6 ejercicios para el bruxismo

18 Noviembre, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por el fisioterapeuta Joseph Wickman
Pocas cosas resultan más incómodas que rechinar los dientes por las noches. Estos seis ejercicios muy sencillos nos ayudarán a relajar la tensión que conduce a sufrir bruxismo.

El bruxismo es una patología relacionada con la articulación temporomandibular de la mandíbula. Este problema hace que haya demasiada tensión y se suele manifestar con el paciente rechinando los dientes por la noche. Por lo tanto, los ejercicios para el bruxismo van a consistir en trabajar esta zona.

Más específicamente, el bruxismo está relacionado con altos niveles de estrés. Así, los ejercicios irán direccionados a destensar, relajar y estirar la mandíbula y sus estructuras adyacentes. Veamos algunos de ellos.

Técnicas de relajación generales

Para empezar, podemos echar mano de cualquier técnica que exista para aliviar tensiones de manera global. Hablamos de meditación, en la que se deben cerrar los ojos y «vaciar la mente», o ejercicios respiratorios relajantes, como coger aire durante cuatro segundos, aguantarlo siete segundos y exhalar durante ocho segundos más.

También se puede optar por pasar 15 minutos sentado cómodo en el sofá con los ojos cerrados, tratando de percibir únicamente los estímulos del entorno. En los tres casos, el objetivo es que el cerebro deje de pensar o darle vueltas a algo preocupante para centrarse en la respiración y en otros elementos.

Masaje local para el bruxismo

Este ya es una de los ejercicios para el bruxismo propiamente dicho. El objetivo es proporcionar un masaje relajante a los músculos que, debido al estrés, están engarrotados y llevan al individuo a apretar la mandíbula por la noche, lo que produce un daño los dientes de acuerdo con la literatura científica sobre el tema.

Por lo tanto, se debe buscar masajear los músculos de la mandíbula y de la masticación. Empezaremos con movimientos desde la mejilla hacia las sienes, y después trazaremos líneas rectas desde la mejilla hacia la nariz, los labios y la barbilla.

Mujer recibe un masaje en la cara para la relajación de los músculos.

A continuación, debemos ir desde debajo de la nariz hacia el ángulo inferior de la mandíbula. También podemos trazar una especie de ‘U’ desde la barbilla hacia la base de la oreja.

Todos estos movimientos se realizarán entre 5 y 10 veces cada uno. Deben ser ejecutados lentamente y con cierta presión, es decir, debemos notar que estamos llegando a los músculos faciales.

Ejercicio específico de relajación de la mandíbula

Un ejercicio que viene muy bien para relajar las tensiones en esta zona es el siguiente: apretar los dientes con fuerza durante 10 segundos aproximadamente y después relajar la tensión mientras movemos la mandíbula de lado a lado. Realizar este ejercicio varias veces nos hará sentir cierta relajación inmediatamente.

Ejercicios generales de relajación de la mandíbula

Aparte del anterior, hay una serie de movimientos que se usan en logopedia para relajar gran parte de la musculatura afectada. Estos también se pueden usar como ejercicios para el bruxismo.

Hablamos de abrir la boca al máximo y cerrarla; abrir un poco la boca y mover la mandíbula de un lado a otro; trazar círculos; o abrir, sacar la lengua al máximo y volver a meterla. Todos se deben realizar con calma y de manera suave.

Tirar de las orejas

Esta técnica, propia de la osteopatía craneal, se usa con mucha frecuencia para descomprimir el hueso temporal del cráneo. Este hueso es uno de los que forman la articulación temporomandibular, y por lo tanto, está directamente relacionado con la patología que nos ocupa.

Para realizarlo, nos debemos tumbar boca arriba y coger ambos lóbulos de las orejas entre los dedos pulgar e índice de las manos. Realizando cierta presión, tiraremos de los lóbulos suavemente hacia los pies.

Cuando notemos una resistencia física, debemos aguantar la posición y, pasados unos segundos, comprobar si todavía sigue existiendo. Si continúa habiendo resistencia, vuelve a la posición original, y si no, puedes tirar un poco más.

Estiramientos de musculatura accesoria

Como parte de los ejercicios para el bruxismo, también podemos incluir estiramientos de otros músculos. Hablamos específicamente de los músculos del cuello. Estos tres estiramientos ayudan a relajar toda la musculatura cervical, que también suele sufrir en casos de bruxismo.

Los estiramientos de cuello son uno de los ejercicios para el bruxismo.

Primero podemos mirar hacia un lado y hacia el otro todo lo que podamos. Después mirar hacia el techo y hacia los pies, y por último, inclinar la cabeza a un lado y al otro, apoyándola en los hombros.

Ejercicios para el bruxismo en casa

Como has visto, todos los ejercicios que ayudan a mejorar esta patología se pueden realizar cómodamente desde casa. No necesitamos ningún material accesorio ni conocimientos exhaustivos de anatomía o fisiología.

Por lo tanto, si sufres de bruxismo, prueba realizando todos los ejercicios que hemos explicado todos los días, y verás cómo va mejorando poco a poco. Si las molestias persisten, no dudes consultar con un especialista.

  • E. González, M. Emilce y P. Midobuche, et al. Bruxismo y Desgaste Dental. Revista ADM. Vol. 72 Issue 2, p92-98 (2015)
  • Y. Morales, F. Neri y J. Castellanos. Fisiopatología del bruxismo nocturno. Factores endógenos y exógenos. Revista ADM. Vol. 72 Issue 2, p78-84 (2015)
  • L. Godoy, A. Palacio y M. Naranjo. Acción e influencia del bruxismo sobre el sistema masticatorio: Revisión de literatura. CES Odontología. Vol. 21, Issue 1 (2008)