¿Por qué cuidar las bebidas que se consumen?

20 Julio, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por el nutricionista Sául Sánchez Arias
Si no sabes por qué es necesario cuidar las bebidas que se consumen, no te pierdas lo que te explicamos a continuación, junto con el impacto de los refrescos en la salud.
 

En la vida cotidiana, el agua ha de resultar el aporte fundamental de líquidos, puesto que los refrescos contienen una gran cantidad de azúcares y podrían ser perjudiciales para la salud y el rendimiento del deportista.  Esta es una de las pautas principales a la hora de cuidar las bebidas que se consumen.

En los últimos años, se ha disparado la ingesta de bebidas con aditivos que pueden condicionar el funcionamiento de los sistemas fisiológicos del organismo. Algunos de estos productos podrían incluirse en una dieta flexible de un modo ocasional, aunque lo más recomendable resulta siempre la restricción de estos.

La hidratación, un proceso fundamental

Tanto en los deportistas como en las personas sedentarias, es necesario garantizar un correcto estado de hidratación. El hecho de perder un determinado porcentaje de agua corporal puede influir de manera significativa en el rendimiento y reducir la capacidad del individuo de realizar una determinada actividad.

Así aparece reflejado en una investigación que publicó la revista Sports Medicineen la que se vincula la pérdida de líquido con el incremento de la fatiga.

A su vez, perder agua puede afectar en el desempeño cognitivo del atleta y de la persona sedentaria. La literatura científica afirma que un descenso superior al 2 % del volumen total de líquido puede condicionar la coordinación motora de forma significativa.

 

De este modo, es necesario cuidar las bebidas que se consumen para mejorar el estado de hidratación y prevenir problemas relacionados con un desequilibrio hídrico.

Restringir los refrescos, el primer paso

Hemos hablado de la importancia de mantener el equilibrio hídrico, y también de la relevancia de la ingesta de agua en este proceso. Además de garantizar el aporte regular de este líquido, es necesario cuidar el resto de las bebidas que se consumen para evitar las que pueden resultar perjudiciales.

Los refrescos de soda contienen una gran cantidad de azúcar.

Un ejemplo de productos no recomendados son los refrescos. Estos ultraprocesados contienen una gran cantidad de azúcares simples en su composición.

Dentro de los glúcidos que se le añaden a estas bebidas, destaca principalmente la fructosa, por su capacidad de empeorar la salud hepática cuando se consume de forma libre. Dicha asociación aparece evidenciada en una investigación publicada en la revista Journal of Hepatology.

Los refrescos que no contienen azúcar están endulzados mediante edulcorantes artificiales. Estas sustancias no resultan beneficiosas para el organismo, ya que son capaces de impactar sobre la microbiota intestinal y reducir su diversidad. Dicha situación puede aumentar el riesgo de desarrollar obesidad o enfermedades de tipo metabólico.

 

El café y el té son bebidas aptas para una dieta saludable

A pesar de que el agua debe ser la fuente de hidratación principal, existen otras bebidas que pueden reportar efectos positivos sobre la salud si se consumen con regularidad y moderación. Un ejemplo de ello son el té y el café.

Ambas son ricas en polifenoles, sustancias con carácter antioxidante que se relacionan con la prevención de enfermedades complejas a medio y largo plazo. El café, por ejemplo, podría ser efectivo a la hora de disminuir el riesgo de desarrollar enfermedades neurodegenerativa.

Se recomienda consumir estas bebidas sin azúcar, para no estropear su calidad nutricional. Asimismo, es posible añadirle algún lácteo o bebida vegetal para mejorar ligeramente sus cualidades organolépticas.

Los edulcorantes artificiales, como hemos visto, tampoco son una opción recomendable para utilizar en estas situaciones. La mejor idea resulta acostumbrarse poco a poco a su sabor «natural».

Hombre descansando y tomando café.

Para estar sanos, cuidado con las bebidas que se consumen

 

Cuidar las bebidas que se consumen de manera cotidiana no solo es recomendable, sino también fundamental. Mantener un estado de hidratación correcto resulta crucial para mejorar el estado de salud y prevenir trastornos agudos que puedan reducir el rendimiento deportivo.

Sin embargo, incluir en la pauta dietética refrescos azucarados o con edulcorantes artificiales puede resultar negativo en la salud a medio y a largo plazo. Por este motivo, se desaconseja su consumo.

En cambio, sí resulta una opción saludable el consumo de café y té de forma regular. Estas bebidas ricas en antioxidantes son capaces de incidir en la prevención de enfermedades a medio y largo plazo. Se recomienda ingerirlas sin edulcorar, aunque se pueden rebajar con leche entera o con bebidas vegetales, según los gustos individuales.

 
  • Nuccio RP., Barnes KA., Carter JM., Baker LB., Fluid balance in team sport athletes and the effect of hypohydration on cognitive, technical, and physical performance. Sports Med, 2017. 47 (10): 1951-1982.
  • Wittbrodt MT., Millard Stafford M., Dehydration impairs cognitive performance: a meta analysis. Med Sci Sports Exerc, 2018. 50 (11): 2360-2368.
  • Jensen T., Abdelmalek MF., Sullivan S., Nadeau KJ., et al., Fructose and sugar: a major mediator of non alcoholic fatty liver disease. J Hepatol, 2018. 68 (5): 1063-1075.