Rotura del tendón de Aquiles: causas y tratamiento

23 Enero, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por el fisioterapeuta Joseph Wickman
La rotura del tendón de Aquiles es una de las lesiones más temidas por los deportistas, ya que conlleva una baja de entre cuatro y seis meses.
 

La rotura del tendón de Aquiles es una lesión grave, que va a impedir que podamos incluso caminar con normalidad. Se trata de una afección que requiere un tratamiento de larga duración y, si somos deportistas, vamos a tener que cesar nuestra actividad deportiva durante un buen tiempo.

El tendón

El tendón de Aquiles es tan importante porque conecta los músculos de la pantorrilla con el talón. Es decir, siempre que levantamos el talón del suelo, es gracias a este tendón.

Es una ancha banda fibrosa, y por lo tanto, es muy resistente. Sin embargo, como cualquier otra estructura, también se puede romper en ciertos casos.

Causas de la rotura del tendón de Aquiles

Lo que va a causar una rotura de este tendón es un aumento de las fuerzas ejercidas sobre él. El tendón es incapaz de aguantar estas fuerzas, a las que no está acostumbrado, y cede.

Por lo tanto, la rotura del tendón de Aquiles está generalmente asociada a la práctica deportiva:

  • Un aumento súbito de la exigencia o frecuencia de práctica, especialmente en deportes que implican saltar reiteradamente.
  • La práctica continuada de un deporte con gestos lesivos sin estar debidamente preparados.
  • Una mala caída o pisar un hoyo inesperadamente.
  • También existen casos en los que, por algún accidente, se haya seccionado el tendón; esto puede darse, por ejemplo, al manipular herramientas de corte.
 

Si sufrimos una rotura, escucharemos un chasquido en la zona justo por encima del talón y habremos notado como si nos dieran un golpe, aunque no haya sido el caso. También notaremos un dolor agudo y nos será difícil reanudar la marcha.

Hombre con dolor en el tendón de Aquiles.

Prevención

Teniendo en cuenta las causas, procedemos a enumerar las siguientes claves para prevenir una rotura:

  • Estar preparado: es importante entrenar debidamente la musculatura de nuestros miembros inferiores. En este caso, debemos fortalecer los músculos de la pantorrilla (gemelos y sóleo), los cuales irán dándole mayor fuerza al tendón y preparándolo para esfuerzos mayores en el futuro.
  • Ejercicios variados: además de fortalecer los músculos, es importante estirarlos a menudo. También es vital variar nuestras rutinas de ejercicio: a cuantas más situaciones haya estado expuesto el tendón de manera controlada, menos riesgo de rotura tendremos ante gestos inesperados.
  • Bajar de peso: la obesidad o el sobrepeso son factores de riesgo para una rotura del tendón de Aquiles, ya que incrementan la presión que debe soportar. Así, si podemos disminuir esa presión, también disminuirá la probabilidad de sufrir una rotura.
 

Tratamiento de la rotura del tendón de Aquiles

En el caso de que hayamos sufrido una rotura total, vamos a requerir cirugía. Habrá que atar ambos extremos de nuevo y comenzar el proceso de recuperación.

Por otro lado, si se trata de una rotura parcial, puede necesitar cirugía, o puede ser suficiente con un tratamiento conservador; las pruebas médicas determinarán el alcance de la lesión y el mejor camino terapéutico que se deberá seguir.

Si seguimos el tratamiento conservador, primero se nos inmovilizará el pie con una bota de yeso o una férula durante unas seis semanas. En este tiempo, el tendón volverá a crecer y, dependiendo del alcance de la lesión, podremos empezar a movilizar el pie antes o después a lo largo de estas seis semanas. Transcurrido este tiempo, empezaremos el trabajo de recuperación con fisioterapia.

En el caso de la cirugía, los resultados pueden ser mejores a largo plazo, ya que disminuye la probabilidad de sufrir otra rotura. También nos ayudará a tener mayor fuerza de impulso una vez recuperados. Tras la operación, también tendremos que llevar la bota o férula, y a continuación empezar con la fisioterapia.

Fisioterapia tras la rotura del tendón de Aquiles.
 

Fisioterapia tras la rotura del tendón de Aquiles

En cuanto a qué haremos durante las sesiones de fisioterapia, tendremos que trabajar el fortalecimiento y estiramiento muscular, así como reeducar la marcha mientras nos ayudamos de otras técnicas para aliviar el dolor y promover la sanación de la zona.

La recuperación total llevará entre cuatro y seis meses, así que deberemos armarnos de paciencia y seguir estrictamente las indicaciones del profesional. Además de saber cuánto tiempo podemos estar haciendo ciertos ejercicios, otra parte importante es preguntar siempre antes de incrementar la presión sobre la zona.

Tendremos que confirmar con el especialista cuándo podemos andar normalmente o cuándo podemos empezar a correr, saltar o realizar cualquier deporte o actividad. Es vital seguir las pautas temporales que nos marque el profesional, para así evitar recaídas.

 
  • Sanz Pozo B, Moreno García A, Rubio Toledano L. Rotura del tendón de Aquiles: a propósito de un esguince de mala evolución. Medifam. 2001  Jul; 11( 7 ): 55-60.
  • Delgado B, Cristiani D, Aspe M. Ruptura del tendón de Aquiles: Incidencia y experiencia en su manejo. Acta Ortop Mex 2003; 17 (5).
  • Arzac Ulla, I, De Silvestri A, Fiorentini, G. Roturas agudas del tendón de Aquiles tratadas con técnica minimamente invasiva de Dresden. [Acute Achilles tendon ruptures treated with minimally invasive Dresden technique.]. Revista De La Asociación Argentina De Ortopedia Y Traumatología, 2017; 82(1), 48-53.