¿Cómo lograr retos deportivos?

08 Mayo, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la psicóloga deportiva Gloria Redondo Rincon
Lograr retos deportivos aumenta la motivación y la autoconfianza del deportista. Pero no todos saben qué pasos hay que dar para alcanzarlos. ¡Conoce más al respecto!
 

Los retos deportivos son la principal fuente de motivación para el deportista. A lo largo de la temporada, todos los competidores deben establecer unos objetivos a corto, medio y largo plazo. Si estas metas están bien planteados, se convierten en retos que movilizan al atleta para actuar.

Los retos deportivos son desafíos. Estos pueden orientarse a adquirir o perfeccionar habilidades, es decir, retos orientados a la tarea. También es posible que se orienten hacia el éxito en las competiciones y conseguir logros, o en otras palabras, retos orientados al ego.

La principal técnica psicológica para lograr los retos es el establecimiento de objetivos. Esta técnica se basa en definir metas con base en unos criterios de manera que se maximicen las probabilidad de conseguirlas. Para obtener el máximo provecho, los objetivos deben ser planteados con ayuda de un psicólogo deportivo.

Los criterios que rigen el establecimiento de objetivos son múltiples. La decisión de tener en cuenta unos u otros dependerá de aquello que se quiera lograr. Aun así, los psicólogos consideran que existen unas pautas fundamentales a las que se debe prestar atención.

Retos deportivos: criterios para considerar

Se han propuesto varios acrónimos para facilitar la tarea de formular objetivos. En cada acrónimo, las letras corresponden a características que deben estar presentes y que maximizan las probabilidades de éxito.

 

Criterio S.M.A.R.T

Este criterio es el más utilizado para el establecimiento de objetivos. Su uso va mas allá del ámbito deportivo y se extiende al laboral, educativo y personal.

Mujer entrenando para conseguir retos deportivos.

  • Specific (Específico): los retos planteados deben referirse a un aspecto en concreto y tienen que estar bien delimitados. Para conseguir objetivos específicos, plantéate la pregunta: ¿qué es lo que quiero conseguir?
  • Measurable (medible): se debe contar con alguna forma de evaluación para saber si se ha logrado el objetivo propuesto. Además, los objetivos medibles repercuten positivamente en la autoconfianza, pues se tiene información sobre el progreso individual.
  • Attainable (alcanzable): deben estar dentro de las capacidades de cada uno. Los objetivos muy exigentes solo generan frustración y disminuyen la motivación.
  • Relevant (relevante): el reto debe estar relacionado con la práctica deportiva y tener importancia personal para el deportista.
  • Time-limited (temporalizados): este punto consiste en establecer retos a corto, medio y largo plazo. Es decir, se tiene que establecer un marco de tiempo concreto para alcanzarlo.

Los objetivos muy exigentes solo generan frustración y disminuyen la motivación.

 

Criterio C.L.E.A.R

  • Challenging (desafiante): el objetivo debe tener cierto nivel de dificultad. Los que resultan demasiado fáciles no motivan, pero los extremadamente difíciles generan frustración y ansiedad.
  • Legal: todos los retos deben tener en cuenta el marco legal del contexto. En el caso del deporte, esto implicaría desechar cualquier reto que implique ataques a los rivales o dopaje.
  • Emotional (emocional): los retos que tienen cierto componente emocional son más estimulantes. Pero hay que tener cuidado, tampoco es deseable plantear retos con una gran carga emocional.
  • Apropiatte (apropiado): este criterio se refiere a la coherencia entre objetivos. Todos los objetivos formulados deben ser compatibles entre sí, no contradictorios.
  • Refinable (optimizable): los objetivos no son dogmas. Estos deben reajustarse en función de las circunstancias personales y ambientales. A medida que se vaya progresando, los retos deben ir aumentando en dificultad para mantener un alto nivel de motivación.
Es posible aplicar ciertas estrategias para alcanzar las metas deportivas.

Criterio P.U.R.E

  • Positively stated (formulados en positivo): es mucho más eficaz formular objetivos desde las afirmaciones que desde las negaciones. Las afirmaciones movilizan para alcanzar una recompensa, las negaciones para evitar un castigo.
 
  • Understood (entendible): el deportista debe entender a la perfección el reto que pretende lograr. Las confusiones respecto a cuál es la meta o cómo conseguirla generan distracción y pérdida de tiempo.
  • Relevant (relevante): el objetivo debe ser pertinente e importante para el deportista. Cuanto mayor es el grado de implicación del deportista en la definición de un objetivo, mayor será su significado personal.
  • Ethical (ético): no solo hay que tener en cuenta el marco legal, sino también la ética personal de cada uno. Los objetivos que suponen un conflicto ético generan un estado de duda que impide la acción.

Establecer buenos objetivos no es tarea sencilla

Aunque a la mayoría de los deportistas no les resulte difícil decir qué quieren conseguir, definir las metas y trazar un plan de acción no es tan sencillo. Es por eso que el psicólogo, el deportista y el entrenador deben trabajar conjuntamente aportando su punto de vista, teniendo en cuenta el aspecto físico, técnico, táctico y psicológico.

Finalmente, es importante saber que la técnica del establecimiento de objetivos no solo se puede aplicar para conseguir retos deportivos y aumentar la motivación. También su uso es muy acertado en procesos como la recuperación tras una lesión.

 
  • Doran, G. T. (1981). "There's a S.M.A.R.T. way to write management's goals and objectives". Management Review. 70 (11): 35–36.
  • Smith, A. (2009). Los criterios SMART: El método para fijar objetivos con éxito.