5 hábitos para ser una persona feliz

15 Septiembre, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la psicóloga deportiva Gloria Redondo Rincon
Muchas personas tienen como motivación principal en la vida ser felices. Conseguir la felicidad es sencillo: tan solo requiere ser una persona constante y comprometida con el cambio.
 

A todos nos interesa saber qué hábitos son necesarios para ser una persona feliz. La felicidad es un estado de bienestar en todos los aspectos vitales muy deseado por todos. Ahora bien, ¿es díficil alcanzarlo? ¿Cómo es esto posible?

En términos generales, todas las personas conocen una serie de hábitos que influyen positivamente en la calidad de vida y el bienestar emocional: la práctica regular de ejercicio físico, una alimentación sana y equilibrada y el contacto social con los demás son algunos. Sin embargo, cultivar la felicidad requiere también un cambio de mentalidad respecto a cómo se perciben e interpretan las cosas que acontecen.

Por otro lado, un cambio positivo en el estilo de vida tiene beneficios en el rendimiento deportivo. Las personas que son más felices confían más ellas mismas y están más motivadas para esforzarse y cumplir los objetivos relacionados con el deporte.

Con todo esto, son muchas las razones por las cuales es conveniente introducir hábitos para ser una persona feliz. A continuación, te comentamos sobre algunos de ellos.

1. Practica ejercicios de gratitud y perdón

Un primer paso para ser una persona feliz es estar en paz contigo y con los demás. Las emociones negativas como el rencor y la desconfianza son un lastre para adoptar una nueva perspectiva.

En primer lugar, mostrar gratitud es una forma de reconocer y recordar todo aquello que se tiene, ya sean objetos materiales, personas o cualidades. Un sencillo ejercicio es anotar en un papel cinco cosas que te ayudan a crecer cada día y colocarlo en un lugar visible.

 

Por otro lado, el perdón es terapéutico y liberador. Significa que la persona ha sido capaz de sanar sus heridas y de comenzar una nueva etapa sin ataduras ni condicionantes. No importa cuántos errores se hayan cometido, todos merecemos perdonar y ser perdonados.

2. Reserva un tiempo al día para hacer lo que te gusta

Hacer el ejercicio físico favorito es uno de los mejores hábitos para ser feliz.

El agobio de la rutina diaria impide reservarse un momento al día para disfrutar de las aficiones. Normalmente, se asume que los momentos de desconexión tienen que ser en fin de semana, pero esto no es suficiente.

Dedicar tiempo a las aficiones no solo es una forma de desconexión mental, sino que también es una manera de realizarse y sentirse a gusto con uno mismo.

Para conseguir tener tiempo suficiente, es conveniente ser organizado y establecerse un horario con las tareas que se deben realizar durante el día. De esta manera, se pretende evitar perder el tiempo y tener horas muertas en el día.

3. Practica deporte acompañado

La práctica habitual de ejercicio, ya sea solo o acompañado, influye positivamente en el bienestar. No obstante, entrenar con otras personas puede ser un valor añadido por varias razones.

 

En primer lugar, realizar ejercicio acompañado es la excusa perfecta para reunirse con los amigos y hacer un plan sano y divertido. Además, la presencia de otras personas mientras se practica deporte puede influir positivamente en el rendimiento. Los psicólogos llaman facilitación social al aumento en el rendimiento que se produce cuando se realiza una conducta en presencia de otras personas.

4. Aprende a decir «no»

Muchas veces, se confunde el hecho de querer ayudar a los demás con subordinar las propias necesidades a los deseos y caprichos de otros. Lo primero no tiene nada de malo, de hecho, es beneficioso para crear vínculos sólidos. El problema viene cuando no se es capaz de poner límites entre uno mismo y otras personas.

Poner límites entre los demás y uno mismo es beneficioso. Es una forma de no depender de los demás y reforzar nuestro valor como personas únicas e individuales. Para ello, es necesario aprender a decir «no» de forma asertiva cuando los deseos de los demás interfieren con los de uno mismo.

5. Prueba nuevas experiencias enriquecedoras

En numerosas ocasiones, se busca la felicidad en las cosas materiales como el dinero, los productos de lujo o los regalos. Estos artículos pueden traer placer instantáneo, pero no un estado de bienestar duradero como es la felicidad.

Tener nuevas experiencias contribuye a la felicidad de una persona.
 

Involucrarse en nuevas experiencias es una forma de abrir la mente y puede ayudar a adoptar una nueva perspectiva respecto a la vida. Participar en un voluntariado, aprender una nueva habilidad o viajar solo son ejemplos de actividades que te cambian por dentro.

Participar en actividades como esas no solo ayuda a ser más feliz, sino que aumenta el sentimiento de autonomía y la autoconfianza. Después de todo, no hay nada más reconfortante que sentir que uno es capaz de superar los retos que se propone.

Los hábitos para ser feliz son más alcanzables de lo que crees

La felicidad está al alcance de cualquier persona que esté dispuesta a introducir estos sencillos hábitos en su vida. El cultivo del bienestar es más mental que material. Por ello, los hábitos para ser una persona feliz deben estar focalizados más en cambiar la mente, y no tanto en modificar el ambiente.

Por último, es importante destacar que ser feliz no significa estar siempre contento. Las personas felices también experimentan emociones negativas, y esto no es malo. Todas las emociones tienen una función específica que ayuda a adaptarse a las diversas situaciones. La felicidad no es una emoción, sino un estado de bienestar y motivación por la vida.

 
  • Ruiz, Y. (2011). La Influencia de la Facilitación Social en el Trabajo en Grupo en la Escuela. Andalucía, España: Revista Temas para la Educación.
  • Clark, Andrew Eric, Happiness, Habits and High Rank: Comparisons in Economic and Social Life (May 2012). SOEPpaper No. 452, Available at SSRN: https://ssrn.com/abstract=2131154 or http://dx.doi.org/10.2139/ssrn.2131154