¿No te gusta hacer ejercicio? Supera tus miedos

Oriana Noguera·
12 Marzo, 2019
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el fisioterapeuta Abel Verdejo al
01 Enero, 1970
Si no eres muy adepto de los deportes y del ejercicio, es conveniente que te replantees la situación. ¡Vence tus miedos e insértate en el fantástico mundo del ejercicio!
 

El miedo a lo desconocido es lo que puede estar ocasionando tu rechazo al ejercicio. Aprende en este artículo cómo dar un paso adelante y hacer del ejercicio un aspecto positivo. ¡Supera tus miedos con estos consejos!

A medida que transcurre el tiempo, cada vez más personas se unen al mundo del deporte. Sin embargo, hay otros individuos que no se sienten cómodos con la idea de entrenar por diferentes motivos personales.

Que no te guste el ejercicio no debe ser un motivo para abandonar la idea de intentarlo, pues en el proceso es muy posible que cambies de opinión; todo se trata de actitud. Por ello, es importante que pierdas cualquier tipo de miedo o preocupación que te retraiga de hacer ejercicio.

De esta forma, el ejercicio no es malo porque no te guste; al contrario, las emociones negativas son las que te hacen creer que te disgusta, cuando en realidad es lo mejor para ti. ¡Así que supera tus miedos con los consejos que te compartimos a continuación!

Supera tus miedos hacia el deporte con estos 4 tips

1. Olvídate del qué dirán

Las inseguridades son el peor enemigo para la relación con el entorno y la autoestima. A menudo, algunas personas suelen pensar en lo ridículas que se verían haciendo ejercicio, o en qué dirá la gente si los ven haciendo algo que no han hecho nunca.

La verdad es que debes dejar atrás el miedo al ‘qué dirán’ de las personas. Es esencial que te concentres en ti, y en lo que realmente quieres. Quizás lo que te disgusta del ejercicio no es la actividad en sí, sino todo lo que acarrea realizarlo.

 

De esta forma, habrá personas que aporten pensamientos negativos y otras, positivos. No obstante, lo importante es que te animes a hacerlo por ti, sin importar si los demás intentan desalentarte o desviarte de tus objetivos.

Supera tus miedos a entrenar concentrándote en ti misma y en tus objetivos.

2. No temas al fracaso

El miedo al fracaso es muy común en cualquier ámbito de la vida. Es posible experimentar temor a fracasar en el trabajo, los estudios, el amor, la amistad, y también el ejercicio. Sucede que nos creamos ciertas expectativas que anhelamos cumplir y, si no sucede de esa forma, entonces lo consideramos un fracaso.

En realidad, el ‘fracaso’ no es más que una oportunidad para aprender, crecer y adquirir más fuerza para volver a intentarlo. No te preocupes por qué pasará, no tengas miedo a que todo vaya a salir mal.

Al contrario, enfócate en entrenar duro y piensa en todos los beneficios que estás ganando. Y si las cosas no salen como lo imaginabas, no lo veas como el final, sino como un punto para tomar impulso, evaluar qué debes mejorar y comenzar de nuevo.

 

3. Más confianza y menos miedo

Lo desconocido puede evocar distintas emociones, como curiosidad, nervios, emoción o miedo. Puede que al principio esas emociones se apoderen de nuestra mente, al entrar en un área con la que no estamos familiarizados.

En este contexto, la confianza es indispensable para dejar el miedo a probar algo nuevo. La mayoría de las personas a las que no les gusta el ejercicio no se toman el tiempo para de veras experimentarlo.

Llénate de seguridad y confianza para sumergirte en el área deportiva lo más que puedas. Poco a poco, se irán el miedo y la incomodidad para que puedas tener una visión diferentes del ejercicio.

Basta de necesitar la ayuda de terceros para impulsarte a lograr tus metas; adquiere confianza en ti mismo y sé tu propia guía.

4. Cambios positivos

Al comenzar a hacer ejercicio, suceden algunos cambios en nuestra rutina y en nosotros mismos, tanto a nivel físico y mental. No estar seguro o completamente dispuesto a asimilar esos cambios puede originar un rechazo al ejercicio.

En vista de ello, es necesario que comprendas que la mayor parte de los cambios que trae el ejercicio a tu vida son para tu bien. Puede que algunos de esos cambios sean duros, sin embargo, la recompensa es mucho más positiva que la vida sin el ejercicio.

 

Supera tus miedos y empieza a descubrir las bondades de hacer ejercicio. A veces, se debe repetir unas cuantas veces las actividades o situaciones para poder integrarlas completamente a nuestro círculo.

No lo pienses más y dale una oportunidad más al ejercicio. Además, es una excelente forma de madurar, crecer y vencer los miedos o preocupaciones que puedas tener. Y a su vez, fortalecer las mejores cualidades que poseas.

 
  • FELTZ, D. L. (2006). Self-Confidence and Sports Performance. Exercise and Sport Sciences Reviews16, 423???458. https://doi.org/10.1249/00003677-198800160-00016