¿Qué deportes son recomendables para un hipertenso?

21 Abril, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por él médico Leonardo Biolatto
Los deportes recomendables para un hipertenso son, básicamente, los aeróbicos. Pero se deben tomar ciertas precauciones para que el ejercicio no signifique una complicación sobre la enfermedad de base.
 

Hay deportes que son recomendables para un hipertenso y otros que no. Sin embargo, debe quedar claro que el ejercicio es parte de las indicaciones en el control de la enfermedad.

Los pacientes hipertensos no solo deben confiar en la toma de la medicación. Junto a ello, se necesitan cambios en el estilo de vida que repercutan en las cifras de tensión arterial. Uno de estas modificaciones es la dieta y el otro es el deporte.

Los deportes recomendables para un hipertenso coinciden en sus beneficios. Además de bajar las cifras tensionales, influyen sobre otros aspectos que se consideran factores de riesgo cardiovasculares, como el sobrepeso.

Un deportista con hipertensión deberá acostumbrarse al uso de los tensiómetros. Es imprescindible que se controle la presión y que sepa cómo hacerlo, aprendiendo a leer correctamente los valores que ofrece el aparato. El asesoramiento médico es clave en el acompañamiento, ya que, como bien dijimos, se trata de un soporte más de la terapéutica.

¿Cuánto deporte es recomendable para un hipertenso?

La buena noticia es que no se necesitan sesiones largas y entrenamientos extenuantes para tener efecto metabólico. En casi todos los deportes que son recomendables para un hipertenso, el tiempo estipulado es similar y resulta práctico para las personas ocupadas. De todos modos, la excusa del poco tiempo no debería emplearse en estos casos.

 

El ejercicio para disminuir la presión arterial se basa en los movimientos corporales aeróbicos, y esto incluye subir escaleras, utilizar una bicicleta o bailar. Si asumimos el compromiso, podemos acomodar la agenda para dar lugar a estos trabajos.

El baile es uno de los ejercicios recomendables para hipertensos.

Algunas asociaciones médicas recomiendan 150 minutos de actividad física en una semana para tener repercusión sobre los valores tensionales. Según publicaciones médicas, esto equivale a 30 minutos diarios al menos 5 veces a la semana.

Se puede reducir el tiempo incrementando la intensidad, y llegando a 75 minutos semanales. No obstante, es preciso ser cuidadosos con este aumento de la exigencia para no generar efectos adversos.

Los 30 minutos diarios pueden repartirse durante la jornada para no tener que hacer todo junto. Si se hace una sesión de 20 minutos a la mañana, y por la tarde una de 10 minutos, porque así es como resulta posible según las ocupaciones, también es válido.

Para quienes son sedentarios extremos por su trabajo —de escritorio u oficinas—, hay que incluir minutos de caminata intercalada. Esto se añade al deporte recomendado para bajar la presión arterial. Así, el hecho de levantarse y caminar 5 minutos cada hora puede repercutir favorablemente en la salud.

 

¿Cuándo consultar a un médico?

La decisión sobre qué deporte es recomendable para un hipertenso no es del médico en específico, pero sí se necesita un asesoramiento. Un profesional de la salud puede guiar la elección recomendando lo que es mejor para la edad y las condiciones individuales.

Si una persona hipertensa elige realizar actividad física, deberá hacer una consulta de rigor antes de iniciar, sobre todo si es un paciente mayor de 50 años. En ese caso, habrá que rastrear otras comorbilidades que pudiesen generar riesgo cardiovascular.

El sobrepeso también es motivo de consulta para un individuo con hipertensión antes de iniciar un deporte. La obesidad obliga a un plan de abordaje deportivo que sea progresivo y que se acompañe de una dieta adecuada a la situación particular.

Por otra parte, un hipertenso con otras enfermedades concomitantes debe encontrarse en cierta estabilidad de sus patologías para iniciar el deporte. La presencia de diabetes, por ejemplo, que es común entre esta población, es una condición que agrega un factor más a la ecuación del ejercicio.

El deporte es una de las mejores herramientas para la disminución de presión arterial.
 

En última instancia, una vez iniciada la práctica deportiva, hay que revisar los signos que pueden presentarse mientras entrenamos. Si un hipertenso refiere dolor de pecho, por ejemplo, o sufre un mareo, debe detener el deporte y chequear su salud.

¿Qué deportes se recomiendan para un hipertenso?

Entonces, ¿qué deporte debe practicar un hipertenso? En primer lugar, tiene que ser un ejercicio que la persona disfrute. Este es un principio básico de la práctica deportiva. Luego, se deberá resolver el tema sanitario.

Como ya dijimos, el mayor beneficio para la hipertensión arterial proviene de los ejercicios aeróbicos. Aquí, los básicos serían el running, la natación y el ciclismo. Una ventaja de estos es que se puede regular el tiempo para lograr lo recomendado por las asociaciones médicas en términos semanales.

La natación puede ser uno de los deportes recomendables para un hipertenso

Por el contrario, los deportes de equipo tienen la contrariedad del tiempo. Es más difícil lograr regularidad en estos deportes y establecer las pautas necesarias de minutos semanales. De todas maneras, pueden combinarse con los que mencionamos antes.

 

En cuanto a los deportes anaeróbicos, los estudios indican tomar ciertos recaudos si se trata de hipertensos. Se puede realizar musculación, por ejemplo, pero debe tratarse de un paciente muy controlado y con estricto seguimiento, que sepa también tomarse los valores correctamente.

La hipertensión arterial puede tratarse con deporte

En síntesis, el deporte es parte del plan de tratamiento de un hipertenso. Junto a la dieta y a la medicación, constituyen los tres elementos que sostienen el control de la presión arterial.

Como hemos explicado a lo largo de este artículo, no hay excusas para no realizar ejercicio, sobre todo si está claro que ayuda al enfermo a controlar su patología. ¡Ánimo y a ponerse en movimiento!

 
  • Titos Gil, Alfredo. Hipertensión arterial y actividad física. Medicine & Science in Sports & Exercise 16 (2017): 269-274.
  • Manzanas, A. Oterino, et al. Corazón y deporte. Medicine-Programa de Formación Médica Continuada Acreditado 12.45 (2017): 2700-2705.
  • Nogales, Omar Iván Gavotto, et al. La práctica deportiva sabatina en adultos y el riesgo de complicaciones cardiovasculares. Arrancada 17.31 (2017): 90-99.