¿La salud intestinal es vital en el deporte?

27 Mayo, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por el nutricionista Sául Sánchez Arias
La flora intestinal se relaciona muy estrechamente con la salud cerebral. Los cambios en los microorganismos del intestino pueden propiciar episodios de estrés y de ansiedad.
 

A la hora de practicar deporte, es necesario prestarle especial atención a la salud intestinal. Los problemas de tránsito pueden ocasionar molestias que terminen con una disminución del rendimiento. Por este motivo, es necesario llevar a cabo una serie de estrategias dietéticas con el fin de optimizar la función digestiva y metabólica de los nutrientes.

La importancia de la flora intestinal

La microbiota se considera actualmente como un órgano independiente. Está compuesta por millones de bacterias y existe una variabilidad significativa entre individuos.

Un determinado perfil de microbiota condiciona la respuesta del deportista a los nutrientes, tanto a nivel de digestión como de asimilación. Por ello, es necesario garantizar la biodiversidad de la flora intestinal.

Mantener sanas a las bacterias del organismo puede reducir la resistencia a la insulina, tal y como afirma un artículo publicado en la revista Physiology. Esta condición mejora el aprovechamiento de los nutrientes, lo que vuelve al atleta más eficiente, dado que permite una mayor flexibilidad metabólica y una mejor gestión del organismo de los carbohidratos y de las grasas.

Además, una microbiota sana se relaciona con menores problemas de tránsito. Mantener la biodiversidad en este órgano reduce la incidencia de las diarreas y los episodios de estreñimiento, según un estudio publicado en la revista Advances in Nutrition. Ambas situaciones desencadenan una serie de molestias que pueden poner en peligro el rendimiento competitivo del deportista.

 

La alimentación influye en la salud intestinal

Para gozar de buena salud intestinal y digestiva, resulta primordial cuidar la alimentación. Las bacterias del intestino se resienten cuando reciben una dieta alta en grasas trans y en azúcares. Sin embargo, responden bien a dosis de fibra soluble e insoluble. Este nutriente estimula la reproducción selectiva de los microorganismos a nivel intestinal, lo que repercute positivamente en la salud digestiva.

La salud intestinal está relacionado con el rendimiento deportivo.

Además, con el objetivo de aumentar la diversidad y la salud de la microbiota, es recomendable el consumo regular de lácteos fermentados. Este tipo de alimentos contienen probióticos en su composición.

Los lácteos fermentados más representativos son el kéfir y el yogur. Su ingesta habitual se relaciona con menores problemas asociados con la diarrea y el estreñimiento.

Salud intestinal y su relación con la estabilidad emocional

En los últimos años, se ha evidenciado la relación existente entre el intestino y el cerebro. Una microbiota sana, además de repercutir positivamente en la digestión de los alimentos, reduce el riesgo de desarrollar enfermedades como la depresión o la ansiedad, como indica un estudio reciente publicado en Frontiers in Psychiatry.

 

Teniendo en cuenta que el deportista está sometido a períodos de estrés en multitud de ocasiones, todas las medidas son pocas a la hora de evitar el desarrollo de situaciones de ansiedad. Para garantizar una buena salud mental, es necesario vigilar la salud de la flora intestinal, además de tomar otras medidas, como la suplementación con nutrientes que funcionan como precursores de neurotransmisores.

Mantener una alimentación equilibrada puede modular positivamente la salud de los microorganismos del intestino y, con ello, mejorar el estado mental del deportista.

Muchos nutrientes se sintetizan en el intestino

Aparte de las implicaciones sobre el tránsito y aspectos relacionados con la salud mental, el mantenimiento de una microflora sana mejora la producción de ciertos nutrientes esenciales que no se pueden ingerir mediante la dieta.

De este modo, las bacterias del intestino se encargan de producir ciertas vitaminas que presentan funciones importantes en aspectos relacionados con la hemodinámica. Esto puede influir para bien o para mal en las adaptaciones del organismo al ejercicio.

Para garantizar la síntesis de estos micronutrientes en las cantidades necesarias, es preciso mantener una microflora sana y proveer a los microorganismos que habitan en el intestino de los sustratos necesarios para sintetizar estos nutrientes.

 
El consumo de yogur y frutas es una forma de incorporar fibra a la dieta.

Cuida la alimentación para una mejor salud intestinal

La salud intestinal puede afectar de manera decisiva el rendimiento del deportista. Es necesario minimizar el riesgo de problemas de tránsito, pero también de alteraciones en la microbiota que puedan tener implicaciones a nivel de promoción del estrés o de la ansiedad.

Para cuidar la biodiversidad de este órgano, resulta fundamental la ingesta de leches fermentadas y de alimentos ricos en fibra. Incluso en ciertas situaciones se puede valorar la suplementación con pre y con probióticos.

Al mismo tiempo, conviene reducir el consumo de alimentos ricos en azúcares simples y en grasas trans, ya que pueden ocasionar modificaciones indeseadas a nivel intestinal.

 
  • Saad MJA., Santos A., Prada OP., Linking gut microbiota and inflammation to obesity and insulin resistance. Physiology, 2016. 31 (4): 283-93.
  • Dimidi E., Christodoulides S., Scott SM., Whelan K., Mechanisms of action of probiotics and the gastrointestinal microbiota on gut motility and constipation. Adv Nutr, 2017. 8 (3): 484-494.