debe ir en aumento a medida que mejora la capacidad física.

¿Cómo tratar la flacidez abdominal?

El ejercicio físico es una de las alternativas para tratar la flacidez; sin embargo, no es la única opción para ello. Procurar tener una vida que incluya buenos hábitos suele ser el camino para conseguir un mejor cuerpo.

Dentro de estas prácticas, también salen a flote la alimentación balanceada y la disciplina. Sobre esto último, por ejemplo, si se incluyen estos ejercicios dentro de la rutina pero se realizan una o dos veces a la semana, seguramente no funcionarán.

 

Sumado a lo anterior, siempre se recomienda acudir al médico para determinar el motivo de la flacidez. Debemos tener en cuenta que esta puede darse a causa de una patología que requiera tratamiento.

  • Lima, E. P. F., & Rodrigues, G. B. de O. (2012). A estimulação russa no fortalecimento da musculatura abdominal. ABCD. Arquivos Brasileiros de Cirurgia Digestiva (São Paulo). https://doi.org/10.1590/s0102-67202012000200013
  • Calatayud, J., Casaña, J., Martín, F., Jakobsen, M. D., Colado, J. C., & Andersen, L. L. (2017). Progression of Core Stability Exercises Based on the Extent of Muscle Activity. American Journal of Physical Medicine and Rehabilitation. https://doi.org/10.1097/PHM.0000000000000713
  • WHO. (2020). Enfermedades no transmisibles. Organización Mundial de la Salud.