Causas y síntomas de la osteítis pubis

02 Octubre, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por el fisioterapeuta Joseph Wickman
Sentir dolor en la zona de la cadera es el principal síntoma de la osteítis pubis. El tratamiento de esta lesión poco conocida y habitual en el deporte puede tomar mucho tiempo. Conoce más al respecto.

Practicar deporte es la mejor manera de mantenerse saludable y en forma. Sin embargo, también puede dar lugar a una gran variedad de dolencias, como por ejemplo la osteítis pubis. ¿Sabes de qué se trata?

La osteítis pubis no es muy conocida para el público en general, pero se lleva diagnosticando en la práctica clínica desde hace casi 100 años. A continuación, vamos a analizarla para que sepas cuándo la puedes tener y qué hacer si se confirma el diagnóstico.

¿En qué consiste la osteítis pubis?

La osteítis pubis se da por la inflamación en la unión de dos de los tres huesos de la pelvis. Estos dos huesos se unen en la parte delantera del cuerpo en lo que se denomina sínfisis púbica, y forman así la pelvis. Por lo tanto, la osteítis púbica es la inflamación de la sínfisis púbica y los tejidos adyacentes.

Causas y síntomas

La única causa que se ha podido ligar a la osteítis pubis es el deporte. Específicamente, se desarrolla debido a un exceso de tensión o por la tensión continuada en la zona púbica. Por este motivo, y debido a los músculos que ahí se insertan, su aparición será más frecuente en deportes en los que se salta o se corre mucho.

Esta tensión constante o excesivamente intensa hará que se resienta la zona. Si permanece en el tiempo, acabará inflamándose.

El principal síntoma que produce esta patología es el dolor. En este caso, el paciente notará dolor en la zona del bajo vientre que será debido a la inflamación, que se produce en una zona de la que estiran varias estructuras.

Anatomía de la pelvis y cadera, donde se produce la osteítis pubis.

La fricción de ambos huesos ya causará dolor, pero además hay varios tendones que se insertan en la pubis y tiran de los huesos. Por último, también hay ligamentos que mantienen la pelvis en su sitio, y que tiran de estas dos estructuras óseas.

Por todo esto, este es un dolor que se puede confundir con otras patologías, y serán necesarias pruebas médicas para diagnosticar una osteítis pubis. El único otro síntoma que se ha descrito es un pequeño ruido o chasquido cuando el paciente pasa de estar sentado a estar de pie o cuando se da la vuelta en la cama.

Tratamiento de la osteítis pubis

En cuanto al tratamiento de la patología, la principal recomendación es el reposo. Se debe dejar que la zona afectada deje de sentir la tensión que motivó la aparición de la patología. Para ello, será preciso guardar reposo, o por lo menos dejar de realizar el deporte que ha causado ese impacto sobre la zona púbica.

En segundo lugar, también se puede tratar los síntomas. En este sentido, una alternativa es aplicar frío sobre la zona para controlar la inflamación, así como tomar medicación antiinflamatoria o analgésica si es necesario. Para aplicar frío, se puede simplemente envolver un paquete de guisantes congelados en un trapo fino y ponerlo sobre la zona dolorida durante 15-20 minutos.

En casos más graves, también está la posibilidad de recurrir a las infiltraciones, según detalla una publicación de Sports Medicine. No obstante, esto solo sería en casos de deportistas de élite, que necesitan competir y no pueden esperar.

Una vez que se controlen los síntomas, el siguiente paso será acudir a un fisioterapeuta. Este ayudará al paciente a estirar y relajar los músculos que se insertan en la zona del pubis para contrarrestar el acúmulo de tensión que motiva la aparición de la patología.

Asimismo, el profesional podrá aconsejar estiramientos y ejercicios para hacer en casa con el fin de mantener la patología a raya. Y esto es importante, porque hay un importante número de personas que recaen de la enfermedad.

Estiramiento de la pelvis, un posible tratamiento para la osteítis pubis.

Con calma, llegarás a una curación total

Para recuperarte de una osteítis pubis, vas a necesitar tener paciencia. Este es un proceso que puede llevar varios meses, como explica un estudio publicado en Current Sports Medicine Reports.

Durante este lapso, como hemos visto, tendrás que dejar de practicar tu deporte favorito. Sin embargo, a menos que recurras a métodos más invasivos, es un tiempo que hay que dejar pasar para una recuperación total.

Si consigues mantener esta buena conducta y seguir los consejos del fisioterapeuta una vez que remitan los síntomas, lo más probable es que te recuperes del todo. De hecho, si mantienes el ánimo y sigues realizando los estiramientos y ejercicios que te prescriba, es probable que consigas evitar recaer en el futuro. Esto es esencial, porque si debes armarte de paciencia para recuperarte una vez, ¡imagínate tener que hacerlo varias veces!

  • C. Hiti, K. Stevens, M. Jamati et al. Athletic Osteitis Pubis. Sports Medicine 41,361–376. 2011
  • R. Johnson. Osteitis pubis. Current Sports Medicine Reports. 2, 98–102. 2003
  • H. Choi, M. McCartney, T. Best. Treatment of osteitis pubis and osteomyelitis of the pubic symphysis in athletes: a systematic review. British Journal of Sports Medicine. 45:57-64. 2011