5 beneficios del electrofitness

08 Agosto, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por el fisioterapeuta Joseph Wickman
Pese a no estar científicamente demostradas, las ventajas del electrofitness pueden ser muy significativas. Te invitamos a conocer cuáles son y qué dicen los expertos al respecto.
 

En cuestiones de fitness y deporte, nunca está todo inventado. Un ejemplo de la innovación es el electrofitness, una disciplina que combina la electroestimulación con el deporte de alta intensidad.

Pese a no haber todavía demasiada literatura científica que avale o contraindique su utilización, sus potenciales beneficios son importantes. Esto es así porque aunar los beneficios de la electroestimulación normal con un ejercicio físico intenso es una combinación muy potente.

5 beneficios potenciales del electrofitness

Dicho todo esto, veamos cuáles son los beneficios que puede aportar un entrenamiento con electrofitness, siempre entendiendo que todavía queda mucho por investigar al respecto.

1. Mayor trabajo muscular

Como primer beneficio, vamos a hablar de la mayor virtud de la electroestimulación en general. Cuando contraemos un músculo voluntariamente, utilizamos un cierto porcentaje de sus posibilidades. Por lo tanto, un pequeño porcentaje que se queda sin trabajar. Digamos que es como una reserva que solo se usa en casos de emergencia.

Pues bien, cuando se aplican corrientes para contraer las fibras y además las contraemos voluntariamente, somos capaces de utilizar estas reservas. Es una contracción combinada en la que somos capaces de ejercer mayor fuerza. Por lo tanto, se trabaja más ese músculo.

Teniendo en cuenta esto, el electrofitness permite aplicar la electroestimulación a un grupo de músculos en vez de a uno de manera aislada. De esta manera, se conseguiría ejercer mayor potencia durante el entrenamiento.

 
Mujer se coloca chaleco para hacer electrofitness.

2. Mejora física

Como consecuencia de todo lo expuesto anteriormente, la persona que realiza electrofitness podría experimentar una gran mejora física. Al tener más potencia, los músculos trabajan más, y esto es justo lo que se busca siempre que se hace trabajo de musculación.

Por lo tanto, con el electrofitness podríamos ser capaces de obtener mejoras físicas visibles. De otro modo, estas serían difíciles de duplicar.

3. Poco tiempo, grandes resultados

Otro hecho que confirma el objetivo del electrofitness es que las sesiones constan de 20 minutos de trabajo intenso. Es decir, no se usa el electrofitness para trabajar la parte aeróbica, sino que está enfocado en conseguir un aumento de fuerza explosiva.

A raíz de esto, también debemos tener en cuenta que convendrá trabajar el cuerpo de manera aeróbica cuando no se realice electrofitness. Hay que recurrir a formas de ejercicio variadas, ya que incluso la OMS recomienda trabajar más a menudo de manera aeróbica que anaeróbica.

Correr, bicicleta, boxeo, natación, body combat… elige el ejercicio que más disfrutes e intercala sesiones aeróbicas entre las anaeróbicas. Tu corazón, entre otras muchas estructuras corporales, te lo agradecerá.

 

4. Trabajo generalizado

Utilizar la electroestimulación ofrece la posibilidad de trabajar un músculo de manera aislada. Pues bien, el electrofitness nos permitiría ejercitar varias zonas del cuerpo a la vez.

El chaleco que se utiliza tiene electrodos que van en la zona de los bíceps, pectorales, abdominales, trapecios, glúteos y cuádriceps. Por lo tanto, es un trabajo en el que se utiliza una gran variedad de cadenas musculares.

Adicionalmente, al utilizar cadenas musculares amplias, trabajaríamos músculos que con ejercicios tradicionales no se ejercitan. Con los impulsos no se nos olvidará, por ejemplo, mantener el abdomen contraído mientras hacemos un determinado movimiento.

El electrofitness promete beneficios que todavía no han sido probados.

5. Un entrenamiento intenso dentro de cuatro paredes

Para deportistas de alto nivel, esta modalidad podría servir para simular condiciones que de otra manera son difíciles de recrear. Es decir, tendrían la oportunidad de entrenar de una manera que les permitiría imitar las duras condiciones del juego al que se tendrán que enfrentar.

Esto es algo que los profesionales siempre buscan hacer para mejorar su rendimiento. Además, es fundamental para prevenir la aparición de lesiones y completar una rehabilitación. El deportista debe someter su cuerpo a las situaciones de mayor estrés físico de su disciplina para asegurarse de poder aguantarlas. Con esta técnica, se puede conseguir.

 

Contraindicaciones del electrofitness

Por último, es necesario remarcar algunos grupos de personas que no deben utilizar el electrofitness. Aquí se incluyen las personas con patologías cardíacas, aquellas que usan marcapasos, niños, adultos mayores y mujeres embarazadas.

Tampoco sería recomendable para personas que simplemente deseen bajar de peso —en este caso, el ejercicio aeróbico sería mucho mejor— ni para personas que se estén iniciando en el mundo del deporte. Siempre será recomendable tener cierta forma física antes de probar el electrofitness.

Por último, es importante remarcar que el electrofitness requiere de conocimientos médicos y se debe tener en cuenta el estado físico del usuario. Esto quiere decir que siempre se debe realizar bajo supervisión de un profesional que conozca al deportista y esté formado para planificar este tipo de rutinas.

 
  • C. Wragg, N. Maxwell y J. Doust. Evaluation of the reliability and validity of a soccer-specific field test of repeated sprint ability. European Journal of Applied Physiology. Volume 83, pages 77-83, 2000
  • H. Khodadadi, H. Rajabi, S. Reza et al. The effect of High Intensity Interval Training (HIIT) and Pilates on Levels of Irisin and Insulin Resistance in Overweight Women. Iranian Journal of Endocrinology and Medicine. Volume 16, Issue 3, 2014
  • F. Grace P. Herbert, A. Elliott et al. High intensity interval training (HIIT) improves resting blood pressure, metabolic (MET) capacity and heart rate reserve without compromising cardiac function in sedentary aging men. Experimental Gerontology. Volume 109, pages 75-81, 2018