¿La práctica de deporte puede ser perjudicial?

Oriana Noguera·
18 Marzo, 2019
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el fisioterapeuta Abel Verdejo al
01 Enero, 1970
Como tantas otras actividades, el deporte exige responsabilidad de parte del individuo para cuidar su propia salud. De lo contrario, hasta puede tener efectos negativos para la salud.
 

El deporte es una excelente manera de pasar el tiempo, puesto que es una puerta hacia el bienestar físico y mental. Sin embargo, la realización excesiva o la práctica incorrecta de deporte puede ser perjudicial. ¡Sigue leyendo para conocer más sobre estos riesgos!

La actividad física es necesaria para la salud del cuerpo humano. Una vida sedentaria puede traer muchas consecuencias, como obesidad, hipertensión, diabetes y otras enfermedades peligrosas. Por lo tanto, el deporte se vuelve un gran aliado para mantener en buen estado el organismo.

¿De verdad el deporte puede ser perjudicial?

Los alimentos, el trabajo, los pasatiempos… todo en la vida tiene ventajas y desventajas, y el deporte no es la excepción. Hacer ejercicio resulta tan bueno que muy poco se habla de su parte negativa; sin embargo, que no se nombre con frecuencia no quiere decir que no exista.

El deporte no resulta malo a primera instancia, sino que hay numerosos factores que influyen de manera perjudicial a lo largo del tiempo y hacen del ejercicio una actividad nociva para el organismo.

Es realmente importante conocer estos factores para evitar que el deporte se torne una actividad desfavorable para el cuerpo. Por ello, enumeramos a continuación las situaciones o elementos que debes prevenir:

1. Mala ejecución

En ocasiones, las personas se quejan de no ver resultados, sufrir de agujetas, calambres o lesiones constantemente durante su práctica deportiva. Esto puede atribuirse a la mala ejecución de los ejercicios.

 

Todos los deportes tienen una estructura, un orden y patrón. Por lo tanto, se deben cumplir todos los lineamientos con el fin de prevenir cualquier tipo de lesión o traumatismo que pueda causar daño.

Los detalles más simples en ejercicios como una sentadilla o una flexión son claves para no sufrir ningún tipo de percance. Entonces, en todo momento debes asegurarte de aprender, recordar y realizar los ejercicios correctamente.

Entrenamientos para reafirmar brazo.

2. Omitir pasos necesarios

Saltar pasos como el calentamiento, la hidratación, la alimentación y el descanso, entre otros, influye significativamente en cómo el cuerpo canaliza el deporte. Es decir, si pasas por alto elementos que son necesarios, entonces es muy probable que termines perjudicándote en lugar de beneficiándote.

No hacer un calentamiento antes del ejercicio puede causar lesiones, no tener una buena dieta debilita los músculos, la mala hidratación produce calambres y hasta descompensación. Por estos motivos, no es concebible que omitas cuestiones que comprometen tu salud física.

 

3. Desgaste

El deporte fortalece los músculos, los ligamentos, las articulaciones y los huesos. No obstante, al pasar el tiempo y con su práctica constante, puede deteriorar las partes del cuerpo que más utiliza. Por ejemplo, el caso de los ciclistas, quienes tienden a sufrir daños en las pantorrillas, o los corredores en las rodillas.

Incluso los deportistas pueden llegar a padecer lesiones simplemente por desgaste. Es algo que, en determinados casos no se puede evitar, puesto que es una lesión que surge a raíz del uso constante del músculo o articulación.

4. Práctica excesiva

El deporte ayuda a liberar endorfinas; por lo tanto, elimina el estrés y te hace sentir feliz, además de poner tu cuerpo en forma. No obstante, algunas personas se sumergen tanto en el mundo deportivo que terminan por abusar de este.

Hacer deporte más de lo que se debe es negativo para el bienestar físico y mental; todo tiene un límite y se debe respetar esa limitación para evitar daños. La actividad física en exceso puede causar lesiones, desgaste muscular y mental, cansancio, problemas cardíacos y respiratorios, entre otros.

5. Vigorexia

La vigorexia es una condición patológica anclada al ejercicio y la apariencia. Se trata de un trastorno dismórfico corporal en el que la persona se obsesiona con tener un cuerpo musculoso y marcado; entonces, se somete a entrenamientos con una frecuencia por encima de lo normal.

 
La vigorexia consiste en una obsesión por tener un cuerpo musculoso y marcado.

Practicar deporte constantemente no es algo malo, pero cuando se convierte en una obsesión, pasa a ser un problema psicológico que también puede traer inconvenientes a nivel físico. Por ello, se le debe dar más importancia al deporte con el propósito de estar sano y no como un medio para tener un cuerpo que siga los cánones de belleza impuestos por la sociedad.

Todo está en tu poder; tú tienes el control de lo que haces. Por consiguiente, está bajo tu responsabilidad el no hacer del deporte una actividad perjudicial. Tu cuerpo es muy valioso, así que has todo con mesura y de la mejor manera posible.