¿Cómo prevenir los espasmos musculares?

11 Julio, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por el fisioterapeuta Joseph Wickman
Los espasmos cursan con dolor, limitación de movimiento y otros síntomas que limitan el día a día de quienes los sufren. ¿Es posible prevenirlos?
 

Los espasmos musculares pueden representar un problema serio a la hora de que una persona realice su vida cotidiana. La dificultad para moverse, el dolor y el cansancio están entre los principales problemas que provocan los espasmos. Por ello, es importante saber cómo prevenirlos para no perder autonomía o, por lo menos, para limitar su efecto.

Los espasmos musculares

Los espasmos musculares son trastornos que cursan con un aumento anormal del tono muscular, es decir, de la tensión que efectúa. Para llevar una vida normal, necesitamos que todos los músculos tengan la cantidad justa de tensión para realizar cualquier movimiento.

Pongamos el caso de coger un vaso de agua, para lo que necesitamos contracciones de los siguientes músculos:

  • De la musculatura del hombro, para sostener esa articulación en su sitio.
  • De la musculatura paravertebral contralateral, para hacer de contrapeso y mantener el cuerpo recto.
  • Del tríceps, para alargar el brazo y del bíceps, para después traerlo.
  • De la musculatura del antebrazo, para coger el vaso.

No obstante, no solo tienen que funcionar correctamente todos estos músculos al unísono. También tienen que relajarse los demás músculos para permitir a los primeros realizar dicho movimiento.

Si existen espasmos en cualquier grupo muscular, se rompe esta cadena y no es posible realizar el movimiento correctamente. De ahí la importancia de prevenir este problema en la medida de lo posible.

 

Síntomas

Entre los síntomas más comunes de los espasmos musculares están la rigidez y el cansancio muscular, los movimientos incontrolables de los músculos, las contracturas y el dolor. También pueden aparecer reflejos tendinosos exagerados, ya que están sometidos a una tensión anormal.

Hombre trabaja en casa y se queja de un dolor en la espalda.

Cómo prevenirlos

Existen ciertos consejos que podemos seguir en el día a día para evitar sufrir espasmos musculares. Son los siguientes:

  • Evitar situaciones de calor o frío excesivo. Los músculos son muy sensibles a la temperatura ambiente, con diferentes efectos. Pedirles que trabajen correctamente en situaciones extremas no es aconsejable.
  • Contener los niveles de estrés, ya que puede causar un desequilibrio químico en el organismo.
  • Tratar infecciones de orina lo más rápido posible. Estas infecciones pueden dar lugar a espasmos de la vejiga o de la musculatura abdominal.
  • Cuidar la postura corporal. Una postura incorrecta mantenida por largas horas hace que ciertos músculos trabajen mal y sufran como consecuencia de ello.
 
  • Descansar lo suficiente. Es decir, dormir las horas necesarias, así como evitar el ejercicio físico desmesurado.
  • Cuidar la alimentación y beber suficiente agua. Es importante mantener una dieta equilibrada para que los músculos dispongan de las sustancias que necesitan para contraerse y relajarse adecuadamente.
  • Ejercicios y estiramientos. Un fisioterapeuta podrá indicarte los ejercicios y estiramientos adecuados para la musculatura que tengas afectada. Por lo demás, también es importante mantener un estilo de vida activo, es decir, evitar el sedentarismo y hacer deporte aeróbico.

Todos estos factores pueden ayudar a prevenir los espasmos. Si no lo tratamos a tiempo, un espasmo se puede convertir en una contractura, patologías de tejidos blandos, deformidades óseas, entre otras afecciones más complicadas.

Una nota sobre la espasticidad

Aparte de en un contexto deportivo o del día a día, la espasticidad suele aparecer de manera grave en casos de daño a las células nerviosas de la médula espinal o el cerebro. Es decir, como síntoma en casos de esclerosis múltiple, parálisis cerebral, enfermedad lateral amiotrófica, etc.

En estas circunstancias, puede no ser posible prevenir la espasticidad como tal. Sin embargo, seguir los consejos mencionados anteriormente ayudará a limitar su impacto o a controlar su aparición, en la medida de lo posible.

Mujer padece de espasmos musculares en la espalda baja.
 

Para estos casos, y en otros generalmente graves, también hay varios medicamentos que ayudan a tratar los espasmos. Para las situaciones más extremas en pacientes con las enfermedades anteriores, puede llegar a ser necesaria una cirugía para que los músculos se relajen.

Incluso con todo lo anterior, un estudio publicado por Brain Injury detalla que no existe un tratamiento específico perfecto para la espasticidad.

Espasmos musculares: limitantes y problemáticos

De todo lo anterior se deduce que es imperativo limitar la aparición de espasmos musculares, en la medida de lo posible. Para ello, realiza ejercicio pero sin excederte, estira tus músculos con frecuencia, cuida tu alimentación y bebe suficiente agua. Asimismo, procura evitar situaciones de estrés.

Tanto con patologías serias de base como sin ellas, estas claves te ayudaran a minimizar o, directamente, prevenir las molestias que causan los espasmos musculares. ¡Tu cuerpo te lo agradecerá!

 
  • A. Thibaut, C. Chatelle, E. Ziegler, et al. Spasticity after stroke: Physiology, assessment and treatment. Brain Injury. Volume 27, Issue 10 (2013)
  • A. Kheder A, K. Nair. Spasticity: pathophysiology, evaluation and management. Practical Neurology;12:289-298 (2012)
  • V. Stevenson. Rehabilitation in practice: Spasticity management. Clinical Rehabilitation, 24(4), 293–304 (2010)