Diferencias entre actividad física y ejercicio físico

26 Agosto, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por especialista en ciencias de la actividad física y del deporte Andrés Felipe Cardona Lenis
¿Hacer las tareas del hogar puede ser catalogado como ejercicio? ¿Y qué hay de practicar cualquier deporte por lo menos una hora? Si no tienes clara la diferencia entre actividad física y ejercicio, te ofrecemos algunas aclaraciones al respecto.

Empezar por esclarecer las diferencias entre actividad física y ejercicio físico ofrece un plus antes de iniciarse en el mundo del entrenamiento deportivo. La mayoría de las personas suele confundirse al hablar de ambos términos, ya que son más las semejanzas que las diferencias.

¿Eres aquellos que no encuentra diferencia alguna o simplemente crees que estar activo cuenta como ejercicio físico? Sin duda alguna, lo que explicaremos a continuación está dirigido hacia ti. Continúa leyendo y aclara tus dudas sobre la relación entre actividad y ejercicio físico.

¿Por qué surge esta confusión?

En primer lugar, los términos actividad física y ejercicio físico se encuentran ligados el uno con el otro. Esto lleva a que muchas personas empleen uno para referirse al otro y viceversa, y eso alimenta más la confusión.

Esto se puede evidenciar en consultas médicas o encuestas con preguntas dirigidas a la cantidad de ejercicio que hace una persona a la semana. En estos casos, muchos individuos se centran en responder afirmando ser una persona muy activa, sin realmente comprender si esto en verdad es así.

Diferencias entre actividad física y ejercicio físico

Por lo anterior, resulta apropiado aclarar las diferencias entre ambos términos para que se empleen de manera adecuada. Comprendiendo lo que se incluye en cada concepto, será posible entender también los beneficios y consecuencias de cada uno.

¿Qué es la actividad física?

La Organización Mundial de la Salud (OMS) define a la actividad física como «cualquier movimiento corporal producido por los músculos esqueléticos, con el consiguiente consumo de energía. Ello incluye las actividades realizadas al trabajar, jugar y viajar, las tareas domésticas y las actividades recreativas».

Ir al trabajo en bicicleta se considera una forma de actividad física.

Por lo tanto, y con base en esta definición, la actividad física es cualquier tipo de movimiento hecho por el cuerpo que requiera un gasto energético. Además, la intensidad no es un factor que se tenga en cuenta para ser encasillado en este término.

¿Qué es el ejercicio físico?

Por otra parte, la OMS también hace referencia al ejercicio físico, sobre el cual afirma que «es una subcategoría de actividad física que se planea, está estructurada, es repetitiva y tiene como objetivo mejorar o mantener uno o más componentes del estado físico».

En ese orden de ideas, el ejercicio físico se encuentra ligado a la actividad física porque es una serie de movimientos corporales planificados con el fin de mejorar las capacidades físicas del ser humano.

Los planes de entrenamiento se construyen basados en el ejercicio físico y deben apegarse a una planificación estructurada de orden, en su mayoría, paulatino. A su vez, depende del objetivo que se quiera conseguir y a la metodología empleada.

Recomendaciones sobre la actividad física y el ejercicio físico

La actividad física es el eje principal de la prevención del sedentarismo y las enfermedades no transmisibles (ENT) que este provoca. Su contraparte, la inactividad física, es uno de los factores de riesgo más importantes, pero no el único.

La OMS recomienda realizar movimientos corporales que necesiten gasto energético, con el fin de hacerle frente a este problema. Dicha recomendación depende de la edad de las personas, y por tal razón se enumeran de la siguiente manera:

  • Niños y adolescentes (5 a 17 años): realizar al menos 60 minutos de actividad física diaria. En cuanto al ejercicio físico, se indica hacerlo por lo menos tres veces a la semana.
  • Adultos (18 a 64 años): se aconseja realizar actividad física de intensidad moderada 150 minutos a la semana y de 75 minutos de intensidad elevada. Además, en cuanto al ejercicio físico, se aconseja un mínimo de dos veces a la semana.
  • Adultos mayores (65 años en adelante): la recomendación de la OMS es similar a la anterior. No obstante, incluye el trabajo físico para prevenir caídas o fortalecer el organismo respecto a algún problema crónico relacionado con los huesos, articulaciones o músculos.
Mujer mayor haciendo estiramiento para dormir mejor.

Actividad física y ejercicio físico: ambos son necesarios

En definitiva, la diferencia principal reside en que la actividad física son todos los movimientos del cuerpo que requieran energía, mientras que el ejercicio físico es toda actividad física programada con un fin específico.

Con base en dicha diferencia, podemos concluir que la actividad física existe sin el ejercicio físico, pero este último requiere en plenitud de la actividad física para tener un sentido concreto. De cualquier manera, ambos son importantes y recomendables en la rutina diaria de todas las personas para mantener la salud y evitar diversos tipos de patologías.

  • Actividad física y salud. (1998). Apunts. Medicina de l’Esport. https://doi.org/10.1016/s1886-6581(98)75908-0
  • Pérez López, A., Valadés Cerrato, D., & Buján Varela, J. (2017). Sedentarismo y Actividad Física. Revista de Investigación y Educación En Ciencias de La Salud (RIECS). https://doi.org/10.37536/riecs.2017.2.1.17
  • OMS. (2017). ¿Qué se entiende por actividad moderada y actividad vigorosa? Organización Mundial de La Salud.
  • Saz Peiró, P., Gálvez Galve, J. J., Ortiz Lucas, M., & Saz Tejero, S. (2011). Ejercicio físico. Medicina Naturista. https://doi.org/10.1016/s1134-2072(08)70816-8
  • Aparicio García-Molina, V., Carbonell-Baeza, A., Delgado Fernández, M., Aparicio García-Molina, V., Carbonell Baeza, A., & Delgado Fernández, M. (2010). Beneficios de la actividad física en personas mayores. Revista Internacional de Medicina y Ciencias de La Actividad Física y Del Deporte.