¿Cómo superar el agotamiento del deporte?

07 Julio, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la psicóloga deportiva Gloria Redondo Rincon
El agotamiento deportivo se produce cuando el deportista está sometido a mucho estrés durante un período prolongado. ¿Cuáles son sus consecuencias y cómo superarlo?
 

El agotamiento del deporte es un estado en el que la persona no puede mantener el nivel de rendimiento esperado, y puede ser tanto físico como mental. El deportista puede sentir que no tiene más fuerzas y que cualquier esfuerzo es agotador, además de tener dificultades para mantener la concentración y sentirse desmotivado.

El agotamiento también puede acabar en el síndrome del burnout. Este es una respuesta a un período de estrés y se caracteriza por: sensación de fatiga crónica, pérdida de motivación y sentimientos de irritabilidad y enfado.

Un deportista que se encuentra agotado no podrá dar lo mejor de sí mismo. Además, el burnout puede provocar que se pierda el interés por el deporte, y hasta su abandono. Debido a la importancia de prevenir el agotamiento del deporte, te contamos en qué consiste y cómo superarlo.

De qué se trata el síndrome de agotamiento o burnout

Como se dijo anteriormente, el burnout es un estado de agotamiento mental provocado por estar sometido a un estrés continuo. Las autoras Maslach y Jackson —1981— proponen tres dimensiones que caracterizarían este constructo:

  • Cansancio emocional: se refiere a los sentimientos de debilidad y agotamiento frente a las exigencias del entrenamiento. Esos sentimientos se traducen en una incapacidad para lograr objetivos personales.
  • Despersonalización: se trata de una respuesta negativa, indiferente o apática hacia el deporte y los compañeros de entrenamiento.
 
  • Baja realización personal: consiste en una disminución en la autoconfianza, las habilidades de afrontamiento y la creencia de que los recursos personales no son suficientes. Así, los deportistas desarrollan una visión negativa de ellos mismos.
El agotamiento del deporte puede llevar a una gran frustración.

Cómo superar el agotamiento del deporte

Ahora que ya tenemos una visión sobre el concepto de agotamiento deportivo, veremos cómo se puede tratar. Lo ideal es centrarse en la prevención y tratar de minimizar su impacto cuando empiezan a manifestarse los síntomas.

1. Detectar cuanto antes los síntomas de estrés

El agotamiento deportivo viene desencadenado por estar sometido a un alto grado de estrés. Es por ello que reducir los síntomas de estrés es una intervención útil, ya que se está actuando sobre la causa del malestar.

El estrés se manifiesta de muchas maneras: pensamientos negativos sobre uno mismo o sobre el futuro; síntomas fisiológicos —sensaciones de intranquilidad, corazón acelerado o tensión muscular—, y conductas de evitación o escape de la situación.

 

Las técnicas de relajación han demostrado ser eficaces para acabar con estos síntomas. Técnicas como la respiración diafragmática son de aplicación fácil y pueden ser utilizadas en cualquier situación para disminuir el malestar psicológico.

2. Planificar correctamente los entrenamientos y descansos

Es habitual que el deportista agotado relate que se siente atrapado en la rutina sin poder hacer nada. Acabar con este sentimiento de monotonía es tan sencillo como introducir variaciones en el calendario de entrenamiento.

Para aumentar la diversidad y romper con la rutina, se podría dedicar cada sesión de entrenamiento a trabajar una habilidad o grupo muscular en concreto. De esta manera, el entrenamiento estaría compuesto por múltiples ejercicios con objetivos diferentes.

Asimismo, es muy importante incluir períodos de descanso que sean adecuados para lograr una recuperación correcta. Si este reposo no es suficiente, no se producirá la recuperación completa, tanto física como mental, del deportista.

3. Potenciar la motivación interna

La motivación interna es la fuerza que mueve al deportista porque el deporte se experimenta como placentero en sí mismo. Está ligada con el deseo de mejorar las capacidades y no depende de recompensas externas.

Los deportistas motivados internamente tienen menos probabilidades de sufrir el síndrome de burnout. Esto se debe a que experimentan el deporte como un medio en sí mismo, y no como un medio para conseguir un fin.

 

Potenciar este tipo de motivación no es tarea sencilla. Requiere esfuerzos constantes en el tiempo para ver resultados, pero a largo plazo, la motivación interna es más estable y duradera que la externa.

Entrenador controla y motiva a su grupo de alumnos.

4. Promover una comunicación fluida entre deportista y entrenador

La comunicación es la mejor manera de solucionar los desajustes entre las demandas del entrenador y las capacidades del deportista. El atleta debería percibir a su coach como una figura de autoridad, pero también una persona en la que puede confiar y que busca su máximo bienestar.

Es por esto que, al primer síntoma de agotamiento, el deportista debería acudir a su entrenador y hablarlo con él, de forma que se pueda solucionar lo antes posible.

Los problemas que no se comparten corren el riesgo de cronificarse. Además, la expresión de las preocupaciones es terapéutica en sí misma; las personas nos sentimos mejor cuando ponemos en palabras todo aquello que nos molesta.

Acabar con el agotamiento es una tarea importante

El agotamiento del deporte tiene consecuencias muy negativas para el rendimiento y la salud del deportista. Cuanto antes se detecte, menor será el impacto en la persona.

 

El tratamiento depende de una intervención conjunta entre deportista, entrenador y psicólogo. Cada uno desde su perspectiva aporta información de gran valor, que sirve para evitar el burnout.

Por último, respecto al deportista, es muy importante que este sepa autodetectarse los síntomas. Esto requiere que preste atención a sus reacciones y emociones. Después de todo, no hay mejor tratamiento que la prevención.

  • Garcés de los Fayos, E. J. (Ed.). (2008). Burnout en deportistas: estrategias de intervención y prevención. https://www.cienciadeporte.com/images/congresos/leon/psicologia%20y%20control%20motor/garcesburnout.pdf
  • Maslach, C., y Jackson, S. E. (1981). The measurement of experienced burnout. Journal of organizational behavior, 2(2), 99-113.