Diabetes y deporte, ¿cómo se relacionan?

Antonio Reyes·
09 Diciembre, 2019
Este artículo ha sido verificado y aprobado por él médico Leonardo Biolatto al
01 Enero, 1970
La diabetes es una de las enfermedades metabólicas más frecuentes. En este artículo veremos cómo se relaciona con el deporte.
 

La diabetes es una de las principales enfermedades metabólicas que motivan una consulta de endocrinología. Es una enfermedad compleja, que tiene varios agentes causantes y diversas formas de manifestación. En este artículo, vamos a ver la implicación que podría tener el deporte en el tratamiento de la enfermedad, o incluso en su génesis.

Diabetes: ¿qué es?

La diabetes mellitus es una enfermedad metabólica. Su principal fisiopatología consiste en un déficit de secreción de insulina o en una incapacidad de esta hormona para ejercer su acción.

Debemos saber que la insulina es una hormona encargada de ‘marcar’ la glucosa que circula por nuestra sangre para que pueda ser introducida en las células por sus transportadores específicos. Una secreción insuficiente de insulina o la pérdida de actividad de esta hormona provocará una acumulación de glucosa en la sangre; la hiperglucemia mantenida es el signo más sugerente de diabetes al realizar una analítica.

Síntomas de la diabetes

Lo cierto es que se trata de una enfermedad con escasa sintomatología en fases tempranas. Suele presentarse con síntomas como la pérdida de peso, el aumento del apetito y la sed, entumecimiento de manos y pies o un incremento en la frecuencia con la que vamos a orinar. Por ello, suele pasar desapercibida en sus fases iniciales.

 

Una vez que se cronifica, si no está bien controlada puede provocar sintomatología derivada del daño tisular que produce el exceso de glucosa en los tejidos, especialmente en los capilares. Destacan los siguientes:

  • Retinopatía diabética. Se debe a la lesión de los capilares de la retina. Esto puede provocar pérdida de nitidez en la visión e incluso podría llevar a una ceguera permanente.
  • Trastornos circulatorios. Es muy característico de las diabetes mal controladas que afecten a la microcirculación distal, especialmente en los pies. Esto produce una falta de aporte sanguíneo en esa zona, que lleva a una pérdida de sensibilidad, hormigueos e incluso a la necrosis del tejido; en algunos casos, se vuelve necesaria la amputación del miembro.
El consumo de azúcar debe regularse en las personas con diabetes.

  • Daño coronario. La presencia de glucosa lesiona el endotelio de las arterias coronarias. Esto crea un ambiente muy propenso a la formación y progresión de placas de ateroma, que podrán ser la génesis de infartos de miocardio u otras enfermedades cardíacas.
 

Tipos de diabetes

Existen muchos tipos de diabetes hoy en día, e incluso hay nuevas investigaciones que apuntan a la existencia de algunos más. La mayoría tienen un componente genético importante. En este artículo, de forma breve y didáctica, nos ocuparemos de la clasificación clásica y sencilla en dos tipos:

  • Diabetes tipo I o insulinodependiente. Esta diabetes es conocida también como diabetes juvenil porque es de origen genético. Este trastorno genético provoca que el páncreas sea incapaz de generar insulina. Por este motivo, se llama insulinodependiente; si tratamos esta enfermedad con insulina, se controlará perfectamente.
  • Diabetes tipo II. Esta diabetes podría tener componentes genéticos, pero su fisiopatología es esencialmente ambiental. Esto quiere decir que es el estilo de vida lo que marcará que se desarrolle o no. Los pacientes que desarrollan esta enfermedad suelen comer bastante mal y llevan un estilo de vida sedentario, por lo que existe una gran cantidad de glucosa de forma permanente en sus capilares. De este modo, la insulina se hace insensible e inefectiva y surge la enfermedad.

¿Cómo se relacionan diabetes y deporte?

Habiendo explicado lo anterior, podemos deducir que la práctica de deporte podría ser beneficiosa tanto en el tratamiento de la enfermedad como método preventivo para su aparición.

 

Como tratamiento de la diabetes

El deporte es una gran herramienta terapéutica en pacientes diabéticos. La actividad física reduce los niveles de glucosa en sangre y podría asistir a una insulina que, aunque es ineficaz en pacientes con diabetes tipo II, podría tener algo de actividad en fases iniciales.

En pacientes con diabetes tipo I, que no poseen insulina, y en pacientes con diabetes tipo II avanzada, cuya insulina es totalmente inservible, esta reducción de glucosa en sangre puede llevar a un mejor control de la enfermedad y a reducir las dosis de insulina que han de administrarse estos pacientes.

Para prevenir la enfermedad

En la diabetes tipo I, como hemos dicho, la etiología de la enfermedad es de origen genético. Por lo tanto, no hay forma de prevenir la enfermedad.

Diabetes y deporte son dos conceptos íntimamente relacionados.

Sin embargo, la diabetes tipo II suele estar precedida por un estado llamado prediabetes o síndrome metabólico. En este estado, la insulina comienza a hacerse insensible y la glucosa se mantiene elevada durante largos períodos de tiempo. El ejercicio físico y comenzar a alimentarnos correctamente pueden llegar a revertir esta situación y a evitar que padezcamos diabetes.

 

Una vez instaurada la enfermedad, el ejercicio podría retrasar la necesidad de tomar insulina. Cuando se padece diabetes, en casi todos los casos la insulina acabará haciéndose inefectiva eventualmente, pero podemos retrasar este hecho ayudando a esta insulina mediante el ejercicio físico.

Como forma para controlar las complicaciones

En última instancia, las complicaciones de la microcirculación y los síntomas vienen de un exceso de glucosa en sangre. El ejercicio físico nos permite tener una menor glucemia, por lo que evitamos las posibles complicaciones cardiovasculares u oculares derivadas de este exceso de glucosa.

 
  1. Yurkewicz M, Cordas M, Zellers A, Sweger M. Diabetes and Sports: Managing Your Athlete With Type 1 Diabetes. Vol. 11, American Journal of Lifestyle Medicine. SAGE Publications Inc.; 2017. p. 58–63.
  2. Wu Y, Ding Y, Tanaka Y, Zhang W. Risk factors contributing to type 2 diabetes and recent advances in the treatment and prevention. Vol. 11, International journal of medical sciences. 2014. p. 1185–200.
  3. Hauner H, Scherbaum WA. Diabetes mellitus Typ 2. Vol. 127, Deutsche Medizinische Wochenschrift. 2002. p. 1003–5.
  4. Kharroubi AT. Diabetes mellitus: The epidemic of the century. World J Diabetes. 2015;6(6):850.
  5. Kazi AA, Blonde L. Classification of diabetes mellitus. Vol. 21, Clinics in Laboratory Medicine. 2001. p. 1–13.