Claves para que los jóvenes logren concentrarse en el deporte

17 Junio, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la psicóloga deportiva Gloria Redondo Rincon
La capacidad de concentración de los deportistas más jóvenes es diferente a la de los adultos. Hay que saber cómo trabajar esta variable para conseguir un mayor aprovechamiento de los entrenamientos.
 

Un asunto de vital importancia en el deporte es cómo conseguir que los jóvenes logren concentrarse. Las capacidades cognitivas de los más pequeños son diferentes a las de los adultos, y necesitan un entrenamiento mental adaptado a sus características.

El córtex prefrontal, la parte del cerebro que controla las funciones cognitivas superiores, no termina de madurar hasta los 25 años.Por esta razón, se deben tener en cuenta las limitaciones en la concentración de los deportistas más jóvenes con el objetivo de sacar el máximo partido a los entrenamientos.

Aunque los jóvenes cuentan con menos recursos atencionales, esto no significa que no se pueda hacer algo al respecto. Este grupo de edad se adapta mejor a los cambios y la capacidad de aprendizaje es mucho mayor. Por ello, en este artículo te contamos unas sencillas claves para que los jóvenes logren concentrarse en el deporte.

Elimina cualquier posible distracción

Los jóvenes, al igual que los adultos, se distraen por los estímulos ambientales que los rodean. Sin embargo, a diferencia de los más grandes, les cuesta más volver a dirigir la atención a lo que es realmente importante.

Para evitar distracciones, lo mejor es reducir la estimulación ambiental de manera que solo tengan que prestar atención a pocas cosas. Por ejemplo, en el caso de un entrenamiento de fútbol, lo ideal sería que el entrenador explique el ejercicio y después dé los balones para practicar.

 

Por el contrario, si los futbolistas tienen los balones mientras se explica el ejercicio, es muy probable que se distraigan con ellos y no presten atención al entrenador.

Entrenador aplicando estrategias para que los jóvenes logren concentrarse.

Explica los ejercicios paso a paso y realiza demostraciones

La capacidad de retener instrucciones en los más pequeños es más limitada que en los adultos. De la misma manera, los deportistas más jóvenes aprenden más rápido por demostraciones visuales que por instrucciones verbales.

Respecto a esto, hay que tener muy claro que, en el momento que el deportista se pierda en las explicaciones, su atención se dispersará. Para prevenir que esto suceda, es mejor descomponer el ejercicio en la secuencia de pasos más elementales y enseñarlos visualmente uno por uno.

Con esto se conseguirá no solo que los deportistas entiendan los pasos, si no que sean conscientes de las transiciones y cómo se unen para formar una secuencia organizada.

Potencia la motivación en los entrenamientos

Motivación y concentración están muy relacionadas. Es muy difícil que un deportista poco motivado realice un esfuerzo para mantener la concentración.

 

Para aumentar la motivación de los deportistas más jóvenes, un truco que funciona muy bien es aplicar el principio de Premack. Este se basa en hacer una actividad que guste como refuerzo después de haber realizado un esfuerzo durante el entrenamiento.

Llevado a la práctica, en los entrenamientos colectivos sería realizar un juego grupal que guste al equipo en los últimos minutos de la sesión, después de haber realizado el esfuerzo mental.

Establece rutinas y hábitos

Los jóvenes son muy sensibles cuando se establecen rutinas y hábitos en los entrenamientos. Se acostumbran rápido a ellos y funcionan muy bien para evitar pérdidas de tiempo y distracciones.

Chico haciendo entrenamiento de fuerza para jóvenes.

Las rutinas transmiten seguridad y permiten a las personas anticipar lo que está por venir. En el caso del deporte, es preferible que los entrenadores tengan el tiempo de calentamiento, entrenamiento y enfriamiento estructurado y que los deportistas se acostumbren a esa dinámica.

Desde luego, siempre existirán factores impredecibles y hay que estar preparado para adaptarse a cualquier cambio que pueda surgir. Estas rutinas tienen que ser flexibles y tener margen para introducir variaciones.

 

Paciencia, la clave para que los jóvenes logren concentrarse

Ser entrenador y trabajar con deportistas jóvenes requiere un ejercicio de ponerse en su lugar y aceptar que, aunque su nivel de rendimiento pueda ser como el de un adulto, sus capacidades cognitivas todavía no están completamente desarrolladas. Hay que ser paciente y comprender que los cambios no dan sus frutos instantáneamente, pero que con el tiempo se harán visibles.

Por último, el deporte tiene beneficios sobre la capacidad de concentración. Esto quiere decir que la práctica de deporte también es un medio de aprendizaje que tiene beneficios sobre la mente y favorece que los jóvenes logren concentrarse.

 
  • de la Vega Marcos, R. (2003). La importancia del entrenamiento de la concentración en el fútbol base: una perspectiva aplicada. Cuadernos de Psicología del Deporte, 3(2).
  • Grossbard, J. R., Smith, R. E., Smoll, F. L., & Cumming, S. P. (2009). Competitive anxiety in young athletes: Differentiating somatic anxiety, worry, and concentration disruption. Anxiety, Stress, & Coping, 22(2), 153-166.