Beneficios del deporte para la mente

Virginia Duque·
23 Marzo, 2019
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el fisioterapeuta Abel Verdejo al
01 Enero, 1970
Desde hace tiempo sabemos que el deporte tiene un impacto positivo en nuestra mente además de en nuestro físico, cumplir objetivos, relajarnos y desconectar de la rutina del día y sus problemas dan un importante descanso a nuestro cerebro
 

Se ha hablado mucho sobre los buenos resultados que el deporte ofrece en nuestro cuerpo, pero, ¿existen beneficios del deporte para la mente? Definitivamente sí, y hoy te desvelamos cuáles son.

Los beneficios del deporte para la mente

Estos beneficios del deporte para la mente están comprobados por expertos científicos y profesionales de a salud y la psicología. Se entiende que las personas que se apuntan al gimnasio o que comienzan a hacer deporte, lo hacen con el fin de mejorar su salud vascular y su cuerpo, tanto por dentro como por fuera.

Sin embargo, ha quedado patente que los beneficios del deporte se extienden aún más allá, a la mente. Estos son algunos:

Libera endorfinas

El ejercicio intenso favorece la liberación de endorfinas, una sustancia química natura que produce nuestro organismo y que nos crea sensación de bienestar y felicidad. Sí, practicar deportes nos has más felices.

Esto a su vez, ayuda a evitar la depresión, la ansiedad y muchos otros malestares psicológicos que pueden hacernos la vida más difícil.

Reduce el estrés

El ritmo de vida que llevamos es muy diferente del que llevaron nuestras madres y abuelas. Los problemas económicos, la frustración laboral y otros inconvenientes nos hacen estar en una situación de estrés permanente.

Yoga para reducir el estrés.
 

Hacer deporte sirve para evitarlo, sí, como lo oyes. El deporte incremente la producción de norepirefina, un químico que permite al cerebro tener mejores reacciones ante el estrés o situaciones límite.

Lo cierto es que hacer deporte cuesta, pero cuando lo haces, ¿qué sensación tienes al llegar a casa? Pues ya lo hemos dicho todo.

Mejora la autoestima

El ejercicio tiene beneficios en nuestro cuerpo, mejora nuestro físico, la ropa nos sienta mejor y nuestra piel se reafirma. Esto permite que en general, nos sintamos mejor con nosotros mismos y que nos queramos más, elevando así nuestra autoestima.

Mejorará nuestras relaciones

Dicen que cuando uno se quiere, los demás te quieren más fácilmente. Al elevar tu autoestima, te querrás más, y para los demás también será más fácil hacerlo, así que no solo harás nuevos amigos, sino que mejorarás la relación con los que ya tienes. También es posible que conozcas gente en el gimnasio o al apuntarte a deportes al aire libre.

Calma la ansiedad

Cualquier ejercicio puede hacer que la mente se distraiga y se relaje liberando así al cerebro y el cuerpo de la ansiedad. Cuando hacemos deporte, se liberan unos neurotransmisores que ayudan a reducir los síntomas que la ansiedad produce.

Ayuda a evitar enfermedades degenerativas

Al hacer ejercicio entre los 35 y 45 años, se aumenta la producción de sustancias químicas del cerebro que evitan la degeneración y oxidación de las neuronas del hipocampo cerebral.

 
Correr después de los 40.

Esto permite que el desarrollo cognitivo siga patente y la vejez sea más llevadera. Además, al mejorar nuestra salud vascular también se evitan enfermedades cardiacas.

Bueno para la memoria

El incremento de las células en el hipocampo también permite que tengas más facilidad para aprender y recordar cosas nuevas. Se han hecho estudios en los que se ha demostrado la relación que existe entre el desarrollo cerebral de los niños con su condición física.

Esto se ha llevado hasta los mayores en los que el ejercicio y el deporte también trae buenos resultados para su memoria.

Serás más productivo

El ejercicio te mantiene activo, y aunque los primeros días y hasta que te acostumbres te costará un poco, verás que en poco tiempo te sentirás más activo y enérgico y serás más productivo en tus tareas y tu trabajo.

De hecho, practicar deporte en las horas que muchos permanece sedentarios, como temprano por la mañana o después de comer, nos dará una dosis de energía extra y nos permitirá estar más activos durante el día.

 

Ya ves que el ejercicio debería ser una parte esencial de nuestra vida, pues nos aporta beneficios al cuerpo por dentro y por fuera y también a nuestra mente, mejorando nuestra salud emocional y nuestro estado de ánimo. ¿Qué más podemos pedir? ¡A entrenar se ha dicho!