La importancia de levantar pesas después de los 30 años

03 Agosto, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por especialista en ciencias de la actividad física y del deporte Andrés Felipe Cardona Lenis
Es sabido que, a medida que pasa el tiempo, el cuerpo pierde parte de su masa muscular. ¿Entrenar con pesas puede ser una manera de frenar este deterioro?
 

Levantar pesas encierra un sinfín de mitos, algunos más exagerados y lejanos a la realidad que otros. Estos pensamientos alejar a muchas personas de este tipo de entrenamiento y de sus grandes beneficios, sobre los cuales te vamos a contar a continuación.

¿Por qué es tan mala la propaganda sobre el levantamiento de pesas? Una de las principales respuestas a una pregunta tan usual podemos encontrarla en los mitos. Pensar en este tipo de entrenamientos nos lleva inmediatamente a pensar en un grupo de hombres hipertrofiados de forma exagerada, pero la realidad dista de ello.

La importancia de levantar pesas

Existen muchas maneras de entrenar al organismo con el fin de potenciar las capacidades físicas; una de ellas es el levantamiento de pesas. Gracias a estos ejercicios, es posible fortalecer el tono muscular, lo que potencia la fuerza y resistencia.

Claro está, sus beneficios se adquieren por medio de un plan de entrenamiento profesional y bien elaborado, teniendo en cuenta las capacidades de cada individuo. En ese orden de ideas, se recomienda no levantar pesas esporádicamente o sin tener idea alguna de lo que se está haciendo.

El apoyo de un entrenador y una valoración médica general deben ser los pilares principales antes de disponerse a levantar pesas.

¿Por qué es aconsejable después de los 30 años?

Después de los 30 años de edad, el organismo comienza a sufrir un declive con respecto al tono muscular, las capacidades como la resistencia y la fuerza empiezan a desvanecerse y el cuerpo percibe estos cambios como algo negativo.

 

Este declive no solo tiene como principal responsable la edad —que por sí misma incide ampliamente—, sino también la falta de ejercicio físico, lo que podríamos resumir como el estilo de vida al que denominamos sedentarismo.

Levantar pesas después de los 30 años tiene grandes beneficios.

La falta de actividad física y ejercicio regular es el detonante principal del sedentarismo; se trata de un problema que agobia a las personas desde la juventud. Sin embargo, después de los 30 años se suman otros factores, entre los que sobresale la pérdida de masa muscular por envejecimiento.

 La combinación de estos da como resultado la aparición de la sarcopenia, una enfermedad importante, que debe ser tenida en cuenta como tal.

¿En qué consiste la sarcopenia?

Esta es una enfermedad propia del músculo esquelético, con características progresivas y capaz de acabar con el rendimiento físico de manera paulatina. La sarcopenia es más peligrosa de lo que se cree, y los grupos musculares son propensos a padecerla.

Sus causas principales, mencionadas anteriormente, son la edad y la falta de actividad física; sin embargo, existen otros detonantes relativos a ciertas discapacidades. Para diagnosticarla, es necesario acudir a un médico profesional, encargado de realizar pruebas y tomar muestras de los músculos afectados.

 

Este padecimiento debe tratarse por medio de una dieta sana y la prescripción de ejercicio físico; este último ha de incluir un plan de entrenamiento que mejore el tono muscular de forma paulatina y permita contribuir a las capacidades físicas.

Allí es donde reside la importancia de levantar pesas después de los 30 años. En definitiva, se trata de un método que permite prevenir la aparición de esta enfermedad y asegurar un envejecimiento activo.

¿Envejecimiento desde los 30 años?

Para mucha gente, hablar de envejecimiento llegados los 30 años tiende a ser exagerado. Sin embargo, la pérdida de masa muscular iniciada en esta edad es un ejemplo de ello. Durante cada década, cerca del 10 % de los músculos sufren deterioro.

Mujer haciendo ejercicios de press de hombros con mancuernas.

Con base en lo anterior, lo ideal es ir «sembrando» el terreno para un envejecimiento activo. Levantar pesas puede hacerse, incluso, antes de los 30 años de manera paulatina y con un plan de entrenamiento bien diseñado. El objetivo no es convertirse en un profesional de la halterofilia o alguien hipertrofiado, sino brindarle la importancia que merece este método de entrenamiento.

 

Levantar pesas: una alternativa recomendable

Este método toma importancia principalmente por cómo potencia el tono muscular; representa una opción para mantenerse en forma, incluso después de los 60 años. Claramente, esto rompe el mito de que los adultos mayores no deben levantar pesas. Con respecto al peso que se ha de levantar, este varía dependiendo de la capacidad muscular.

Por otra parte, el levantamiento de pesas debe hacerse después de alcanzados los 15 años de edad, con el fin de evitar problemas de salud en el infante. La idea es construir un hábito previo a los 30 años y evitar la pérdida del tono muscular o las capacidades físicas relativas al paso del tiempo.

 
  • Evans, W. J. (1995). What is sarcopenia? Journals of Gerontology - Series A Biological Sciences and Medical Sciences. https://doi.org/10.1093/gerona/50a.special_issue.5
  • Michelle M. Porter. 2001. The Effects of Strength Training on Sarcopenia. Canadian Journal of Applied Physiology. https://doi.org/10.1139/h01-009
  • José, M. (2012). Envejecimiento activo. Revista Semestral Del Colegio Oficial de Psicólogos de La Comunidad Valenciana. https://doi.org/10.1017/CBO9781107415324.004