Diferencias entre entrenamiento funcional y crossfit

05 Junio, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por especialista en ciencias de la actividad física y del deporte Andrés Felipe Cardona Lenis
Conocer las principales diferencias del entrenamiento funcional y el crossfit puede ayudar a tomar la decisión acertada antes de optar por algún método. ¿En qué consisten?
 

En muchas ocasiones se llegan a entablar discusiones sobre el entrenamiento funcional y el crossfit. Algunos sugieren que se trata de lo mismo, en tanto que otros afirman que no tienen nada qué ver. ¿Cuál de las dos posturas se acerca más a la realidad?

Ambas disciplinas pueden estar más ligadas de lo que se piensa, comenzando por el hecho de que ambos métodos de entrenamiento se centran en trabajar al organismo como un todo y no de manera segmentada, como se hace en los gimnasios convencionales.

Para conocer más sobre sus diferencias, te invitamos a conocer un poco más sobre cada uno. A continuación, intentaremos determinar qué significan y en qué residen sus divergencias más relevantes.

¿Qué es el entrenamiento funcional?

El entrenamiento funcional es un método basado en la mejora de la técnica y la capacidad física emulando los movimientos cotidianos. No se centra en un grupo muscular de forma específica, sino en la mayor cantidad posible. Además, también entran en práctica las articulaciones y los tendones, que forman un todo con los músculos.

La convergencia de estos contribuye al movimiento adecuado del organismo en general; así, se logra un funcionamiento más armonioso y se evita la aparición de dolores o lesiones.

Joven realizando una rutina de entrenamiento funcional.
 

El entrenamiento funcional surgió como alternativa para rehabilitar personas y deportistas. No obstante, con el paso del tiempo se ha convertido en un método para entrenar y mejorar con relación a un deporte o a la vida diaria. Su práctica puede ser desempeñada por cualquier persona, mientras que su nivel varía dependiendo de las cargas y la intensidad asignada previamente.

¿Qué es el crossfit?

Por su parte, el crossfit es un método de entrenamiento creado en un principio para fortalecer al personal de las fuerzas armadas norteamericanas, así como bomberos y policías. Por ende, su nivel de exigencia es bastante elevado.

En la actualidad es reconocido como una marca propia de Greg Glassman. Todas las personas que deseen enseñar este método deben estar licenciadas y hacerlo en un box, el nombre que reciben los gimnasios para crossfit.

Muchos de los ejercicios realizados se basan en el entrenamiento funcional, teniendo en cuenta que son hechos para mover grandes segmentos corporales. Sin embargo, la intensidad de los trabajos es mucho más elevada; además, el crossfit también se basa en disciplinas como la halterofilia y la gimnasia.

Mujer haciendo ejercicio para fortalecer y prevenir el dolor de hombro.
 

Esta marca deportiva se distingue como un método de entrenamiento y posee sus propias competiciones. Más allá de ello, no es considerada como un deporte.

Diferencias entre el entrenamiento funcional y el crossfit

A pesar de sus similitudes, poco a poco aclaramos las diferencias que existen entre ambos métodos de entrenamiento. Con base en lo anterior, resaltaremos las más importantes para ser tenidas en cuenta antes de optar por una disciplina u otra.

  • El crossfit se basa en el entrenamiento funcional, pero con ejercicios de mayor intensidad.
  • El entrenamiento funcional puede manejar diferentes tipos de intensidad.
  • Algunos ejercicios de halterofilia y gimnasia componen las rutinas de crossfit.
  • La rehabilitación de lesiones fue uno de los principales argumentos para la aparición del entrenamiento funcional.
  • En el crossfit, las capacidades físicas y la edad de una persona pueden ser un limitante; no es apto para todo público.
  • El entrenamiento funcional no discrimina edad o capacidades físicas, ya que pueden variar la intensidad y las cargas.
  • El crossfit se enfoca en la superación de uno mismo.
  • Mejorar para alguna disciplina deportiva o la cotidianidad es el objetivo principal del entrenamiento funcional.

Pros y contras del entrenamiento funcional y el crossfit

Así como se diferencian entre sí, dichos métodos de entrenamiento también poseen ventajas y desventajas específicas. Por ello, es necesario distinguirlas para elegir cuál practicar.

Entrenamiento funcional

 

Este contribuye a la mejora de la técnica con respecto a los ejercicios, previene lesiones y ayuda a los movimientos que componen la vida diaria —levantar cajas, realizar desplazamientos con peso—. Además, mientras se realiza, la condición física se incrementa de manera paulatina.

A pesar de estas ventajas, si buscas un método que ofrezca hipertrofia muscular en poco tiempo, el entrenamiento funcional no la brindará.

Mujer haciendo flexiones sobre neumáticos.

Crossfit

Al ser un método de entrenamiento llamativo, favorece la motivación de quien lo practica. Asimismo, estimula el mejoramiento individual de todas las capacidades físicas.

Con respecto a lo negativo del crossfit, quienes no posean experiencia en la práctica de deporte tienen una mayor probabilidad de sufrir una lesión. Además, como señalamos con anterioridad, no es apto para todas las personas.

Tú, ¿con cuál te quedas?

Independientemente del método de entrenamiento elegido, siempre es necesario buscar la mayor cantidad posible de fuentes con información, así como la ayuda de un profesional en el área de la salud y el entrenamiento. ¡Opta por tu opción preferida y sé constante en la práctica!

 
  • Isidro, F. P., Heredia, J. R., Ramón Costa, M., & Pinsach, P. (2007). Entrenamiento funcional: revisión y replanteamientos. Manual Del Entrenador Personal: Del Fitness Al Wellness.
  • Tibana, R. A., Almeida, L. M., & Prestes, J. (2015). Crossfit® Riscos ou Benefícios? O que Sabemos até o Momento? Revista Brasileira de Ciência e Movimento. https://doi.org/10.18511/0103-1716/rbcm.v23n1p182-185