Dolor cervical: tres consejos para tratarlo

Antonio Reyes·
14 Agosto, 2019
Este artículo ha sido verificado y aprobado por él médico Leonardo Biolatto al
01 Enero, 1970
El dolor cervical suele ser producido por sobrecargas o contracturas, generalmente asociadas a pasar muchas horas sentado delante de un ordenador. En este artículo daremos varios consejos para aliviar y tratar este dolor.
 

Probablemente todos hayamos experimentado esa molesta situación, ya sea trabajando o estudiando, de pesadez y sobrecarga en la zona del cuello o la espalda alta. Aunque el dolor cervical puede tener causas diversas, el tratamiento suele ser bastante sencillo y común a todas ellas. En este artículo os exponemos tres consejos para tratar el dolor cervical y, de esta forma, paliar esta molesta sensación.

Dolor cervical

El dolor cervical es el dolor que experimentamos en la zona del cuello o en la parte alta de la espalda, más precisamente en los músculos trapecios. Existen muchas causas que pueden provocar que experimentemos este dolor, entre las cuales podemos destacar las siguientes:

  • Entrenamiento excesivo en diferentes disciplinas deportivas. Levantamiento de pesas, lanzamiento de jabalina o martillo, halterofilia o crossfit son deportes que tienen un común una alta demanda de los deltoides, trapecios y rotadores.
  • Estar sentado durante gran parte del día. Es típico que personas con trabajos de oficina, que pasan muchas horas sentados en la misma posición, acaben adoptando una mala postura por la fatiga muscular y se sobrecarguen sus trapecios.
  • Mala postura de forma habitual. Esto es común en personas con cifosis, escoliosis u otras alteraciones traumatológicas que afectan a la columna y, si no son corregidas, provocarán dolor cervical de forma habitual.
 
  • Una contractura muscular por distensión excesiva. Es muy habitual en noches en las que dormimos mal y nos levantamos con dolor en el cuello. Suele ser por realizar movimientos bruscos que distienden un músculo más de lo que está acostumbrado, por lo que se forma una contractura.
  • Pueden existir causas nerviosas, como los pinzamientos nerviosos. En estos casos, lo mejor es acudir a un médico para que realice una exploración minuciosa.
Estirar los músculos que no usamos en la oficina es una gran ayuda para combatir el cansancio.

Consejos para tratar el dolor cervical

Pese a que la consulta con un profesional siempre es recomendable antes de tomar medidas por cuenta propia, el dolor cervical suele tener una fácil solución. En la mayoría de los casos se resuelve solo y dura dos o tres días. Para los dolores más rebeldes que no se hayan atenuado después de ese período, os exponemos algunos consejos para aliviarlo.

1. Terapia manual y estiramientos

Para la mayoría de los casos, la terapia manual es una gran ayuda no solo para aliviar el dolor cervical: también nos puede servir para tratarlo de raíz. En los dolores cervicales de origen muscular, la mayoría por sobrecargas o contracturas de músculos como el trapecio, el esternocleidomastoideo o el escaleno, realizar automasajes o estiramientos ayuda a eliminar las toxinas acumuladas en la zona de la contractura.

 

Aconsejamos encontrar la zona de máximo dolor y presionar en dirección perpendicular. De esta forma, aumenta el flujo sanguíneo por la zona y se contribuye a reducir la inflamación.

Si no sabemos realizar automasajes o si el dolor no cede, acudir a un fisioterapeuta es la mejor opción. Ellos sabrán perfectamente cómo localizar y abordar nuestro dolor cervical.

2. Termoterapia

La terapia con frío está indicada para dolores agudos y recientes. Una vez el dolor se cronifica durante unos días, lo mejor es aplicar calor en la zona sobrecargada. El calor, al igual que la terapia manual, aumenta el flujo sanguíneo y la eliminación de metabolitos tóxicos acumulados. Por este motivo, siempre se recomiendan los baños de agua caliente para relajar la musculatura.

3. Cremas antinflamatorias

Las típicas cremas antinflamatorias, de venta libre en farmacias, que utilizamos para los esguinces o para las sobrecargas musculares, serán muy útiles para el tratamiento del dolor cervical. Aplicarlas dos o tres veces al día nos ayuda a reducir la zona contracturada de la misma forma que explicamos en los apartados anteriores.

La liberación miofascial es una terapia que previene el dolor y las dificultades en la movilidad.
 

Tratamiento definitivo del dolor cervical muscular

Los consejos que hemos dado son útiles para que nos podamos tratar nosotros mismos nuestro dolor. En la mayor parte de las ocasiones esto será suficiente, pero si experimentamos varias veces este dolor o no termina de irse, lo mejor es acudir a un fisioterapeuta. Este profesional conoce las mejores técnicas de terapia manual para aliviar el dolor y deshacer esos nudos que se forman en los músculos del cuello.

Además de todo esto, también es válido destacar una técnica que emplean los fisioterapeutas: la punción seca. Esta consiste en la localización del punto gatillo, generalmente la contractura o nudo, y pincharlo con una aguja muy fina, como las de acupuntura. De esta forma se deshace el nudo y, casi instantáneamente, el músculo es capaz de relajarse.

 
  • Häkkinen, A., Salo, P., Tarvainen, U., Wirén, K., & Ylinen, J. (2007). Effect of manual therapy and stretching on neck muscle strength and mobility in chronic neck pain. Journal of Rehabilitation Medicine, 39(7), 575–579. https://doi.org/10.2340/16501977-0094
  • Kohan, E. J., & Wirth, G. A. (2014). Anatomy of the Neck. Clinics in Plastic Surgery, 41(1), 1–6. https://doi.org/10.1016/j.cps.2013.09.016
  • Madsen, B. K., Søgaard, K., Andersen, L. L., Skotte, J., Tornøe, B., & Jensen, R. H. (2018). Neck/shoulder function in tension-type headache patients and the effect of strength training. Journal of Pain Research, 11, 445–454. https://doi.org/10.2147/JPR.S146050
  • Neck pain: Overview. (2019). Retrieved from https://www.ncbi.nlm.nih.gov/books/NBK338120/