10 consejos para superar tu miedo a ejercitarte

Francisco María García·
03 Julio, 2019
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el psicólogo Francisco Roballo al
01 Julio, 2019
En muchas ocasiones las preocupaciones se desvanecen cuando las ideas se convierten en acciones. Para sobreponerse al miedo a ejercitarte, basta con seguir ciertas recomendaciones con el fin de eliminar las barreras mentales en torno las actividades deportivas.

Para llevar una vida sana física y mentalmente, es indispensable hacer actividad física. Superar el miedo a ejercitarte debe ser una meta de cada día. Estos consejos te ayudarán a priorizar los beneficios del entrenamiento frente a los temores que, la mayoría de las veces, son infundados.

Supera tu miedo a ejercitarte con estas recomendaciones

En el momento en el que comprendemos que el ejercicio físico es un excelente aliado del bienestar, vamos eliminando esas barreras. La práctica deportiva mejora el estado de ánimo y eleva la autoestima. En simultáneo, es uno de los mejores tratamientos para distintos tipos de dolencias. Todas estas son razones de peso para superar tu miedo a ejercitarte.

1. El control del tiempo

La primera recomendación es desafiar el tiempo y ponerlo a tu favor. Haz un buen plan diario de ejercicios que se extienda a un máximo de 60 minutos. Esta organización te hará sentir que inviertes bien tu tiempo, sin desperdiciarlo. Además, las endorfinas que genera el ejercicio alejarán la depresión y elevarán tu autoestima.

2. Metas reales

Es bueno establecer metas reales a corto, mediano y largo plazo. Está claro que deseamos eliminar esos incómodos kilos de más, pero hay que ser realistas, nada sucederá de la noche a la mañana.

Por lo tanto, es recomendable establecer períodos para cada aspiración y así evitar las decepciones; con esto, se lograrán mejores resultados y te mantendrás motivado.

3. Sentirse joven, otra consecuencia de vencer el miedo a ejercitarte 

Debemos ayudar a nuestro cuerpo a verse y sentirse joven. Quizá para muchas personas no es tan importante verse bien como sentirse activo.

Sin embargo, si logras ambos y puedes alejar las enfermedades que causa el sedentarismo al mismo tiempo, las ventajas serán considerables. La obesidad o la diabetes tipo 2 son patologías que se alejan con el entrenamiento.

Sentirse joven es uno de los principales motivos para abandonar el miedo a ejercitarte.

4. Tener entrenador es una ventaja

Un sabio consejo es el de buscar un buen instructor personal. El entrenador profesional te ayudará a planificar, controlar y supervisar los ejercicios personalizados. En simultáneo, motiva a cambiar ciertos hábitos perjudiciales para tu salud e imagen.

5. Entrenamiento divertido para dejar atrás el miedo a ejercitarte

La práctica de ejercicios puede ser algo divertido. A menudo las personas suelen abandonar las rutinas de ejercicio porque se aburren. Por fortuna, hay infinidad de ejercicios y actividades físicas que te garantizarán variedad. Las herramientas como las bicicletas, la tabla de snowboard, las pesas o las cuerdas están siempre al alcance de la mano.

6. Al gimnasio

Inscríbete en un gimnasio si te aburre hacer ejercicios en casa, bajar y subir escaleras o estar rodeado de distracciones. El cansancio inicial será solo una sensación que desaparecerá con los días. Además, es motivador compartir con otras personas que tienen objetivos similares.

7. Cuidar el corazón

El bienestar del corazón es otra ventaja de hacer ejercicios. Las enfermedades cardiovasculares ocupan el primer lugar de muertes en el mundo.

Ante esto, un buen plan de ejercicios protege este importante órgano, a la vez que reduce los riesgos de infarto. Una rutina basada en trabajos aeróbicos como caminar, saltar o nadar nos aportará incuantificables beneficios.

8. Alimentación sana

Hay que comer bien y de manera saludable. La masa ósea y la muscular se debilitan con el paso de los años; así, aparecen daños como la osteoporosis o la flacidez y pérdida de nutrientes producto de una alimentación desbalanceada.

Una buena alimentación es esencial para cualquier objetivo deportivo que nos planteemos.

Como un buen hábito, debemos acostumbrar nuestro cuerpo a alimentos ricos en fibra. Estos, acompañados con ejercicios de resistencia o pesas, aumentan la masa muscular y previenen las afecciones de los huesos.

9. Ejercicios y rutina diaria

Lo mejor es que vayas incorporando diferentes ejercicios a tu rutina diaria. Por ejemplo, la práctica deportiva puede ser una actividad en la que se involucre el grupo familiar.

También los ejercicios pueden ser parte de la rutina. Desde levantarse de la cama, cocinar o cumplir con los quehaceres del hogar, todo puede ir acompañado de entrenamiento. Serán actividades para compartir y comunicarse con todos en casa.

10. El sedentarismo, motivo suficiente para superar el miedo a ejercitarte

Es importante apartar de nuestra vida todo lo que contribuya con el sedentarismo. Hay personas que se olvidan de mover el cuerpo; el teléfono y las nuevas tecnologías ayudan a resolver muchas cosas desde la comodidad de una silla.

Hay que recordar que el encierro se vuelve sedentario y muy perjudicial para la salud. Algunos incluso se abstienen hasta de bailar y de compartir con amigos para no salir de casa, a causa de la ansiedad y el estrés.

En síntesis, estos consejos para superar tu miedo a ejercitarte te ayudarán a ser una persona más sana y feliz. Agilidad, seguridad, dinamismo y salud serán algunos de los beneficios del entrenamiento. ¡No dudes en ponerlos en práctica!

  • Gobierno vasco. 2002. Ansiedad, cómo controlarla. Extraído de: https://www.osakidetza.euskadi.eus/contenidos/informacion/salud_mental/es_4050/adjuntos/ansiedadComoControlarla_c.pdf
  • Revista de Psicología del Deporte. 2004. Motivación y ejercicio físico. Extraído de: https://core.ac.uk/download/pdf/13296214.pdf