Cómo manejar la alergia y los deportes al aire libre

10 Junio, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por él médico Leonardo Biolatto
Alergia y deportes al aire libre parecen una pareja difícil de congeniar. Sin embargo, muchos atletas alérgicos han encontrado maneras de disfrutar sus prácticas en el exterior minimizando los síntomas.
 

El manejo de la alergia y los deportes al aire libre es motivo de consulta frecuente entre personas que salen a correr, pero padecen rinitis o dermatitis. ¿Cómo podrían minimizar los síntomas para seguir disfrutando del exterior?

El deporte es un estimulador del sistema inmunitario, y por lo tanto, el efecto final sobre las alergias sería beneficioso. De todas maneras, algunas épocas del año, como la primavera, son abundantes en alérgenos que causan estragos sobre individuos susceptibles.

Aún así, la alergia y los deportes al aire libre son una combinación que los médicos proponen como vía de aumento de la tolerancia. Es decir, incrementar la exposición al ambiente para que el cuerpo se sensibilice más y reduzca los síntomas alérgicos.

De todas maneras, hay precauciones que se han de tomar, sobre todo en atletas que tienen diagnóstico establecido de rinitis o asma. En ellos, las medidas que puedan establecerse para reducir el riesgo son necesarias. Los asmáticos, por ejemplo, tienen indicación de una dosis de inhalador antes de salir a correr al exterior en primavera.

La alergia en los deportes al aire libre oscila entre situaciones leves y posibles cuadros complejos, como la crisis de asma. Es fundamental que un médico haga el asesoramiento al paciente para que, llegado el momento, el ejercicio no sea un factor de riesgo.

 

3 factores de la relación entre alergias y deportes al aire libre

Hay tres factores que se combinan alrededor de las alergias y el deporte al aire libre, y de la combinación e interacción de ellos depende el efecto final. Como ya dijimos, estos podrán causar solo estornudos, o avanzar hacia formas clínicas agresivas. Son los siguientes:

  • Clima: la composición climática al momento de practicar el deporte es clave. El aire frío provoca broncoconstricción, los niveles de polen estimulan los receptores nasales, la contaminación atmosférica porta alérgenos. Revisar el pronóstico antes de salir de la casa debería ser una práctica incorporada en los deportistas alérgicos.
  • Patologías propias: no es lo mismo un atleta asmático que uno que padece dermatitis por la contaminación ambiental. El primero estará mucho más expuesto a la gravedad que el otro. También varía el uso de medicamentos preventivos y de rescate.
  • Tipo de deporte: el ejercicio que se va a realizar se vincula al clima también. El esquí requiere climas fríos, mientras el surf necesita de playa y agua. Tampoco es igual el ejercicio que evoluciona con lentitud a formas más potentes, que aquel que comienza intenso desde el minuto uno.
Mujer con la piel irritada por la alergia al esfuerzo.
 

Uso de los antialérgicos

El tema de la medicación en la relación entre alergias y deportes al aire libre es controversial. Hay deportistas que no quieren emplear ningún fármaco, y otros que deben hacerlo por prescripción médica.

La familia farmacológica más común en este campo son los antihistamínicos. En particular, en el deporte, estos medicamentos alteran el desempeño. Cuentan con efectos adversos considerables, y no es menor la somnolencia que acarrean algunas sustancias de esta familia.

En tanto, los broncodilatadores son una necesidad para el deportista asmático. Deberá aplicarse la inhalación antes del ejercicio, y con más razón si el clima no acompañará a sus bronquios. Como un efecto secundario de este fármaco es el aumento de la frecuencia cardíaca, siempre un médico deberá asesorar sobre su uso.

Si se trata de un atleta profesional, entonces se agrega la cuestión legal de los medicamentos. Muchos antialérgicos no están permitidos por considerarse dopaje.

Recomendaciones para combinar alergias y deportes al aire libre

Si el caso de fondo es la enfermedad asmática, hay que consultar con un médico para que elabore un plan de prevención de las crisis en el ejercicio. Eso es lo primordial, y no debería obviarse bajo ninguna circunstancia.

Por otro lado, si estamos ante alergias más leves, con rinitis y dermatitis, podemos seguir algunas recomendaciones puntuales que mejorarán los síntomas y nos permitirán continuar con la actividad deportiva. Son medidas simples y de fácil aplicación.

 
La alergia y los deportes al aire libre son motivo de consulta frecuente para los médicos.

Una de ellas es la hidratación. Mientras mejor hidratados estemos, las mucosas del cuerpo estarán más turgentes y menos secas, lo que contrarresta síntomas como el picor nasal.

Revisa el clima y, si puedes, descárgate las aplicaciones que alertan sobre niveles de contaminación y polen en el aire. Esto te dará mayor planificación para que evites los peores momentos climáticos.

De acuerdo con Salazar Nievas (2017), el lavado y la ducha ayudan a desprender alérgenos que podrían  adherirse al cuerpo durante la actividad. La ropa también porta estas sustancias, por lo que conviene cambiarse de inmediato al llegar de la calle.

Finalmente, procura ejercitarte por la tarde, cuando el polen ha descendido lo suficiente, o luego de llover, que las sustancias del aire pierden suspensión. Por la mañana y en momentos de sequedad, las alergias tienden a ser peores.

 
  • Nievas, María Salazar. Dermatitis atópica: cuidados de la piel. Vol. 42. 3. Ciencias, 2017.
  • Soto, D. Antolín Amérigo, et al. Rinitis alérgica. Medicine-Programa de Formación Médica Continuada Acreditado 12.30 (2017): 1757-1766.
  • Lisboa, Carmen. Medidas preventivas en el asma bronquial. ARS MEDICA Revista de Ciencias Médicas 16.1 (2017): 76-78.
  • Caggiano, Serena, et al. Exercise-induced bronchospasm and allergy. Frontiers in pediatrics 5 (2017): 131.
  • Bonini, Matteo, and William Silvers. Exercise-induced bronchoconstriction: background, prevalence, and sport considerations. Immunology and Allergy Clinics 38.2 (2018): 205-214.