Pubalgia: causas, síntomas y tratamiento

04 Agosto, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por él médico Leonardo Biolatto
La pubalgia no es una sola entidad, sino un conjunto de situaciones patológicas que tienen en común el dolor en la región del pubis. Te contamos por qué se origina, cuáles son sus síntomas y cómo se la puede tratar.
 

Hablar de pubalgia es difícil porque el término no responde a una única acepción. Para algunos es solo el dolor en el pubis, pero otros especialistas consideran que hay formas puntuales del trastorno, como la del deporte, por ejemplo.

En definitiva, podríamos decir que estamos ante un síndrome que encierra diversas dolencias, todas referidas al pubis, o sea, la zona articular donde los huesos de la pelvis anterior entran en contacto. Hacia arriba, los límites son los músculos rectos del abdomen y hacia abajo, los aductores del muslo.

Causas de la pubalgia

La pubalgia se ha ganado fama en el deporte porque su nombre se ha repetido hasta el hartazgo en las noticias. En general son los futbolistas quienes la padecen, como consecuencia de un entrenamiento forzado o un esfuerzo mayor en un partido.

De todas maneras, más allá de las causas directas que veremos a continuación, hay que considerar que ciertas personas son más propensas a padecerla, ya sea por su constitución anatómica, por patologías asociadas y previas o por una mala técnica al entrenar. Estos serían los factores de riesgo de la pubalgia, entre los que también se encuentra el calzado inadecuado.

Ahora bien, entre las causas directas, las siguientes son las más importantes:

  • Traumatismos repetitivos: estas son pequeñas lesiones que se acumulan en la articulación pubiana con el paso del tiempo por realizar siempre los mismos movimientos con la misma fuerza.
  • Esguinces de los aductores: los músculos del muslo se lesionan con relativa frecuencia en el deporte de miembros inferiores, lo que puede cronificarse y transformarse en pubalgia.
 
  • Sobreutilización: esto incluye entrenamientos que van más allá de los límites y partidos jugados con una lesión o prolongados por un tiempo mayor a causa de no poder o no querer realizar recambios. La zona del pubis se exige por encima de sus límites naturales y se lesiona.
Futbolista siendo atendido por una pubalgia.

Síntomas y signos

El síntoma por excelencia de la pubalgia es el dolor. Justamente, la palabra significa ‘dolor en el pubis’. Como ya mencionamos, esto no se limita a la zona de la articulación pelviana anterior, sino que abarca desde el abdomen bajo hasta los muslos.

El dolor puede aparecer de inmediato a la inflamación de la región o diferido, con algunos días sin molestia. No siempre es puntual y se irradia hacia arriba o hacia abajo. Una característica es que obliga a detener la práctica deportiva una vez iniciada.

Cuando un médico revisa a un atleta con pubalgia, el dolor se intensifica al presionar la lesión. Si están distendidos los músculos del muslo, entonces dolerán más al movilizar el miembro inferior. Si hay molestias primero en el abdomen, el cambio de posición entre sentado y parado agudizará la experiencia sensitiva.

 

No existen métodos complementarios que hagan el diagnóstico sin error. Como detalla una publicación de la Revista Argentina de Radiología, se tiende a solicitar una batería de imágenes para descartar otras lesiones, aunque casi siempre se obtienen resultados normales, sin particularidades.

La resonancia magnética nuclear del pubis puede ser indicativa de una inflamación si esta se presenta en la articulación en sí. De otro modo, también será negativa.

La pubalgía puede diagnosticarse con ecografías.

Tratamientos para la pubalgia

Una vez diagnosticada por la clínica médica, se procederá a elaborar un plan de abordaje para la pubalgia. Las opciones con las que se cuentan son cuatro: los medicamentos, la fisioterapia, la infiltración y la cirugía. Veamos en detenimiento cada una de ellas:

  • Antiinflamatorios: si el dolor es leve, se puede combinar reposo con medicación analgésica básica. Los antiinflamatorios no esteroideos son buenas opciones, ya que cuentan con un gran perfil de seguridad y se pueden prolongar más que los corticoides en jornadas de uso.
  • Fisioterapia: las opciones técnicas para la kinesiología de la pubalgia son muy variadas. Entre el médico tratante y el fisioterapeuta deben decidir la mejor opción para el paciente, adaptando las sesiones a las necesidades deportivas, ya que no es lo mismo regresar a una disciplina que a otra.
 
  • Infiltración: consiste en la aplicación de un medicamento especial directamente dentro de la articulación o el tejido afectado. Casi siempre es un antiinflamatorio que se coloca in situ para aliviar el dolor. Para la pubalgia, se realizan también inyecciones de factor de crecimiento transformante beta, el cual activaría y aceleraría los procesos de cicatrización. Esta es una opción cada vez más empleada en la actualidad.
  • Cirugía: esta es una opción muy particular para cada lesión. Una hernia se trata de una forma con laparoscopía, mientras que los ligamentos se reparan si están dañados o se secciona una parte de los nervios que transmiten la sensación dolorosa.

Conocer la pubalgia para abordarla

Cada vez se sabe más sobre la pubalgia. La medicina del deporte ha avanzado en su identificación y en la forma de catalogarla, por lo que más lesiones reciben un nombre propio y se les busca una terapéutica adecuada que las trate más específicamente.

Si eres deportista con dolor en el pubis, consulta cuanto antes. La premura en controlar la molestia ahorra tiempo fuera del entrenamiento y permite elaborar una estrategia que identifique rápido la lesión de fondo, de manera que se reduzcan las consecuencias.

 
  • Zubiri, Juan E., Antonio Bellora, and Osvaldo Santilli. Pubalgia del deportista y hernia de la región inguinocrural: rol de la ecografía. Revista argentina de radiología 74.2 (2010): 171-178. https://www.researchgate.net/publication/262652154_Pubalgia_del_deportista_y_hernia_de_la_region_inguinocrural_rol_de_la_ecografia
  • Santilli, Osvaldo, et al. Videolaparoscopía para la pubalgia del deportista. Artrosc.(B. Aires) 15.1 (2008): 73-76. https://pesquisa.bvsalud.org/portal/resource/pt/lil-506242
  • Di Benedetto, Daiana. Rehabilitación deportiva de pubalgia post PRP. (2016). http://redi.ufasta.edu.ar:8080/xmlui/handle/123456789/1282
  • Maya, Juan David Martínez. 15. Hernia del Deportista o Pubalgia. Guía Clínica SoHAH| manual multidisciplinar para el manejo del dolor inguinal crónico (2019): 145.
  • Gálvez-Gastélum, Francisco Javier, Ana Soledad Sandoval-Rodríguez, and Juan Armendáriz-Borunda. El factor de crecimiento transformante beta como blanco terapéutico. salud pública de méxico 46 (2004): 341-350. http://www.scielo.org.mx/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0036-36342004000400009