Entrevista a Raúl Rebollo: "las técnicas hipopresivas ayudan incluso a mejorar la postura"

23 Septiembre, 2019
Este artículo ha sido escrito y verificado por el fisioterapeuta Raúl Rebollo
Las técnicas hipopresivas no solo ayudan a mejorar el rendimiento deportivo, sino que ayudan a prevenir lesiones, mejorar la postura y otros aspectos. 
 

Las técnicas hipopresivas fueron creadas en la década de los ochenta por Marcel Caufriez, fisioterapeuta belga cuyo objetivo era favorecer la recuperación de las mujeres que habían dado a luz mediante el fortalecimiento del suelo pélvico. En pocas palabras, pretendía ofrecer unas técnicas de reeducación uroginecológica.

Con el paso del tiempo estas técnicas se han hecho cada vez más populares y, por ello, se han aprovechado en otros ámbitos, como la mejora de la salud y el rendimiento deportivo.

Entrevista a Raúl Rebollo

Raúl Rebollo es fisioterapeuta y, desde hace 3 años, también triatleta. Por ello, no solo puede hablar desde su experiencia laboral, sino también como deportista.

Como profesional, destaca por la claridad y cercanía con la que se expresa al explicar por qué puede producirse una lesión, qué se puede hacer al respecto, qué hay que evitar, qué es lo más recomendable (y por qué) y, entre otros aspectos.

Como triatleta, hace énfasis en la importancia de mantener una buena postura, así como una buena técnica de respiración y ejecución de movimientos para poder gozar de bienestar y alcanzar un buen rendimiento deportivo.

A continuación veremos qué nos comenta en relación a un tema muy interesante: las técnicas hipopresivas.

P. ¿En qué consisten las técnicas hipopresivas?

Las técnicas hipopresivas (del griego hipo que significa «menos» y del latín presivo que significa «presión») son una serie de ejercicios respiratorios que se caracterizan por ser realizados en unas en unas posturas en concreto, en hipopresión intraabdominal.

 

Al realizarlos, se provoca un descenso de la presión intraabdominal y una activación refleja de los músculos del suelo pélvico y de la faja abdominal.

Para realizarlos correctamente es necesario tener en cuenta los siguientes aspectos:

  • Autoelongacion. Es una sensación de crecimiento, como si un hilo estirase de nuestra cabeza hacia el techo. Curiosamente, con este gesto, conseguimos que nuestra tripa se meta sola.
  • Estirar nuestro occipital desde atrás. Con este gesto nuestra barbilla se acercará al esternón.
  • Decoaptacion de la cintura escapular. Es como si quisiéramos sacar nuestros hombros de su posición ligeramente hacia fuera.
  • Adelantamiento de nuestro eje de gravedad. Nos inclinamos ligeramente hacia delante.
  • Apnea espiratoria. Echamos el aire y nos quedamos sin respirar mientras realizamos el ejercicio.
  • Apertura de costillas. Una vez realizado todo lo anterior, ya llega el momento de hacer el ejercicio, abrimos las costillas y mantenemos el tiempo que nos diga nuestro instructor.

*Nota importante: como todos los ejercicios, si se realizan de la forma incorrecta pueden ser lesivos. Por ello, si estás interesado en comenzar a realizar este tipo de entrenamiento, lo más recomendable es comenzar, desde las primeras sesiones, con un instructor especializado. De esta manera, te asegurarás de aprender a realizar los ejercicios de la forma correcta y, con ayuda del profesional, corregir los aspectos necesarios. 

Gimnasia hipopresiva.

La ejecución incorrecta de un movimiento o bien, una serie de ejercicios puede ocasionar lesiones.

P. ¿Por qué son importantes estas técnicas?

Estas técnicas son recomendadas, dado que pueden mejorar la función respiratoria, la postura en general y otros aspectos importantes, como por ejemplo el tono del suelo pélvico (tanto en hombres como en mujeres).

 

Por otra parte, ayudan a prevenir la aparición de hernias y los prolapsos de los órganos del suelo pélvico y disminuyen el perímetro abdominal.

Tienen muchos beneficios y es por eso que son realizados cada vez por más personas, jóvenes, mayores, deportistas o no.

Recomendamos hacerlos por la mañana y, sobre todo, con el estómago vacío.

P. ¿A quiénes van dirigidas? ¿Todo el mundo puede practicarlas?

Podemos decir que es un método que puede ser realizado por casi todas las personas. Como en todas las técnicas, siempre existen indicaciones y contraindicaciones. Es importante saber en qué tipo de personas y con qué patologías está totalmente contraindicada la practicas de los hipopresivos. 

Podemos agrupar estas técnicas, por ejemplo, dentro del mundo uroginecológico. Salvo alguna excepción, están muy recomendadas en mujeres para la prevención y tratamiento de incontinencias, prolapsos

En hombres, se pueden recomendar tras un tratamiento de próstata y hay una indicación que suele pasar desapercibida, que es para potenciar las erecciones. Ya sabemos que la musculatura de los órganos sexuales está muy relacionada con el trabajo del método hipopresivo. Se favorece la oxigenación de la musculatura del suelo pélvico y los órganos sexuales.

También estaría recomendado su práctica en personas con dolor lumbar como tratamiento, así como prevención para futuros dolores.

 

Las contraindicaciones absolutas del método hipopresivo son las siguientes:

  • Hipertensión. 
  • Problemas coronarios y de riñón.
  • Durante el embarazo y el posparto inmediato (hasta las 6 semanas después de haber dado a luz).

Depende del ejercicio que hagamos, puede ser que si tenemos problemas en las rodillas no lo podamos hacer. Hay siempre posibilidad de adaptar el ejercicio el paciente para poder hacerlo. 

Los beneficios de las técnicas hipopresivas

P. ¿Cómo se relacionan con el alto rendimiento?

Dentro de ámbito deportivo, sabemos que son muy importantes los ejercicios de fuerza, estirar correctamente, dormir y alimentarnos de manera saludable. Sin embargo, una de las cuestiones más importantes para un deportista, sea del nivel que sea, es tener una buena respiración. 

Y también hay un músculo diana, que es el encargado de realizar esta función. ¿Sabemos cuál es? ¿Sabemos cómo darle más fuerza? ¿Sabemos cómo estirarlo? ¿Por qué si ejercitamos los cuádriceps para darles más fuerza, porque no hacemos los mismo con los músculos de la respiración? No sé si lo habéis adivinado, pero el músculo del que estamos hablando es el diafragma.

En la alta competición, pequeños detalles marcan la diferencia, y si somos capaces de mejorar nuestra función respiratoria, seremos capaces de hacer que circule más oxígeno por nuestras arterias, con el consiguiente beneficio.

 
El diafragma es el músculo inspirador por excelencia

 El diafragma es el músculo inspirador por excelencia, que, junto a otros músculos accesorios, se encarga de realizar la función respiratoria. 

P. ¿Podrías contarnos un caso de éxito?

Cada día hay más deportistas que incluyen en su rutina de entrenamiento los ejercicios hipopresivos. Recientemente veíamos a Fernando Alarza y a Stephanie Rothstein Bruce que nos contaban que habían comenzado a realizar hipopresivos.

P. ¿Cuáles son los beneficios de las técnicas hipopresivas en el alto rendimiento?

Hay varios beneficios para la mejora que cualquier deportista, y más aun para el alto rendimiento. Podríamos destacar:

  • Previene hernias.
  • Mejora la postura durante el ejercicio.
  • Mejora de los patrones respiratorios.
  • Previene posibles lesiones y mejora la recuperación posesfuerzo. 
  • Incremento del hematocrito y de la concentración de glóbulos rojos en sangre. Aumenta por ello la oxigenación de los tejidos.
  • Favorece la reducción del lactato en la sangre, en los esfuerzos de larga duración.

P. ¿Podrías dar algunos consejos sobre este tipo de técnicas a todos aquellos deportistas que entrenan a diario?

 

Podríamos recomendar que primero acudan a un fisioterapeuta que les enseñe a hacer los ejercicios de manera adecuada. Luego los podrá introducir en su rutina de entrenamiento 3-4 veces por semana. Como se trabaja en apnea, seremos capaces de ir valorando día a día los segundos que aguantamos y veremos la progresión.

Paralelamente a esto comenzaremos a notar pequeños detalles de mejora en cuanto a ejercicios de resistencia, velocidad, o sensaciones de ir rápido, pero aguantar la respiración. Porque todos sabemos, que cuando hacemos un ejercicio y nuestra respiración está controlada, somos capaces de aguantar más y mejor.