¿Se puede perder grasa en una parte específica del cuerpo?

05 Septiembre, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por especialista en actividades físicas y del deporte Katerin Santibañez González
¿Realizar ejercicios analíticos dirigidos a la zona donde más grasa se almacena resulta efectivo? ¡Te presentamos los conocimientos científicos actuales sobre este tema!

Debido a la genética, las personas tienden a acumular grasa en ciertas regiones corporales. Es por ello que a menudo se quiere perder la grasa de una parte específica del cuerpo. Sin embargo, ¿es esto realmente posible? ¿O estamos malgastando fuerzas en algo que no funcionará?

Normalmente, las mujeres tienen el mayor depósito de grasa alrededor de las caderas y muslos, lo que asemeja a la forma de una pera. En cambio, el mayor almacenamiento de grasa de los hombres se encuentra en el abdomen. A este tipo de acumulación de grasa se le denomina de tipo manzana.

A causa de la acumulación de la grasa en zonas específicas, es común que quien tenga más tejido adiposo alrededor de las caderas o en los muslos realice cientos de ejercicios de glúteo, aductores y abductores con la intención de perder esa grasa localizada.

De igual modo, tampoco resulta sorprendente ver a muchas personas realizar cientos de abdominales con el objetivo de poder lucir el famoso six pack. Ahora bien, ¿qué nos dicen los expertos sobre esto?

¿Sirven los ejercicios analíticos para perder grasa localizada?

El marketing y ciertas informaciones que se comparten por las redes sociales y otros medios han llevado a la creencia de que perder grasa en una zona específica del cuerpo es posible. No obstante, es importante saber que la literatura científica no corrobora esta información de igual manera.

Estudios sobre la pérdida de grasa

En un estudio en el que los sujetos realizaron un programa de entrenamiento de abdominales durante un período de seis semanas con el propósito de investigar su efecto sobre la grasa en este área, se concluyó que estos ejercicios por sí solos no son suficientes para reducir la grasa subcutánea abdominal y otras medidas de composición corporal. Sin embargo, sí se mejoró la resistencia muscular (Vispute, Smith, Le Cheminant & Hurley, 2011).

Los abdominales bicicleta contribuyen a prevenir la espalda arqueada.

Cabe destacar que si uno incorpora a su rutina entrenamientos dirigidos a la zona abdominal, la masa muscular del abdomen aumentará y, debido a su volumen, podría dar la impresión de que ‘la manzana’ anteriormente citada es incluso más grande.

En este caso, este aumento de volumen no se consideraría en absoluto como algo negativo. Sin embargo, si lo que se quiere es definir los abdominales, sería recomendable compaginarlo con otro tipo de entrenamiento y, por supuesto, con una dieta saludable.

Por otro lado, en una investigación en la que se analizó la pérdida de grasa subcutánea acumulada en la zona del tríceps mediante ejercicios analíticos tampoco se obtuvieron resultados significativos (Roby, 1962). Es importante destacar, a pesar de esto, que se trata de un estudio con cierta antigüedad.

Investigaciones que avalan la pérdida de grasa localizada

Como en muchos otros temas, existen investigaciones con resultados opuestos con relación a la pérdida de grasa localizada. En este sentido, cabe mencionar el estudio realizado por Scotto di Palumbo Guerra, Orlandi, Bazzucchi, Sacchetti (2017).

En este trabajo se analizó el efecto de un programa de entrenamiento que implica ejercicio de resistencia explosiva localizado antes del ejercicio de resistencia. En esta investigación se concluye que la pérdida de masa grasa localizada en las extremidades superiores e inferiores puede ser posible. Sin embargo, no se llegaron a observar resultados significativos.

Perder grasa en una parte del cuerpo: ¿sí o no?

Teniendo en cuenta la literatura científica hasta el momento, y contrariamente a la creencia popular, realizar ejercicios de forma localizada con el objetivo de perder grasa en la misma zona no parece ser lo más efectivo.

Para quemar grasa, hacen falta cambios de hábitos verdaderos.

Recomendaciones para perder grasa

En primer lugar, si se tiene la meta de reducir los niveles de grasa corporal, una dieta saludable en la que haya un control del balance energético es primordial.

Por otro lado, combinar ejercicios de fuerza con trabajos cardiovasculares puede ser una gran estrategia para lograr la pérdida de grasa. El entrenamiento de fuerza aumentará el metabolismo, mientras que los ejercicios cardiovasculares demandarán gran parte de la energía de las grasas.

Para concluir, como se mencionó con anterioridad, no existen suficientes evidencias significativas que muestren que el ejercicio analítico sea eficiente para la quema de grasa local. Por lo tanto, se recomienda utilizar otras vías ya mencionadas y comprobadas científicamente, preferiblemente, bajo la guía de profesionales en cada campo.

  • di Palumbo Scotto, A., Guerra, E., Orlandi, C., Bazzucchi, I., & Sacchetti, M. (2017). Effect of combined resistance and endurance exercise training on regional fat loss. The Journal of sports medicine and physical fitness, 57(6), 794-801.
  • Roby, F. B. (1962). Effect of exercise on regional subcutaneous fat accumulations. Research Quarterly. American Association for Health, Physical Education and Recreation, 33(2), 273-278.
  • Vispute, S. S., Smith, J. D., LeCheminant, J. D., & Hurley, K. S. (2011). The effect of abdominal exercise on abdominal fat. The Journal of Strength & Conditioning Research, 25(9), 2559-2564.