Causa de la intoxicación por alimentos

30 Julio, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por el nutricionista Sául Sánchez Arias
Romper la cadena de frío es una de las causas más frecuentes de la intoxicación por alimentos, pero hay más. Conócelas con detalle a continuación.

¿Sabías que una buena parte de las enfermedades no transmisibles a nivel mundial está constituida por la intoxicación por alimentos? Aunque no lo creas, esta situación es mucho más frecuente de lo que parece. No solo puede generar problemas agudos puntuales, sino que este tipo de patologías condicionan la composición de la microbiota.

Es importante, por lo tanto, conocer cuáles son las causas de la intoxicación por alimentos para poder ponerles remedio y prevenirlas. A continuación, te vamos a presentar los factores de riesgo más frecuentes, así como una serie de soluciones al respecto.

La intoxicación por alimentos por una mala conservación

Con el objetivo de incrementar la vida útil de los alimentos, se llevan a cabo una serie de procesos de conservación. El más frecuente de todos ellos es la congelación.

Al someter a un determinado producto a muy bajas temperaturas, se desactivan las enzimas que lo componen, y también los microorganismos que puedan habitar en él. No obstante, mantener la cadena de frío resulta crucial para prevenir la multiplicación de los patógenos, tal y como afirma una investigación publicada en la revista Journal of Food Protection.

Para garantizar la salubridad del producto, es necesario que el proceso de descongelado sea adecuado. El hecho de dejar los alimentos a temperatura ambiente supone un caldo de cultivo excelente para la multiplicación de los patógenos que se encuentran en su interior. Por este motivo, se recomienda mantener los productos en el frigorífico hasta el momento de su cocinado.

El lavado de los alimentos es fundamental para prevenir la intoxicación.

Las cocciones incompletas aumentan el riesgo

Otro de los factores de riesgo a la hora de hablar de intoxicación por alimentos es la cocción incompleta. Sobre todo en el caso de la carne picada y procesada, es esencial asegurar que se alcanza un mínimo de temperatura en el interior del alimento.

De lo contrario, sobrevivirán las bacterias patógenas, que podrían colonizar el tracto intestinal. Los expertos aseguran que el cocinado incompleto es una de las principales causas de intoxicación por Clostridium botulinum.

La industria alimentaria ha encontrado una posible solución para reducir el número de infecciones derivadas del consumo de carne. Esta consiste en añadirle nitratos y nitritos al alimento, con actividad antimicrobiana. Dicha medida está respaldada por la ciencia, pero podría suponer un incremento del riesgo de desarrollar patologías a medio y a largo plazo.

Cuidado con las contaminaciones cruzadas

Con el fin de reducir el riesgo de intoxicación por alimentos, es necesario prestarle especial atención a las contaminaciones cruzadas. En este sentido, utilizar el mismo utensilio para cortar dos productos diferentes susceptibles de estar contaminados constituye una práctica peligrosa.

La mejor opción resulta siempre lavar concienzudamente los utensilios culinarios entre cada uso, o tener disponibles varios diferentes según el elemento que se pretenda manipular.

De este modo, se evitan contaminaciones que pueden terminar con un crecimiento bacteriano o con la presencia de alérgenos que causen un perjuicio a la salud de determinadas personas. Los celíacos, por ejemplo, son especialmente sensibles a este tipo de contaminaciones.

La intoxicación por alimentos genera problemas a corto y largo plazo.

Toma medidas para reducir el riesgo de intoxicación por alimentos

Como hemos visto, es necesario tener ciertas precauciones respecto a la manipulación de los alimentos. Además de mantener la cadena de frío y descongelar los productos de manera adecuada, es necesario prevenir la aparición de contaminaciones cruzadas.

El hecho de sufrir una intoxicación por alimentos va más allá de ser un problema puntual. De hecho, las bacterias patógenas que colonizan el intestino podrían alterar la salud de la microbiota intestinal, con lo que se alteran sus funciones normales y se produce un desbalance que condiciona la salud.

Debemos recordar que, en la actualidad, la flora está considerada como un órgano independiente. Causar un deterioro en su composición se vincula con la aparición de problemas asociados al metabolismo y al estrés, además de incrementar el estado de inflamación sistémica.

Por este motivo, es necesario ser muy cuidadoso a la hora de manipular los alimentos. Si detectas malos olores, desecha el producto. Si dudas de que un alimento haya sido adecuadamente conservado, no lo utilices.

En estos casos, es mejor siempre prevenir que curar. Las intoxicaciones alimentarias son incómodas a corto plazo, pero a la larga pueden derivar en problemas de salud mayores.

  • Golden MC., Wanless BJ., David JRD., Kottapalli B., et al., Effect of cultured celery juice, temperature, and product composition on the inhibition of proteolytic clostridium botulinum toxin production. J Food Prot, 2017. 80 (8): 1259-1265.
  • Majou D., Christieans S., Mechanisms of the bactericidal effects of nitrate and nitrite in cured meats. Meat Sci, 2018. 145: 273-284.