¿Cómo aliviar la lumbalgia?

25 Mayo, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por el fisioterapeuta Joseph Wickman
Curar una lumbalgia inespecífica es sencillo, pero debemos mantener buenas actitudes en el día a día para no recaer. ¿De cuáles se trata? Te lo contamos a continuación.
 

Llevamos al cuerpo a sufrir varias patologías musculoesqueléticas debido al comportamiento que adoptamos en el día a día, incluso sin saberlo. Una de las manifestaciones más frecuentes es la lumbalgia, o dolor en la zona lumbar. Esta dolencia es realmente frecuente, por lo que es importante saber cómo aliviar la lumbalgia cuando aparece.

La lumbalgia: cuáles son sus causas

Una de las principales razones por las que surge esta patología es que no le damos al cuerpo lo que necesita. Por un lado, la distribución de fuerzas de la pelvis ha evolucionado de tal forma que tendríamos que caminar varios kilometros al día para que se mantuviera en perfecto estado.

Por otro, los músculos necesitan trabajar para mantenerse en forma. En tercer lugar, muchas posturas incorrectas afectan a las vértebras y a los tejidos blandos que las rodean y protegen.

Es decir, el cuerpo se ha moldeado durante siglos para trabajar de una determinada forma, para mejorar y fortalecerse a medida que recibe estímulos. Sin embargo, el cambio que ha experimentado el estilo de vida de la gente en las últimas décadas ha alejado a los individuos de lo que hacían desde las primeras etapas de la evolución humana.

Prevención

Por lo tanto, ¿cuál es la mejor manera de prevenir el dolor lumbar? Dándole el ejercicio que necesita y evitando posturas lesivas.

 

Aunque no podamos caminar varios kilómetros todos los días, sí podemos por lo menos dar una vuelta de una media hora, y esto ya es una gran ayuda. Al hacerlo, no solo estamos trabajando la mencionada distribución de fuerzas, si no que se trabaja también toda la musculatura paravertebral.

Mujer sufre de dolor por la mala postura corporal.

En este grupo muscular hay varios que, si no reciben estímulos, van transformando sus fibras musculares en grasa. Uno de los síntomas de este cambio es el dolor lumbar.

En cuanto a la postura, simplemente tenemos que aprender a sentarnos bien, a acostarnos correctamente y a mantener posturas correctas en el trabajo. Teniendo un poco de cuidado en este aspecto, las probabilidades de limitar el daño que sufre la espalda se incrementan notablemente.

Cómo aliviar la lumbalgia

Si no hemos sido capaces de prevenir la aparición de la lumbalgia a tiempo, vamos a tener que tomar medidas para deshacernos de ella cuanto antes. De lo contrario, los problemas se cronificarán y, además de limitarnos la movilidad durante más tiempo, serán más difícil de eliminar más adelante.

 

Ante un episodio de lumbalgia aguda, lo primero que debemos hacer es reposar y aplicar frío local a la zona. También es una posibilidad utilizar medicamentos antiinflamatorios, pero es aconsejable utilizarlos lo mínimo posible, como sugiere una investigación publicada en The Lancet.

Pasadas de 24 a 48 horas, o cuando el dolor agudo permita una movilidad más normal, ya podemos pasar a la siguiente fase de la recuperación. En primer lugar, debemos realizar mucho ejercicio físico ligero, como caminar.

También es posible aplicar calor a la zona donde surgió el problema, así como acudir a un fisioterapeuta. Además de aconsejarnos ejercicios y estiramientos específicos, aplicar calor e incluso electroterapia analgésica, el profesional podrá evaluar si existe una patología más grave de base.

Si existe la sospecha de algo más serio, debemos acudir al médico para realizarnos las pruebas pertinentes. En caso contrario, podremos continuar con la rehabilitación, y lo más probable es que nos recuperemos totalmente.

Fisioterapeuta usando ultrasonido en lesión lumbar de su paciente.
 

Por otra parte, hay que evitar levantar objetos pesados durante las primeras semanas, mientras vamos recuperando la forma física. También hemos de evitar, en la medida de lo posible, rotar la espalda durante este tiempo. La flexión de columna junto a la rotación es el gesto más lesivo para la espalda, así que debemos asegurarnos de no hacerlo.

Por último, también cabe destacar la importancia de los aspectos psicológicos. Un estudio publicado por el American Journal of Epidemiology confirma que una actitud de catastrofización empeora el diagnóstico y hará que sea más difícil que el paciente se recupere. Hay que evitar el estrés, el miedo y los pensamientos que nos dicen que no vamos a poder curarnos.

Pronóstico positivo para aliviar la lumbalgia

Lo primero que debes saber si sufres de lumbalgia es que es muy probable que recuperes totalmente la movilidad y no tengas nada de dolor. Descansa en los períodos agudos y muévete en cuanto puedas, aplicando frío o calor a la zona, y podrás aliviar esta patología.

Asimismo, recuerda que también es muy importante lo que hagas después de recuperarte. No sirve de nada que cese el dolor si volvemos a sentarnos con la espalda arqueada durante ocho horas en el trabajo.

Préstale un poco más de atención a tus posturas, utiliza las escaleras en vez del ascensor. Finalmente, también puedes apuntarte a pilates, nadar o hacer cualquier tipo de ejercicio aeróbico en el que la espalda trabaje de forma natural.

 
  • D.Hoy, P.Brooks, F.Blyth et al. The Epidemiology of low back pain. Best Practice & Research Clinical Rheumatology. Volume 24, Issue 6, December 2010, Pages 769-781
  • C. Maher, M. Underwood, R. Buchbinder. Non-specific low back pain. The Lancet. Volume 389, Issue 10070, 18–24 February 2017, Pages 736-747
  • H. Picavet, J. Vlaeyen, J. Schouten. Pain Catastrophizing and Kinesiophobia: Predictors of Chronic Low Back Pain. American Journal of Epidemiology, Volume 156, Issue 11, 1 December 2002, Pages 1028–1034